Una Flor Marchita

Tamaño de fuente: - +

Capitulo 9: noche inolvidable

-Khloe… –es todo lo que dice antes de empezar a carcajearse. –Hay no pue…de ser qu…e pienses seme…semejante estupidez… -dice entre cortado todas la frases a penas y lo entiendo.

Lo miro con incredulidad, mientras se sigue carcajeando, como es posible que se ría con eso, no es gracioso bueno no para mí al menos.

-Khloe… -deja de reírse y se pone serio. –si quisiera dejarte ya lo habría hecho no lo crees hay más chicas, más hermosas que voz, además que te preocupes por mí, solo por estar pensando, es muy tonto. –su tono y su mirada me indican que le divierte, que le divierto.

Sus palabras y acciones calan hondo en mi porque tiene razón, (siempre la tiene o eso creía), bajo la cabeza mientras niego y suspiro, sin poder creer que se ría de mis dudas, de mis lágrimas pero sobre todo que se burle por preocuparme por él, es suficiente pero que puedo hacer, solamente aguantar.

-ya basta límpiate esas lágrimas y vuelve a subir a arreglarte. –habla después de un rato, todavía con la mirada de diversión. –y ponte algo menos revelador, que los tacones y ese vestido te hacen ver como puta. –habla, con voz autoritaria, asiento sin levantar la cabeza.

Comienzo a caminar para dirigirme hacia la casa, cuando estoy pasando por su lado me detiene sosteniéndome fuertemente del brazo, con su otra mano agarra mi rostro y hace que lo vea sin disminuir la fuerza de su agarre de mi brazo y cara.

Tengo miedo, mucho miedo y mi cuerpo lo expresa ya que estoy temblando como si dentro de mi pasase un terremoto.

La expresión de Dylan pasa de diversión a dolido y de enojo y furia rápidamente.

-¿¡PORQUE MIERDA TIEMBLAS COMO UN MALDITO CHIHUAVA!? –su voz es como un trueno en medio del bosque.

Eso no ayuda a calmar mi miedo al contrario lo aumenta en un cien por ciento.

-y-yo es-este n-no s-se. –esto es debe ser una broma hasta mi voz está temblando.

El tartamudeo de mi voz hace que la expresión de Dylan aumente a una de ira y cólera sofocante.

-¿¡QUE NO SABES, EH!? –su pregunta queda en el aire sin respuesta. – ¡HUY SI ESO SE NOTA, SE NOTA MUCHO! –es todo lo que dice antes de soltarme.

Cuando estoy en el suelo me hago bolita para esperar el primer golpe pero este nunca llega. Levanto la cabeza con temor todavía, para ver a Dylan golpeando a un árbol cercano mientras maldice en voz baja.

Cuando parece haber descargado toda su furia dichosamente en el árbol y no en mí, se acerca lentamente para después estirar su para para poder levantarme.

La tomo y me levanto, nos vemos a los ojos fijamente hasta que ya no puedo sostenerla más, oigo que suspira.

-lo siento, de verdad lo siento. –dice sonando arrepentido. –solo me es que… ahg que frustrante. –dice molesto por no poder expresarse de la mejor manera. Veo que inspira largamente y para después exhalar. –bien, me molesta, no me enfada que me tengas miedo Khloe, llevamos casi o más de tres años juntos, deberías ya conocer que es lo que me enfada. –añada calmadamente o eso aparenta. –también sé que debo calmar mi temperamento y emociones, que es por eso que me temes pero lo intento, de verdad que lo estoy intentando. –habla un poco rápido y con suplica en su voz, mirando al suelo como si hubiera algo interesante en el. –tu podrías intentar no mostrar tanto tu miedo hacia mí, porque eso me altera mucho, podrías Khloe por favor. Que lo último que quiero es lastimarte. –su voz es suave como la brisa de las mañanas y tan baja como el sonido de las hojas de los arboles causado por el viento.

Sus últimas palabras me sorprenden de una manera increíble y llegan muy hondo dentro de mí, pues está haciendo un esfuerzo por cambiar, para que le deje de tener miedo, eso hace que casi olvide todo lo que dijo hace un rato.

-este, mmm, claro no te preocupes hare mi mayor esfuerzo para dejar de tenerte miedo. –le respondo intentando sonar segura de mis palabras y hacérselas creer tanto el como a mí.

Deja de ver el suelo para verme a mí, cuando me ve sonríe y asiente repetidas veces tal parece que mis palabras le convencieron.

Nos volvemos aquedar viendo fijamente los orbes del otro, veo sus luceros de color azul intenso fijamente logrando así poder ver lo que hay en ellos reflejado, su dolor, tristeza, enojo, furia, esperanza, estos son los sentimientos que logro ver en ellos.

Cada uno de esos sentimientos son sobre su doloroso pasado sé que todavía lo atormenta, que todavía lo persigue, pero sé, que lo superara, el podrá superarlos, que sabrá imponerse. Porque él es la persona más fuerte que he conocido sobre la faz de la tierra. (O eso me hacía creer.)

-Khloe creo que deberíamos entrar para poder salir al restaurante. –la voz Dylan me saca de mis cavilaciones. Lo veo raro por lo que acaba de decir. –Khloe gaste mucho dinero en la reservación así que vamos a ir. –añade al ver mi cara. –así que por favor ve a cambiarte y esta vez ponte algo más apropiado si, ha y quítate ese chunche que te regalo tu amiguito. –es todo lo que dice antes de entrar nuevamente a la casa.

No pasan más de cinco minutos cuando le sigo. Llego a la sala de estar y busco a Dylan no lo veo así que subo al cuarto a ver que puedo ponerme, cuando escojo una ropas más apropiada para la ocasión, voy al bañado a cambiarme.



Sylvanus16

Editado: 17.07.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar