¿una navidad sin mami?

Tamaño de fuente: - +

.

—Solo será un tiempo —dice mi mamá de cuclillas en frente de mi para estar a mi altura.

—Pero ¿a dónde te irás? ¿Por qué no me llevas contigo? —mis lágrimas amenazando por salir de mis ojos.

—Es un viaje muy largo y agotador para ti, pero esto lo hago por ti hijo mío, por un futuro mejor para ti.

Abrazo a mi madre fuertemente, sin ganas de soltarla, ella sollozando también me aprieta fuertemente y me da un beso en la mejilla, se separa y me da un último vistazo y me regala una sonrisa antes de tomar sus maletas y salir de casa, me quedo adentro, luego voy hacia la ventana y me asomo, la miro allí con papá despidiéndose, un dolor que jamás había sentido se apodera de mi y empiezo a llorar, no podía creer que mi mamá se iría lejos de mí y de mi padre, >>por un futuro mejor para mi<< eso dijo pero en realidad no le entendí.

Me voy para mi habitación y me acuesto en mi cama, cansado de tanto llorar me quede dormido.

A la mañana siguiente al levantarme me dirijo corriendo hacia la habitación de mis padres esperando que aquello solo haya sido un mal sueño pero, al entrar encuentro la habitación vacía, >>deben estar en la cocina<< pienso, corro hacia allá pero me encuentro solo con mi padre preparando el desayuno.

—Buenos días hijo —dice con una sonrisa forzada, su rostro demacrado y sus ojos hinchados de tanto llorar— ¿dormiste bien?

—Buenos días Papi —mi rostro refleja decepción.

—Sebastián, tu madre volverá pronto, ya verás que el tiempo pasa rápido, ni te darás cuenta cuando ya ella esté aquí —dice para levantarme el ánimo.

Confíe en las palabras de mi padre, ella volvería pronto, así que pase días como si nada, aunque si extrañaba la presencia de mi mamá, era extraño estar en casa y no verla, salir de paseo sin ella, acostarme a dormir sin que ella estuviera para darme el beso de las buenas noches.

Cuando veía a mi padre escapársele una lágrima de sus ojos me propuse ser fuerte por él, se veía que también la extrañaba mucho, intente reflejar ser un niño feliz para que él no se sintiera mal, aunque por las noches yo sollozaba en mi habitación, sintiendo como que mi mundo se derrumbo.

Pasaron varios días y ya me estaba acostumbrando a la ausencia de mamá, pero una noche mi padre entra con una gran sonrisa en su rostro mientras hablaba con alguien por teléfono en una video llamada, lo supe porque tenia su celular en frente de él, me causo curiosidad de quien se trataba, así que me acerque hacia él.

—Mira Sebas —gira el teléfono hacia mí.

— ¡Mami! —grito alegre con una gran sonrisa.

— ¡Mi amor! como te he extrañado mi cielo —veo su rostro sonriente y siento como si algo que me hacía falta vuelve hacia mí.

—Yo también te extraño ¿donde estas? ¿Ya te vas a venir?

—No mi Sebas —mi sonrisa se borra— apenas conseguí trabajo, me compre este teléfono para poder hablar con ustedes, pero después de un tiempo, cuando me vaya mejor me iré y te llevare un regalo —mi sonrisa vuelve al escuchar la palabra regalo.

— ¡Si regalo! ¿Qué me vas a traer?

—Lo que tú quieras mi vida, claro siempre y cuando pueda llevarlo en un bus —ríe.

Hablamos por mucho tiempo con mama, hasta que el sueño me estaba rindiendo y los bostezos empezaron, ella lo noto así que decidió despedirse.

—Bueno mi niño, ya es tarde y veo que tienes mucho sueño.

— ¡No! Yo no tengo suuueeeñooo —un bostezo me traicionó y tuve que aceptar que era cierto.

—Tranquilo mañana vuelvo a llamar —dice riendo— te amo mucho mi niño.

—Ey ¿solo al niño? —habla mi padre.

—A los dos —dice mi mama riendo— a los dos los amo mucho y los extraño.

Con eso nos despedimos y me fui a dormir, pero esta noche no fue como las otras, ahora si dormí con una gran felicidad porque por fin pude a hablar con mama y eso me alegro mucho, creía que ya se había olvidado de nosotros, pero hoy comprobé que no era así.

Se volvió una costumbre el hablar todas las noches por video llamada con mamá, la verdad así me sentía más alegre, y a papá también le cambió la cara, ahora se veía mejor, se notaba que no lloraba tanto ya por las noches.



Jessang

#614 en Otros
#171 en Relatos cortos

En el texto hay: tristeza, navidad amor sorpresas

Editado: 29.11.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar