Una Chica Suicida

Tamaño de fuente: - +

VACIA

 

ELISABETH observaba con su típica mirada opaca la lúgubre calle de su casa, la cual recordaba con pesadez, para ella era como una triste despedida dejar su casa significaba dejar su esencia ese lugar solitario y callado resultaba ser parte de ella...            

 

ELISABETH observaba con su típica mirada opaca la lúgubre calle de su casa, la cual recordaba con pesadez, para ella era como una triste despedida dejar su casa significaba dejar su esencia ese lugar solitario y callado resultaba ser parte de ella misma. Observaba el parque que estaba frente a su ventana sus metales carcomidos con el tiempo y el rechinar de los columpios al mecerte en ellos, para ella toda esa vista insignificante y vacía resultado una gran revelación sabia desde un principio que despedirse iba ser un acto difícil una tortura sin igual. Para ella cada rincón de esa casona vieja reflejaba su alma su corazón y su ser, aquí nació tuvo sus primeras sonrisas sus sueños sus pesadillas no soportaba la simple idea de tener que marcharse esa era su hogar no entendía porque también querían quitarle eso si ya había perdido todo. Cuando era se sintió desamparada abandonada por su madre, constantemente se decía que había hacho mal para no tener el amor de esa bella mujer de sus sueños, al no obtener respuesta se lleno de tanta ira que la odio con todo su corazón acto que la marco toda su vida. 

Cuando cumplió 10 años su tía margareth le dijo la verdad su madre no la había abandonado no ella había muerte en su accidente automovilístico, la única sobreviviente era una niña que resultaba era la pequeña

Elisabeth nadie sabe como sobrevivió, pero margareth siempre considero que sofia o sofi había protegido a su hija porque los paramedicos la encontraron abrazando a la pequeña niña mientras que ella había muerto por múltiples golpes por el impacto del auto al chocar. Elisabeth no podía creerlo cuando se entero la mujer que dio la vida por ella era a quien mas había aborrecido en secreto, descubrió también que ese odio fue imposible destruirlo, creció con el quemandola con el pasar del tiempo. 

Sin duda las despedidas eran triste como tener que dejar ir a su tía la cual había muerto unos semanas atrás, la cual había luchado contra el cáncer pero este le gano la pelea, Elisabeth la acompaño en cada momento en cada crisis. La vio morir lentamente como una gran tortura quizás era un hecho demasiado grande para una niña pero ella era fuerte con el tiempo dejo la escuela para cuidar a Margareth, ambas compañeras sabían la despedida ya se había prolongado demasiado que la muerte ya no daba espera el final estaba cerca. Hasta que murió , el funeral fue el acto mas triste y solitario lo peor es que ella se había quedado sola ya no tenia a nadie o eso creía cuando un hombre disque siendo su padre se presento en el funeral, era un perfecto extraño sin duda alguna pensó Elisabeth. Lo peor era que el hombre tenia su patria potestad y ella debía vivir con el esa era la principal razón de porque la chica debía marcharse....su susodicho padre no vivía en el mismo país, no tenia que vivir en estados unidos pensó la chica ella amaba su hogar su soledad su tristeza pero aquí en Francia en ese pueblo que nadie conocía olvidado con el tiempo bueno eso pensaba elisabeth cuando inventaba historias con su loca imaginación ahora todo cambiaría ella sabia eso sin duda le hostigaba tener que estar en un nuevo ambiente en un lugar desconocido. 

_Estas lista. Dijo un hombre cerca del marco de su puerta, el con iris azuladas y su cabello color castaño ella no podía negar que esa mirada era muy conocida para ella porque esos ojos eran el reflejo de sus mismas iris azules como el misma mar. Luego de mirarlo sin ninguna emoción asintió observando por ultima vez esa habitación vacía la veía tan grande sin nada sin sus cosas y sintió un frió aterrador sin duda esa era la realidad se marcharía a UN LUGAR DESCOCIDO......

Miro por ultima vez la habitación bajo las escaleras y escucho el rechinar de la madera vieja el frió por no haber calefacción, su corazón soportaba demasiado ya estaba a punto de llorar pero no no lo haría, no le daría gusto a su corazón ella no lloraría no lo permitiría claro que no era ella Elisabeth, como ella misma se describía era tan solo frialdad, toco por ultimas vez la madera vieja y saco toda la fuerza que la acompañaba y salio con sus maletas, cerrando la puerta para jamas volver a mirar atrás,,,,........... 

 



karensining

Editado: 04.01.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar