Una extraña me llama

Tamaño de fuente: - +

2. ¿Quién habla?

Elliot 

Madurar es duro.

Es una espinilla en el culo.

Darte cuenta y empezar a tener conciencia de tu alrededor es horrible.

Pero lo complicado es entrar al mundo de un golpe y así fue para mi.

Limpio y traumático.

No hay más palabras para definirlo.

Y ahora con 22 años, un empleo de verano y un nuevo apartamento estoy seguro de algo.

Quisiera ser un niño otra vez.

Comer dulces moderadamente, ser consentido por mamá o papá, dormir y más de ocho horas.

¡Oh dios! como extraño dormir.

En la vida de un adulo hay responsabilidades y decisiones.

Y déjenme decirles que ninguna por lo más tonta que parezca es importante.

Sin lugar a duda

¿Saben que es lo mejor de crecer?

La escases de trabajo.

A veces creo que nací siendo idiota, no encuentro otra explicación que me diga porque elegí ser actor.

Así como lo leen.

ACTOR.

No lo hago por la fama, ni por el dinero, ni por cualquier otro privilegio que conlleva triunfar en esta carrera.

Lo hago por la sensación.

Se preguntaran:

¿Cuál sensación?

La de ser alguien más, vivir de una manera ajena a la mía, experimentar cosas que jamás pasarían en la vida real.

Es refrescante.

Es fantástico.

Algunos optan por crearlos como los escritores, yo me opto por vivirlas.

Creo que me acabo de dar mi justificación.

Da igual.

Termino de acomodar mi ropa finalizando la mudanza de manera oficial.

Hace una semana que traslado mis cosas de casa de mis padres hasta mi nuevo apartamento.

Me siento orgulloso.

No puedo creer que lo logre.

Unos tres años atrás jamás habría pensado estar independizándome.

Sin embargo no puedo tomar  todo el crédito.

Hay algo que todavía sigue trayéndome interrogantes por la noche.

Algo que me hizo recapacitar y tomar el rumbo que me llevo a estudiar la carrera de la que me enamore.

Tengo algunos fragmentos de la noche que caí al lago.

Son algo borrosos y confusos lo único que tengo en claro es una palabra: Lincon.

El siguiente día que desperté a la orilla del lago solo y con frío me di cuenta de algo.

No podía seguir así.

Cambie muchas cosas y también perdí algunas, sin embargo no me arrepiento de nada.

sonrió.

Estoy parado en un pequeño apartamento a la espera de una vida nueva.

Asusta pero también me emociona.

Un sonido me descoloca.

Busco el objeto o lugar de donde proviene y termino con el celular en mano.

Es una llamada.

El número es desconocido.

Sin sumarle importancia respondo.

Tal vez sea un número equivocado

Que raro.

-Hola-hablo

-¿Habla Henry?-interroga una voz aguda que reconozco como femenina.

-No

-Oh lo lamento, numero equivocado

-No hay problema -cuelgo.

Asiento el teléfono y me encamino al baño con la idea de bañarme pero el teléfono suena una vez más.

Número desconocido.

-¿Numero equivocado?-interrogo.

-No lo creo-habla una voz femenina muy diferente a la de hace unos segundos

-Eh... ¿Ok?

-Un hola no estaría de mas- estoy bastante confundido

-Supongo

¿Acaso pensé en voz alta?

-Si lo hiciste y si te lo preguntas los sigues haciendo- hay un tono de diversión en su voz

-¿Hola?

-¿Confundido?

-¿Estás jugando conmigo?

- No lo sé, dímelo tu

-¿Quién eres?

-Soy tu guía

-¿Mi qué?

-No lo repetiré, escuchaste bien

-¿Esto es una broma?

-Te aseguro que no

-¿Cómo sé que no eres alguien que quiere estafarme o raptarme?

-Oh vamos, no me acercare a tu casa para violarte o sacar tus órganos para venderlos, además eres un recién graduado, no tienes mucho que digamos

-Cruel

-Cruel es bueno

-Entonces guía, ilumíname ¿Quién eres? y ¿cómo me guiaras?

-Mi nombre te lo diré...En cualquier momento y con respecto a la guía, yo te contactare, solo estate atento al teléfono.

-¿Cómo sabes que lo hare?

-No lo sé, pero me arriesgare a descubrirlo, hasta luego señor mallas.

y cuelga.

Mi piel esta erizada por completo, un escalofrió me recorre y estoy anonadado.

Lo que más me sorprende de esa charla es el apodo.

¿Cómo sabe que estoy recién graduado?

¿El apodo?

No creo que nadie fuera de mis amigos de la universidad supiera eso.

¿Qué acaba de pasar?

¿Me conocerá?

Y lo más importante: ¿Porque se me hizo familiar esa voz?

Algo se remueve en mi interior.

Creo que mi vida adulta se ha vuelto un poco más interesante.

 

 

 

 

 

 

 

 

 



Señorita Drama

#9125 en Novela romántica
#5785 en Otros
#883 en Humor

En el texto hay: humor, adolecente, amor

Editado: 22.04.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar