Una Chica Suicida

Tamaño de fuente: - +

LAGRIMAS CARMESÍ

ESTE VACIÓ EN MI CORAZÓN DUELE, Y NADIE PUEDO ENTENDERLO

KARENSINING

 

Elisabeth estaba en su nueva habitación se imaginaba la chica pensaba porque no se desataba una tormenta de proporciones bíblicas que se llevara toda la miseria que sentía, estaba vestida justo de color negro así como estaba estampada su alma de oscuridad. El pequeño vestido que estaba ceñido a su cuerpo la hacia ver extremadamente delgada pensó era la ultima ves que  que lo usaría ya que lo quemaría después de ir  a su destino, el cementerio llevaría las cenizas de Margareth para cumplir su voluntad. Mientras bajaba las escaleras su madrastra estaba preparando el desayuno y luis su padre estaba sentado leyendo el periódico muy concentrado, Elisabeth observaba la escena con hostigacion y pensar que esta era su nueva vida, su nueva vorágine no compartida.

_Buenos días preciosa. dijo su madrastra  Marie quien resulto ser una mujer muy amable y cariñosa así que te enamoraras de ella a simple vista y asía que tus problemas desaparecieran con un susurro, pero claro ese no era su caso, la mujer con una sonrisa blanquecina y su cabello color azabache y tez blanquecina era en pocos palabras amor algo que le falto cunado era una niña pequeña pero ya era tarde para ella.

_Buenos días. Dijo en un pequeño hilo de voz aguda y triste con sus ojos perdidos en sus pensamientos.

_Estas lista supongo, puedes desayunar y luego iremos al cementerio si te parece. Intervino luis sin parecer oportuno y sin causar una molestia en la chica la cual se mostraba afable con el desde un principio.

_Si la verdad no tengo hambre y quiero salir de esto una ves por todas así que podemos ir si no te molesta luis. Dijo sin esperar su aprobación ya que estaba por salir de la puerta y se puso ha esperar en el carro.

_Dale tiempo amor es una chica que ha pasado por mucho es normal su actitud compréndela si ya podrás hablar con ella.

Decía Marie con su habitual tono agudo sencillo y amable mientras le tomaba de las manos a luis su esposo quien moría de frustración al no saber que hacer en esa situación.

_Sabes que te amo, eres muy comprenciba otra persona se hubiera molestado al saber que su esposo tiene una hija.

_SI, pero tu tampoco lo sabias ademas se que siempre has querido tener hijos yo no soy quien para quitarte esta oportunidad se que esto es tu mayor deseo te amo y haría cualquier cosa por ti te amo. Le dijo mientras dejaba un corto beso en las comisura de los labios de luis quien la tomo de la cintura delicadamente su relación era ternura y tranquilidad era la mejor forma de describir la situación.

Elisabeth miraba a una pareja de chicos que se demostraban tanto amor pensó que forma mas ridícula, en un tiempo se odiaran tanto y estarán tan lastimados que se arrepentirán de estar juntos era de hipocresía ver como se mostraban su amor cuando sus vidas se volverán vacías ella no se imaginaba mando a nadie no ella no podría sentir no lo permitiría ella no se veía sintiendo mariposas en el estomago o sintiendo su pecho comprimirse por alguien mas ella no cometería mas ese terrible error nunca mas.

_Estas lista.

_si

_Marie ya saldrá puedes subir al auto.

_Bien. se subió sin molestar no porque el se lo pidiera sino porque no deseaba tener un conversación con su progenitor no quería aun destapar esa herida no aun no en ese momento. Marie se subió en el auto y se fueron al cementerio el recorrido fue tan silencioso que se podría escuchar los susurros del viento  y a pesar de la circunstancia nadie decía nada quizás porque el momento no era el preciso o porque nadie podía decir nada que dirían una cosa trivial o le preguntarían como han sidos sus vidas cuando tan solo ellos podían decirse un hola o un buenos días y nada mas, no todo era mas complejo que eso pensó luis eso era mucho pedir su hija era un ser extraño el cual el no comprendía.

Una ves que llegaron al cementerio a parecer todo ya estaba listo solo se hizo una pequeña ceremonia y se dispuso a enterrar a Margareth al lado de la tumba de su tía la cual fue una madre para ella, mientras tanto Elisabeth tomaba el ultimo puñado de arena y lo lanzaba al ultimo suspiro de vida a su ultima hora de felicidad en ese preciso momento sus ojos se cristalizaron advirtiendo con que iba a llorar y cada momento vivido con su ser amado era un peso insoportable porque ella quedaba y eso era doloroso tener que respirar sin que ella no vuelva abrazarla en las noches vacías, pero no solo ella se enfrentaba a una herida no cicatrizada luis su padre se enfrentaba a su pasado y pensó con nostalgia allí estaba enterrada el amor de su vida su primera ves quien le enseño a ser diferente y bueno quien lo volvió un ser honesto, Sofia lo había marcado de forma inimaginable el nunca comprendió porque sofia lo abandono y se marcho sin decirle nada y pensar que el estuvo cerca de ella todo el tiempo y no lo supo, pensó porque no la siguió buscando quizás todo hubiera sido diferente su hija quizás no lo odiaría y estuviera con el quizás no se hubiera pedido sus primeras palabras diciendo papa o mama quizás la hubiera visto gatear  y dar sus primeros paso la abrazaría cuando tuviera frió o la llevaría a su primer día de escuela pero ese quizás y la misma realidad eran un tanto muy diferente. Ambos se enfrentaban a sus mas crueles temores se podía considerar que elisabeth y luis eran diferentes pero en realidad eran tan iguales que te podías hasta confundir y no se refiere a un parecido físico no aunque existía ese parecido se podía hablar de algo mas emocional ambos ocultaban sus sentimientos no se mostraban débiles ante la gente no ellos sufrían sus heridas en silencio en compañía de la soledad. Marie entendía lo difícil que era para luis esa situación ella sabia que el nunca había olvidado a sofia y eso no le molestaba ya que ella no se sentía desplazada no ambas mujeres ocupaban una parte en el corazón del hombre que las había marcado de una forma intangible en sus corazones en sus almas, ella le tomo la mano a luis demostrándole su apoyo de que no olvidara que ella estaba allí para sanar sus heridas luis la apretó levemente quería sujetarse a la realidad y olvidar que el ya no estaba solo no la tenia a ella quien le ayudo a sanar las heridas y el dolor que causo sofia en su abandono sin explicaciones y en su secreto tardío por no revelarle la existencia de su hija quizás pensó en odiarla y no podía negar que lo intento pero su amor era mucho mas fuerte.



karensining

Editado: 04.01.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar