una estrella en el planetario

Tamaño de fuente: - +

una estrella paralela - encuentro VIII

Al abrir mis pequeños ojos en esta nueva atmósfera me di cuenta de que
estaba muy muy alto del suelo, parecía una gran montaña empedrada
naranja que en verdad era lo que, ahora que miro bien me encontraba en
una saliente junto a un árbol ceso, mientras más altura la atmósfera se hacía
más fría y era más densa, bueno aquí se veían una minimalista niebla.
Como seria caer estrepitosamente dese esta altura, sería como la vez que caí
en este lugar no lo sé, pero creo que estaré mucho tiempo pensando en eso
ya que mis respuestas no están orbitando por mi mente ni, ningún lugar
terrestre de aquí. En donde me encontraba no había bajada solamente había
una pequeña escalonada empinada, que subía más y más.
Ya que no había ninguna otra opción intente subir lentamente y con cuidado
de no caerme al vacío y caer en picado gracias a las leyes de la gravedad de
este planeta.
Mi vista se elevó más y más cada vez mientras todo mi cuerpo se hacía
pesado.
Ya son más de año y medio que estoy en esta mediocre ciudad, en un
colegio mediocre, pero esta vez no estoy sola, encontré a alguien parecido a
mí en muchos sentidos.
Ya que no era ese tipo de personas que juzga a las demás injustamente, es
muy amable, dulce, cariñoso, atento, paciente, tímido, extrovertido, de granes
pensamientos, estable, caritativo, bondadoso, bueno tiene un sin fin de
características que lo hacen único, y en un corto periodo pasamos de simples
amigos mejores amigos, nada románticos porque los dos sabíamos un secreto
del otro tan grande con los dos.
Nos encantaba hablar el uno con el otro horas y horas por el teléfono, incluso
en persona era mejor. Nunca nos quedábamos estancado en un solo tema
sacábamos diversos de ellos e infinidades de ellos, uno sacaba otro y así
sucesivamente.
El día de hoy 19 de julio miguel me invito a un lugar, no se adonde me pueda
llevar, lo que sé es que estoy muy emocionada, al estar con en mi perspectiva
del mundo ah camino, ya no creo a las personas inútiles y escoria d la vida,
bueno con algunas excepciones por allí. Sabe antes de hoy miguel me había
regalado una esclava con una ballenita inconscientemente, me dio un
símbolo que estrecho mucho más nuestra amistad. Las ballenas para mi eran
un recuerdo de mi abuela, quien falleció hace muchos años, ella decía que
las ballenas para ella significaban que un gran tamaño significa tener un gran
corazón.
Mientras subía sentía una nueva sensación que me debilita atreves el tiempo a
subir. La noche estaba por caer lentamente ante mis espaldas adornadas por
los rayos distorsionados de luz, cada movimiento me hacía sentir exhausta o
eso creía ya que era una nueva sensación para mí pero era muy extraño que
a este punto hubiera parecido, eso significaba que algo está pasando.
Miguel por fin llego y me recogió en mi casa.
––– hola... ¿cómo estas hoy, preparada?
––– no me dijiste para donde iríamos, así que no se si este preparada.
––– para mí lo estas. Date una vuelta. ––– me dijo mientras me tomaba la
mano y me veía de pies a cabeza.
––– enserio, bueno vámonos antes de que se ponga intensa mi madre, ya le
rogué demasiado para que me dejara salir hoy. Jajá.
––– está bien. Vámonos. ––– empezó a caminar.
––– ¿para dónde vamos por fin?
––– no te lo diré.
––– eres muy malo. ––– lo dije con vos e niña pequeña
––– no solo estoy creando el ambiente. Jejejeje.
Caminamos y camino y yo seguía sin saber a dónde íbamos, ya que
habíamos pasado por la heladería, el parque de atracciones, el cine y creo
que no habíamos pasado por ningún lugar más que esos.
Ya después de estados en un banco en un parque me vendo los ojos ya que
estaba muy cerca de lugar adonde me llevaba. Solo veía completa
oscuridad los ruidos e la ciudad.
Al estar aquí arriba sentí una sensación que provenía dese lo más alto, como si
algo me llamara desde allí arriba, me atraía de manera inédita. Desde que
comencé en esta tierra esta sería la segunda vez que esta sensación invade mi
cuerpo pero eta vez era de manera desesperante ya que no era sublime sino
que usurpaba cada rincón de mí ser.
Se pronunciaba en mí una manera que hizo que apareciera lo que le llaman
boca un orificio en la cara, que de allí salía mi sonido interior y mental, al
principio solo fueron suspiros fuertes.
Tenía un poco e curiosidad de ver que había al quitarme la vena de los ojos,
pero de un momento a otro los estruendos e la ciudad cesaron y reinaba el
silencio en mi mente con solo el sonido de nuestros pasos. En mi mente solo
había pensamientos incoherentes y cálculos e donde podía estar. Por fin
miguel me quito la vena antes de entrar pero seguía de la misma manera sin
saber, estábamos en un pasillo y había uno guardias en una puerta delante de
nosotros además una pequeña fila de personas que también iban a entrar.
–––ah... que es eso, ven a mí. ––– estaba gritando cosas sin sentido, al
obtener esa nueva habilidad que tenía, que era la de comunicarme.
Sentía una gran felicidad proveniente de esa misma sensación proveniente
de mi cuerpo, me sentía tan afable con todo a mí alrededor, pero igualmente
sentía el cansancio pero ya casi llegaba al final.
Por fin entre al lugar, estaba oscuro y había un montón de cillas d miraban al
centro e a habitación en donde había un gran poste negro, no podía ver
nada en el techo, solo oscuridad. Me senté es pues de buscar unos buenos
asientos junto a miguel.
––– ¿cuándo me iras en done estamos? ––– dije histérica.
––– espérate un momento y veras. Así que hagamos silencio y esperemos.
Después de un rato la sala se empezó a llenar lentamente y las puertas se
cerraron mientras casi todo estaba en sus asientos.
Ese gran poste de metal se fue hundiendo en el suelo dando solo lugar a una
máquina que tenía una bola con muchos cristales de colores. Que de un
momento a otro se encendieron y dieron paso a una proyección olográfica
del espacio exterior en tiempo real, no me imagino como harán que estos
aparatos funcione pero era muy hermosos estar viendo es supuesta-mente
espacio infinito desde una sella, aunque no fuera la gran cosa para mí era muy
especial. Las noches de luna llena, las estrellas, el cielo y los astros que hay
flotando en el frió espacio.
No sé porque pero esta sensación me gustaba, le tome la mano a miguel y lo
mire, estúpidamente nos reímos y seguimos viendo el espacio.
La cima de la montaña estaba cerca ya casi llegaba todo mi cuerpo se
retorcía de una sensación indescriptible para mí, lo único que podía decir es
que era una buena sensación, es como unir todo lo que había vivido en este
lugar en un solo momento en una sola hora y espacio.
El conocimiento adquirido en todo este viaje también saltaba de alegoría,
con cada movimiento mi mente se llenaba de palabras mientras mi léxico se
ampliaba de manera inédita.
Al final de la demostración el espacio, nos dieron rienda libre a estar por todo
el lugar, ya que todavía no sabía en donde estaba. De allí me fui detrás e
Miguel que me guió hacia una habitación con un gran tubo un clínico por
donde la gente se paraba a mirar, y ya que ese tubo me pareció algo familiar,
de allí me vino un recuerdo de un telescopio. Y dije dentro de mí ya sé dónde
estoy.
Y cuando por fin estaba en la cima de la montaña, vi hacia el cielo nocturno,
mientras el viento esquimal atravesaba mi frágil cuerpo.
––– antonall-a-ngelys. ––– fue lo último que dije.
Miro sutilmente por el telescopio y miro estrellas y más estrellas hasta que vi
entro astros y astros una zona vacía y oscuras con solamente una pequeña
estrella en donde al acercarme más gracias a una pequeña perilla que tiene
el telescopio. Y vi desde lo lejos a una pequeña silueta femenina de color
blanco solamente blanco tan pura y brillante.
Cuando por fin la brisa paro vi desde lo lejos una pequeña estrella que
apareció de la nada y que hizo que mecánicamente caminara hacia
delante. Al vacío o precipicio.
Esa extraña forma de vida estaba encima de una gran roca y estaba
caminando hacia delante, hasta que cayo y desapareció entre la vista.
Caí precipitosamente y mi cuerpo estaba desapareciendo entre todo lo
demás. Y además sentía que mi cuerpo en cada instante que pasaba se
hacía más liviano. Hasta que perdí el conocimiento.
En ese mismo lugar salió volando una estrella fugaz, que no supe explicar de
dónde pudo salir, esa estrella estaba a gran velocidad hasta que se colocó a
un paralelo de la otra estrella que estaba en ese oscuro lugar sin estrellas,
solamente dos estrellas sin más.
Fue lo más hermoso que pude ver. Se me salieron las lágrimas. En ese
momento.
––– que pasa, no llores, acuérdate que estoy contigo.
––– si lo sé.
––– entonces porque lloras.
––– porque vi, UNA ESTRELLA EN EL PLANTARIO
Y solo eso es mi cuerpo y mente separadas por un hilo espacial, que luego de
encontrar la felicidad me volví polvo de estrellas de luna estelar.  



MIANQUINMO

#293 en Paranormal
#98 en Mística
#1905 en Fantasía

En el texto hay: busqueda camino, fantasias, crisisexistencial

Editado: 20.01.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar