una estrella en el planetario

Tamaño de fuente: - +

una estrella estática - paralela III

 El campo aquel se quedó incrustado en mi memoria. Pero ahora me
encontraba al lado de un inmenso lago que se perdía al ras del horizonte. Una
inmensa acumulación de agua, mientras me hundía ligeramente en esta tierra
amarillenta que venía sutilmente granulada y se deshacía con la sublime brisa.
He aquí cuando empecé a caminar por esa orilla, mientras en sonido de las
olas partiese y regresar de nuevo. La brisa en este lugar era fuerte a la vez que
fresca y salina.
El tiempo que pasaba en este lugar parecía eterno, porque el transcurrir de
manera lenta se palmaba más en mi memoria y eso me encantaba, como al
caminar por la orilla del mar dejando aquellas que se iban espumando con las
olas. Esta tierra divina que nos limita ya que era el comienzo y el final de una
tierra por lo que se veía.
"De repente mi cuerpo moviéndose se encuentra frente a frente del occidente
sin más, no hay presente ni pasado ya que solo e un recuerdo de lo que
vivimos, y la sensación de existir se hace más grande"
De momento empezó caer lo denominado noche, haciendo que la esfera, el
sol, entrara nuevamente en las entrañas del vacío y dando así paso al reino de
las sombras pero esta vez apareció una nueva especia de esfera que
iluminada el reino de las tinieblas. Blanca y luminosa, no tal potente como el
sol pero si parecía el reflejo de él, mientras la cálida brisa se fue haciendo
helada.
No sé por qué pero me entraron unas ganas de entrar al agua y esa sensación
de estar sumergiéndome lentamente desde los pies hasta la cintura mientras
me alumbraba con el brillo del nuevo astro y las estrellas.
Y con mi manos tomaba el agua y me echaba en la cabeza, ya después de
rato así me adentre más y el agua ahora me llegaba hasta el cuello y de allí
fue subiendo hasta que todo mi entorno estuvo envuelto en las profundidades
del mar.
De momento no había ocurrido nada, pero ya luego de estar caminando sin
sentido todo mi alrededor de aclaro y el agua oscura se volvió cristalina
dándome a ver el fondo del mar, como si fuese de día.
Los peces se agrupaban y regocijaban a mí alrededor, había corales de
hermosos colores, piedras y mucha fauna marina. Todo era tan hermoso y
natural, que sentía que mi presencia en este lugar era impuro y venenoso. Las
cosas son como son pero mientras me sentía un veneno mortal presenciaba
del mar. A mi lado paso una manta ralla, cardúmenes de peces payasos y
peces ángeles, quiero quedarme en este lugar para siempre pensé, y me puse
a da vueltas lentamente en el agua, y de un momento a otro como
parpadear todo eso se esfumo, quedando igual como estaba.
El silencio ensordecía mis oídos llenos de vacío, y mi movimiento se volvió
cada vez más lento hasta que solamente me quede estática. El vaco de mis
pensamientos y el no poder decir algo me dejaban corta, quería gritarle al
mundo lo hermoso que era pero me dejo un poco atónita lo de los peces que
desaparecieron.
No sé, si era yo o el mundo pero cada minuto que pasaba en esta casa para
mí era un gran espacio de tiempo, ya que el ver el reloj detenidamente el
tiempo pareciera ralentizarse por espasmos de tiempos o intervalos de tiempo
cortos, que se hacen largos. Pero bueno, ya llevo cuatro meses en esta casa,
mis vecinos no eran lo que se digamos sociables, pero a mí no me importaba
porque estar en mi casa solamente significaba estar como todo los días sola.
Día a día la misma rutina, despisto, voy a al colegio, estudio, regreso y duermo,
siempre lo mismo, nada fuera de lo común y eso se hacía muy pesado para
mí, los únicos días que podía estar tranquila eran los fines de semana, esos dos
últimos días que dan fin y comienzo a la semana. Solo regarme en mi lino
cuarto, haciendo labores y después poniéndome a pensar y a descubrir que
hay más allá de las barreras que el ser humano se impone el mismo
diariamente, la mente, "lugar casi infinito en donde podemos hacer todo lo
que queramos" Esa es mi descripción de mente tal vez si tiene límites pero
¿cómo saberlo?
Aunque no lo crean prefiero estar sola en mi cuarto, sin molestias de la
sociedad, sin mi madre, ni mi hermano. Solo yo esos son los únicos días
placenteros para mí, en donde solo indago en mí.
La felicidad la construye uno mismo al igual que el entorno en el que vives,
eso es algo que aprendí por la fuerza y lo cumplo cada vez más, creando un
espacio solitario en el cual siento que soy feliz, o eso creo. Ya que no me siento
mal y nada puede dañarme, es como crear miles de capas a mi alrededor
para cubrirme pero más que eso es saber las intenciones de los demás y sabe
si son para bien o mal.
Como las calificaciones, desde que llegue a este lugar mis calificaciones no
bajan de la máxima puntuación o lo que le antepone a eso. Mi estatus social era
comparable con el de los nerds, pero no tenía ninguna obsesión con
videojuegos y eso, ya que solamente tenía mi teléfono y mi música.
Me pregunto si sufro depresión porque siempre estoy de un ánimo que se
compararía como si estuviese despertándome siempre, hablo tan débil y mis
ojeras no me hacen ver que no duermo, pero si lo hago, mi piel banca hace
que se marquen todo tipo de cosas, como picadas de zancudos cortadas, y
otras cosas.
En fin gracias a estar sola no tengo ninguna distracción de mis deberes en el
colegio y eso da a ser una buena estudiante, las personas se acercan a mí
sabiendo eso y por eso rechazo a muchos, veo sus intenciones en el aire.
Son las nueve a.m. Y empiezo a despertar de mis sueños, abro los ojos y me
quedo observando en techo un rato. Después me levante completamente de
la cama y me fui al baño, coloque música mientras me cepillaba y realizaba
mi limpieza bucal, entre otras. Baje, a si por cierto en la casa que nos
quedábamos era de dos pisos y la compartíamos con una señora que nos
alquilaba la parte superior de la casa. Claramente dábamos un pago mensual
para arrendarnos en ella. Entonces en donde estaba, ah sí baje y me estire un
poco en el patio delantero y volví a subir, mi madre estaba empezando ya se
había levantado para hacer el desayuno y estaba terminando, me senté en la
mesa.
––– toma. ––– me dijo mi madre.
––– gracias.
––– Ronald. Ven a comer. ––– dijo sutilmente.
––– No creo que este despisto. ––– susurre.
––– ¿qué dijiste?
––– no ¿qué dijiste?
––– mama olvídalo.
––– ¡Ronald!
––– lo mismo de siempre. ––– dije eso porque me refería que mi humano, si a
la persona que llama mi madre, siempre tiene el sueño pesado y ahora.
––– ese carajito del demonio. ––– dijo mi madre dirigiéndose al cuarto e
donde él duerme.
Gritos y gritos que después de rato son callados por los reclamos de la señora
de la casa.
––– que son esos gritos por dios, dígame. ––– dice la señora de la casa
martiriz, sinónimo de martirio, escandalosa, chismosa y grandísima per**
ustedes me entienden.
––– bueno... es que.
––– espero que esta sea la última vez.
––– si señora.
Siempre lo mismo mi madre regañada por esa señora, se lo merece ya que
debería utilizar un mejor método para despertarlo o mejor dicho el debería
saber o intentar despertar.
Como y después me dirijo a mi cuarto nuevamente y me encierro hasta el
almuerzo. Horas y horas dentro de cuatro paredes que me encantan,
escuchando música sin parar listas de reproducciones van y vienen, las cosas
como son y la vida como es, y tristemente así es la mía. Que a la vez me
sumerjo cada vez más en mis pensamientos si es verdad, pero a nadie le
importa eso.
Mi pasado es lo único que me hacía sentir bien o solo es que me acostumbre
a ese entorno, creo que es eso. Odio apegarme a alguien creo que hay algo
que mueve al mundo la ley del desapego, la vida te está constantemente
quitando cosas o a personas que te dejan algo de ellos ya sea una enseñanza
o un conocimiento.
Quisiera abecés tener nuevas experiencias hacer algo nuevo pero con quien
podría hacer esas cosas, tengo mucho miedo de las cosas que vienen hacia
mí, y como dije debería experimentar, porque no sé nada de nada de
relaciones. Tampoco quiero apresurarme, pero quedarme atrás significa
quedarme no intentar.
Existe algo llamado miedo que viene acompañado con la bruma eso que no
nos deja ver la realidad y nos Sega de lo que realmente queremos, la vida es
cruel y el miedo contribuye a que sea cruel.
Solamente me sumerjo.



MIANQUINMO

#295 en Paranormal
#102 en Mística
#1919 en Fantasía

En el texto hay: busqueda camino, fantasias, crisisexistencial

Editado: 20.01.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar