Una Oportunidad Para Amar (lady Esperpento)

Tamaño de fuente: - +

CAPITULO 9 PARTE 1

 

Duncan llego a casa de su prometida con su madre colgando del brazo la cual habia pasado una hora entera reprochándole que hubiera dañado sus esculturas preciadas y destruido sus pinturas amadas. Su madre era un carácter la mayor parte del tiempo agradable y en extremo cariñosa aunque últimamente estaba un poco hostil dado que se habia enterado de la amante que aún mantenía sin importar que estuviera próximo a casarse

_ espero te comportes como todo un caballero con Angeles_ la miro ceñudo ya que no sabían que entre ellas ya existiera tal confianza_ y deja de mirarme de esa manera si no quieres que te de unos cuantos golpes por zopenco_ su madre cuando quería era más que un dolor de cabeza

La duquesa viuda de Rothesay era una mujer entrada en años muy bien conservada pese a que en su cabello rubio se avistaban algunas canas y usaba solo el negro en su vestimenta, pero no  por eso dejaba de proyectar la mujer atractiva que dejaba sin aliento a muchos hombres cuando hizo debut. Despues de la muerte del gran amor de su vida recibió muchas propuestas de matrimonio pero las rechazo todas ya que su corazón solo pertenecía a su único mor y algún día se reuniría con este para seguir con lo que dejaron inconcluso con su partida. Sus ojos azules destilaban un magnetismo que ponían hasta el más joven a suspirar y su andar de reina a que las  matronas por encima del hombro les prodigaran todo menos gentileza y cariño

_ Lady Violet_ la jovial Catalina que estaba enfundada en un vestido de muselina terracota con toques dorados acentuando el color de cabello y ojos salió a su encuentro_ lord Rothesay_ a él lo saludo un poco más seria, con recelo y el en el fondo quizás supiera la razón aunque poco le importo_ mi sobrina esta próxima a hacer acto de presencia_ no pudo evitar recordar desde el beso hasta todos los desplantes que le habia hecho desde que comenzó a cortejarla

_ muero por verla_ solto su madre rebosante de alegría confundiéndolo más_ es el vivo retrato de Aine nuestra pequeña_ sintió aún más curiosidad pero no intervino en la conversación e hizo como si estuviera buscando con la mirada a Montrose o cualquier otro de sus amigos que lo habían sacado casi a rastras de su casa

_ Lástima que mi hermana no pueda ver en lo que se ha convertido la pequeña por la cual dio hasta la vida_ observo como de reojo la duquesa de Montrose apartaba una lagrima rebelde de su rostro al igual que su madre                     

_ es una muchacha estupenda_ antes de que el pudiera meterse en la conversación y saciar un poco su curiosidad aparecieron el marqués de Priego y el duque de Montrose y haciendo los saludos respectivos se apartó del grupo de las damas y fue con los caballeros por una copa al salón destinado para los juegos esa noche

_ Macgregor cuida tus pasos con mi sobrina o serás expuesto al escarnio público de la peor manera_ las amenazas de Montrose se hacían realidad y pese a que era muy amigos lady Angeles Baltodonado era un tema que tratar con el gigante escoces de las tierra de Montrose que se tornaba demasiado delicado por no decir suicida

_ Kendrik_ advirtió Jusepe metiéndose en la guerra de miradas que se estaba desatando antes de que llamaran la atención_ no es el lugar indicado para rescatar el honor de mi hija_ la paso una copa al susodicho para despues extenderle una a Duncan_ y si alguno de los dos hace algo para poner su nombre en entre dicho la guerra que se desato entre estas tierras y las mías será una nimiedad comparado con mi furia

 

_ no tienen de que preocuparse_ hablo por primera vez Duncan tratando de cortar el hierro de la situación_ le daré el lugar que le corresponde y la hare sentir lo que es… una reina_ lo dijo por compromiso aunque él pensaba que ella era eso precisamente

La tensión era palpable pero intentaron disimular lo mejor que pudieron  enfrascándose en temas sin importancia y política en donde estaban lejos de cualquier guerra relacionada con la dama de la noche                                     

Minutos despues que se disipo la tensión se escucharon cuchicheos de los presente en la sala que abandonaron la estancia en donde los enteraron que Angeles estaba próxima hacer su arribo. Duncan bebió todo el contenido de su copa para salir tras los otros dos hombres que ya se habían encaminado al lugar para presenciar el acontecimiento

Por las grandes escaleras de mármol tapizadas con una alfombra roja descendía un ángel en todo su esplendor

Lady Angeles se encontraba ataviada en un  vestido blanco impoluto de escote corazón dejando sensualmente expuesto sus pequeños pechos que con el corsé se acentuaban mas. Como era su costumbre no lleva crinolina logrando que el  vestido que caía en cascada se pegara dejando al descubierto sus curvas que aunque no muy pronunciadas eran la perdición de cualquier mortal ya que la tela se trasparentaba un poco en los lugares adecuados para que la cabeza de cualquier hombre volara de imaginación. Su cabello más rojizo que de costumbre lo llevaba casi en su totalidad suelto con unas hondas que bailaban por todo su cuerpo  solo adornándolo un tocado hecho de perlas. Bajaba con parsimonia los escalones llenando el salón de un aire sensual dejando mudos a casi todos los del lugar ya que las damas se encontraban cotilleando sobre su nuevo blanco de burlas, de envidia o de halagos. Su rostro tenía un acentuado color rojizo denotando la incomodidad que estaba sintiendo en esos momentos la susodicha por ser foco de atención dándole ese aire de ternura que en combinación con el misticismo que emanaba por cada poro de su piel la hacían una mujer físicamente hablando casi perfecta de no ser porque la cabeza la tenía clavada al suelo, sin dejar ver su mayor atractivo. Pero en el momento menos pensado alzo la cabeza como si hubiera reunido algo de valor mostrando sus orbes bicolores sacando una exclamación a las personas que nunca le habían visto los ojos



la chica de los libros

Editado: 08.12.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar