Una noche mas

Tamaño de fuente: - +

14

Es tan difícil que tus emociones te controlen, que esas voces que se encuentran en mi interior cada vez se hagan más fuerte y te digan una vez más que lo estás haciendo mal, qué no sirves para nada y la sombra de esperanza que tenías se borre con el paso de los días. Ha sido tan duro vivir con demonios tras de ti, esos que cada vez que intentas avanzar te tumban a patadas al agujero en que te encontrabas antes, que te tientan a acabar con tu vida y tú con tanta devoción le hagas caso a ciegas.

No sirves para nada

Ellos están contigo solo por lastima

Porque note matas de una vez por todas

Ya es la hora de que esto termine

Me tire al suelo sosteniéndome la cabeza cuando ya no pude soportar los ruidosos murmullos en mi cabeza, intenté calmar mi respiración y busque mis pastillas gateando hasta la gaveta. Me levanto dispuesta a ignorar a las voces bajo las escaleras y voy a la nevera, saco una botella de agua y de un ligero movimiento subo a la encimera y me trago las pastillas con ayuda del agua. Cierro los ojos esperando al que dolor disminuya.

Noto a alguien así que abro los ojos lentamente el dolor casi había desaparecido encuentro esos ojos azul verdosos con los que había crecido evaluándome.

-¿Qué quieres Dylan?

-¿Esta cerca?

-Sí, muy cerca osito

En menos de un parpadeo tengo sus fuertes brazos rodeándome le devuelvo el abrazo con todas las fuerzas que me quedan en ese momento.

-No les hagas caso pandita-sonrió ante el mote-tu eres fuerte y lo sabes, no intentes ninguna locura otra vez te lo suplicó, no podría imaginar mi vida sin ti ni te atrevas a hacerlo porque esta vez sí me voy contigo-lo abrazo más fuerte poniendo mis ganas de echarme a llorar como niña pequeña y limpio las lágrimas de mi hermanito sintiéndome culpable por todas las angustias que le causo-Janne todo va a estar bien nuestra familia te necesita.

Hazle caso

-Dylan ya lo sé no me hagas sentir peor

-¿Quieres ir a la fiesta todavía?

-Si prometí que iría a esa fiesta y voy a ir tú ya vete

-Te espero

-Osito

-Anda a cambiarte no puedes manejar así

Busco mi ropa y la tiro en el bolso; el traje de baño, ropa interior extra. Peino mi cabello y les doy las llaves de mi camioneta.

-Tengo que comparte un auto, no puedes usar el de Eth siempre esta viejo y pronto te vas a la universidad.

-No es tan viejo

-Es de hace 5 años cuando cambio de carro

-No me quejo

-Yo si un día vas a llegar y no va a estar y me voy a salir con la mía.

Dylan maneja mientras cantamos al ritmo de Chorine de Twenty one pilots m hermano siempre sabe sacarme una sonrisa con estos pequeños momentos. Antes no lo aceptaba pero él me estabiliza fácilmente aunque este al borde de un colapso.

-Llegamos-me anuncia apagando el auto-Llámala

Le hago caso y Hannah baja a abrirnos la puerta, revisó mi celular cuando el sonido asignado suena.

<<Mándame la dirección>>

<<Ok ¿Tu amigo viene?>>

<<Okey estoy allá en un rato-responde a la dirección-Creo>>

Entro en la casa concentrada en teclear rápido una respuesta.

<<Ya quiero verte>>

-Janne-dice mi mejor amiga sentándose a mi lado-

-¿Qué?-digo bloqueando en teléfono antes de verla-

-Hola-ruedo los ojos-Hola cake

<<Ansiosa bonita>>-Sonrió leyendo el mensaje justo cuando voy a responderle llega otro-

<<Te tengo una sorpresa>>

<<Si? Cuál?>>

<<Si te digo no sería sorpresa >>

<<Te voy a dar un adelanto en la casa de tu amiga>>

<<Ok>>
<<Te dejo Aiden me van a matar por no prestarle atención>>

<<Suerte bonita>>

Dejo mi teléfono en el bolso y me cambio.

***

Después de la llegada de Leah las chicas empezaron a divertirse, Janne se mantenía distraída para no pensar, Leah como la rubia sospecho había traído a Chris ya lo había conocido mejor en una de las tantas salidas con Aiden que había tenido en las últimas 2 semanas y molestaban a Hannah con su reacción al ver al hermano mayor de la rubia.



annedeluca

Editado: 26.07.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar