Una Mulan Moderna - Adrianette

Tamaño de fuente: - +

Capitulo 2: Contactos

Los primeros dias eran insufribles, en especial las noches cuando quedábamos nosotros dos a solas y el silencio se hacia denso y tan pesado como una montaña. Adrien me miraba como a un bicho extraño cada vez que entraba en la habitación y apenas intercambiábamos algunas palabras, no por que él fuera cruel sino por el hecho de que parecía que todo lo que salia de mi boca arruinaba cualquier oportunidad de entablar una conversación. No solo por eso, tambien había que sumarle el hecho de que no me bañaba hace dias y, aunque intentara de asearme sin desvestirme frente a él o a cualquier muchacho en el baño, la peste comenzaba a tomar ventaja. 

Durante la noche me despertó mi teléfono que no dejaba de vibrar bajo mi rostro, había hecho lo posible por poner una alarma que no despertara a Adrien. La última vez que utilice una alarma común él se despertó antes que yo y no solo me miro con enfado por el hecho de haberlo despertado en la madrugada, sino que se llevó mi teléfono con él durante todo el día.

Apagué la alarma silenciosa y me enderecé con mucho esfuerzo, tomé mi neceser, una muda de ropa limpia y mi toalla antes de voltear a comprobar que el rubio siguiera dormido, y efectivamente lo estaba. Salí de la habitación y camine por los oscuros pasillos hasta los baños de hombres que se hallaban completamente vacíos.

—Gracias a Dios —Murmuré mientras arrancaba la peluca y la dejaba dentro de un casillero junto con toda la ropa y el resto de cabello falso que usaba para asemejarme a un hombre.

Me solté el cabello que ya se encontraba sucio por todos esos dias sin tocar el agua y me metí debajo de una ducha para luego encenderla. Anhelaba tanto un bendito baño que los largos minutos que me tomé para asearme se me pasaron como si fueran segundos y en un tris ya me encontraba con la toalla alrededor de mi cuerpo. Hoy no podía seguir siendo el apestoso chico ya que había oído que se realizaría una fiesta por la apertura del nuevo ciclo educativo de este año, se realizaría en el campus compartido con una universidad vecina y Luka no me permitía saltármela ya que él iría y, según el perfecto chico, yo debía comenzar a relacionarme con mis nuevos compañeros.

Me puse una playera vieja que no fue necesario abandonar ya que no parecía nada femenina, luego de sujetarme el busto con la maldita venda que me asfixiaba durante todo el dia, me puse unos pantalones holgados que me llegaban hasta las rodillas y sequé velozmente mi cabello para luego trenzarlo y volver a poner la peluca en su lugar junto con las cejas gruesas y las patillas.

—Hola guapetón —Murmuré viendo mi reflejo y acomodándome unos mechones —Si no estuviera enamorada de otro chico, te daría mi numero —Guiñé un ojo mientras reía y tomaba mi neceser para volver a la habitación.

—Eso es nuevo —Dijo el pelirrojo mirándome de brazos cruzados de manera divertida.

—Ay Diosito santo! —Grité sorprendida —Nath! Cuanto tiempo llevas aquí? —Fruncí las cejas con enfado —Viniste a ver como me bañaba?!

—No! Claro que no —Exclamó sonrojándose —Solo bajé para ducharme antes de que todos los demás lo hagan, hoy todos están emocionados por la estupida fiesta.

—Vaya... Con que los hombres si se asean para una fiesta —Pensé en todos los hombres que había visto en las reuniones que realizábamos en mi otra universidad, siempre llevaban el pelo graso o parecían recién salidos del gimnasio.

El pelirrojo puso los ojos en blanco mientras hacia chasquear la lengua y se adentraba en el baño.

—Ya vete a tu habitación —Dijo desde el vestidor —Vas a hacer que tu compañero se preocupe.

Cuando oí que encendió la llave del agua lo tome como señal para marcharme y volví a mi habitación. Todo estaba igual a excepción de Adrien que ahora, de alguna manera, estaba enroscado en sus sábanas y en una pose extraña, abrazado a su almohada.

Lo mire unos segundos sintiendo la necesidad de que fuéramos amigos, parecía ser divertido y simpático.

— ☯ —

Las clases se pasaron lentas y agobiantes, eran realmente difíciles y si seguía a este paso entonces terminaría siendo el peor de la clase. Los demás jóvenes de la clase parecían serios y profesionales, no les interesaba cruzar ni una sola palabra con alguien que no fuese algún profesor y acababan por intimidarte.

Llegue casi arrastrándome hasta mi cama donde me dejé caer boca abajo en mi cama sin siquiera saludar al rubio que sostenía un libro en una de sus manos mientras que comía una manzana en la comodidad de su cama.

Mi teléfono comenzó a sonar de manera ruidosa y demasiado molesta, estiré mi mano y lo busque dentro de mi morral. No se cuanto tiempo pasó mientras estaba boca abajo pero sospecho que me quede dormida ya que cuando abrí los ojos noté que todo estaba a oscuras.

—Si...—Pregunté junto con un bostezo perezoso mientras me volvía a acomodar con los ojos cerrados.

—Marinette, te estoy llamando desde hace quince minutos —Abrí los ojos de par en par —La fiesta comenzó hace como dos horas!



LexiBlack

#193 en Fanfic
#2135 en Novela romántica

En el texto hay: humor, ladybug, adrianette

Editado: 16.02.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar