Un Viaje Fugaz

Tamaño de fuente: - +

Contacto.

Con una atmósfera más ligera y una presión en el agua de los océanos mucho menor que en mi Omagüi fue sumamente fácil el adaptarse, con miles de especies acuáticas, seres sorprendentes y sumamente inteligentes, muchas escapadas de la realidad de ustedes los humanos, me aventure sumergida a explorar y conocer, comunicándome con estas especies fue como entendí el estado de caos por el que pasaban en la superficie, en tierra firme en su planeta. Si quería traer a la vida a mi raza en sus océanos y ser un huésped más de este planeta debía interferir y ayudar, así que me decidí, estuve siguiendo a un navío que se encontraba sumergido a mucha profundidad, un submarino de fabricación y tripulación China por lo que supe luego de abordar. Me materialice dentro de la embarcación, justo en el centro de mando, imagínate la sorpresa, todos saltaron hacia atrás recuerdo las caras de terror en la mayoría de ellos, era de esperarse, un ente totalmente ajeno a su conocimiento, a su realidad, la conmoción perduró por unos instantes hasta que opte por conectarme a sus mentes y tranquilizarlos, los hice entrar en un estado de quietud y serenidad, dentro de sus mentes sembré la idea de que no era nociva para ellos en ningún aspecto, al instante detecte muchas más personas distribuidas por el submarino así que hice lo mismo con ellas para no causar inconvenientes. Así fue como absorbí el conocimiento, emociones, sensaciones, lógica y razonamiento de cada uno de los que estaban allí, aprendí varios idiomas aparte del que ellos utilizaban, también costumbres, gustos etc, recuerdo que en sus mentes encontré reminiscencias de extractos de filmaciones cinematográficas donde seres de otro planeta llegaban a la tierra y de forma hostil el humano atacaba sin antes mediar con comunicación alguna; supe que había hecho bien al mantenerlos bajo esa quietud, fue un alivio, descubrí a ciencia cierta todo sobre ustedes, en fin me volví en cierta parte humana. Aunque los mantenía bajo un letargo había uno de ellos me que miraba con firmeza, el capitán de la nave, era una persona creyente de su Dios y el poder saber de mi existencia en carne propia lo dejaba fuera de cualquier base y anulados sus atavismos, supe que había destruido muchas ideas en cada uno de ellos. Les resumí a todos el porque de mi presencia, les hice entender que mi visita no era perjudicial para ninguna especie en el planeta, luego de estar segura de que habría calma perpetua desconecte mi mente de las de ellos. De inmediato dieron aviso al Ministerio de defensa quien a su vez comunicó a el presidente del país, se lo tomaron con calma en el submarino pero con incredulidad, asombro, entusiasmo y todo el manojo de emociones que podían embargarlos con mi presencia. Trazando una nueva ruta íbamos directo a puerto, pero con la información adquirida de los ahí presentes sabía que no podía esperar mucho tiempo más, ubique el despacho del señor presidente mentalmente y asía allí me materialice. Al llegar el presidente estaba rodeado de un tumulto de personas así que congele el tiempo y a ellos, quería poder comunicarme únicamente con el representante y jefe de esa nación. Se puso en pie de un brinco dejando caer un puñado de documentos al suelo, boquiabierto y escéptico me miró fijamente mientras yo levitaba más cerca de él. Presidente-- así que eres tú, ya quería conocerte pe-pe-pero debo decir que no me esperaba que fuera instantáneo al desearlo, mi nombre es Zhí Chaõ , aunque te-te-temo que no estoy bien presentando pero es que nu-nu-nuca me había preparado para tal situación. El Ser—Señor Zhí Chaõ, no tema, no le haré daño, te tranquilizare para que estés mejor. Presidente—Se lo agradezco, perdóneme mi actuar, como sabrá se esperan este tipo de visitas, le agradezco que estés acá, estamos a su disposición, llevo años deseando que este momento llegara, sin ninguna duda algo más debía existir fuera de este planeta. El ser—llámame el Ser, por el momento no puedo hacerte un resumen del por qué de mi presencia en su planeta o por que estoy frente a usted, debo decirle que ahora tengo conocimiento de absolutamente todo lo que usted sabe hasta este momento de su vida, todo lo que ha pensado, piensa y conoce; Señor Zhí nos tenemos que retirar de acá , ocupo llevarte conmigo, no es acá donde debemos estar, el tiempo puede ser moldeado, te repito que no te haré ningún daño a y ellos que miras congelados tampoco sufrirán ninguna alteración, el tiempo en este habitación está detenido, cuando te traiga de regreso será como si nada de esto se hubiese vivido.



Allgus Duva

#1792 en Otros
#608 en Relatos cortos

En el texto hay: ficcion drama suspenso

Editado: 07.07.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar