Una mano amiga

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 5

Ambos no daban crédito a lo que veían sus ojos, los análisis decían que Jillian se encontraba embarazada de tres semanas, para ambos fue un noticia que los sorprendió, ya que Jil no podía tener hijos por lástima duras en el útero, lo que la había vuelto estéril.

A partir de la gran noticia ambos empezaron a leer y a ir a cursos sobre paternidad y maternidad, crianza, como reconocer los gestos y acciones de los bebés, más siendo ellos padres primerizos.

Pasaron tres meses y hoy le dirían el sexo de su bebe, todos ya eran conocedores de la gran noticia y estaban muy felices por ellos.

A través de la pantalla eran capaces de ver a su pequeño bebé, esa imagen los lleno de tanta felicidad como ninguno otra cosa los había echo sentir nunca.

Una de las tantas noches en la que ambos duermen juntos, Jillian no podía dormir por los bebés andaban pateando, fue ala cocina por un bocadillo, mientras comía plácidamente su helado de avellanas se empezó a marear y se desmayo.

Jillian se despertó y no sabía que pasaba, se encontraba en una especie de cuarto todo blanco.

—Me alegro de que hayas encontrado la felicidad—una joven que destella luz se le va acercando a Jillian.

—¿Quien eres?—pregunta Jill.

—Soy tu ángel, soy la que te a curado, soy tu mano amiga, soy la siempre los cuidara y protegerá.

Fin.

 



ser cambiante

Editado: 03.10.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar