Una Oportunidad Para Amar (lady Esperpento)

Tamaño de fuente: - +

CAPITULO 6 PARTE 2

 

Jusepe Baltodonado

Márquez de Priego

Pese a que el titulo lo relacionaba con España, el nombre del lord no le sonaba de nada y hasta arqueo una ceja extrañado. La hora no era apropiada para una audiencia y tampoco entendía que necesitaba hablar un desconocido con el

_ dile que se retire y vuelva en una hora decente_ regreso La tarjeta a James que tenía plasmada la duda en su rostro intrigándolo más_ suéltalo muchacho, algo me estas ocultando

_ Su excelencia, informo que no se iría sin haber cruzado unas cuantas palabras con usted_ su insolencia era atrevida

_ ¿Y a qué se debe tanta  muestra de hostilidad?

_ tambien dijo que era el padre de lady Angeles Baltodonado y cuñado del duque del Montrose_ como si hubiera tenido una revelación divina su mente se ilumino pero se tensiono su cuerpo al instante

 _ Ofrécele algo de tomar y direcciónalo  a mi desecho e infórmale que en unos minutos estoy con el_ si Montrose no habia oído sus escusas y aunque algo le decía que el padre de la chica tampoco, no perdía nada con intentar

Se adecento lo más rápido que pudo y sin dar más largas al asunto que tenía pendiente se dirigió a su despacho. En este se encontró a un hombre mirando por la ventaban con una propiedad digna del dueño de casa. Del mismo alto que el, cabello negro adornado con matices grises los cuales reflejaban su edad, figura atlética y cuando volteo a verlo frente a frente se entorno con la version de lady Angeles pero en masculino y con las facciones más maduras. Ella era casi un retrato de su padre, pero con cabello rojo y ojos arrasadores

_ Lord Baltodonado ¿a qué debo el honor de su visita?_ fue lo más cortes que pudo mientras se dirigía a una estantería en la cual guardaba todo lo relacionado al licor. Sacando dos vasos de vidrio cortado sirvió whisky, tendiéndole un vaso a su acompañante que rechazo ya que tenía uno en su mano gracias a James

_ lo sabe de sobra excelencia_ Duncan le señalo el asiento que tenía frente a su escritorio para que se pusiera cómodo y el rodeo aquel  sentándose en su silla habitual_ no soy  de los hombres que permito una ofensa hacia mi hija la lady más dulce que podrá encontrar en este continente_ de dulce no tenía ni el nombre ya que Angeles podía ser cualquier cosa menos un querubín caído del cielo y más con ese genio que  guardaba en un cuerpo tan pequeño _ Así que le exijo que enmendé su error y repare su reputación _ era normal pero ni podía ni quería casarse con ella

_ no puedo casarme con ella

_ Yo no le estoy pidiendo que se case con mi hija; porque ya prometí su mano en matrimonio_  algo dentro de él se removió molesto pero decidió ignorarlo_ solo quiero que repare su honor con una disculpa pertinente hacia ella, créame que lo valorara más que si quisiera obligarla a compartir algo tan serio y trascendente con un hombre que la repudia_ no la repudiaba pero no le parecia conveniente ahondar en el tema con el padre de la misma, ni mucho menos cuando ya era una mujer comprometida

_ delo por hecho su señoría, no me alegra tener desacuerdos con la familia de un amigo tan entrañable como lo es el duque de Montrose

_ Entonces espero que tenga palabra y se presente mañana en Montrose house excelencia_ Jusepe se paró dando por terminada la reunión seguido de Macgregor que con un movimiento de cabeza y llamando a John, su mayordomo y hombre de confianza se despidió dejando su palabra en ir a visitar a lady Baltodonado a primera hora para que cesaran la habladurías y poderse enfocar por fin en lo verdaderamente importante y más a poco menos de una semana para la audiencia que definiría su futuro

_ pobre el hombre que tenga el infortunio de compartir su vida con una mujer tan amargada y simplona_ dijo para si aunque en su interior no habia dejado de lado aquel sabor amargo que le causo la noticia de su próximo enlace

 

----

 

_ Lady  Angeles… lady Angeles_ la susodicha se removía entre sus almohadas de algodón tratando de ocultarse de los rayos del sol ya que hacia tan solo un par de horas habia podido pegar el ojo.

Su padre llego entrada la madruga y le informo que el duque de Rothesay iría a primera hora a dar la disculpa correspondiente a lo vivido en el hyde park. Ese dato la habia alertado un poco logrando que su corazón latiera desbocado; pero lo que realmente la dejo en un trance fue el enterarse que ya no era un mujer soltera; si no que su padre sin su consentimiento la habia comprometido en matrimonio y no era precisamente con el duque en cuestión. Todas palabras que le habia dicho en donde le daba el libre albedrio para escoger al hombre que deseara como espeso, pero sobretodo que se casara por amor habían sido tan vacías, como cada promesa de aceptar lo que decidiera. Se negó rotundamente a aceptar un cortejo de un hombre del que ni siquiera conocía su nombre. Por más de que le rogo a su padre que no la obligara todo estaba dicho pues ya habia firmado aquel acuerdo y dar marcha atrás era imposible. En vez de ser un motivo de alegría para su corazón, lo dejo hablando solo en la salita verde de té de su tía y se encerró en sus aposentos a llorar hasta que se quedara seca por dentro y pensando por primera vez en su vida en desobedecer a su padre y fugarse para no ser más desdichada



la chica de los libros

Editado: 08.12.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar