Una Oportunidad Para Amar© ✔️ | Terminado

Tamaño de fuente: - +

*Cinco Años*

¿Qué son cinco años? Bastantes para muchas personas; me incluyo. Sobre todo, cuando los compartes con ilusiones. Con aspiraciones. Con sueños. Con metas. Son años que puedes disfrutar haciendo un poco de lo que te gusta.

Yo adoro la música. De niña, solía cantar más que bailar. Mi nana decía, que mi voz era hermosa, pero que no me entusiasmara con ello; mi padre no estaba de acuerdo.

Muy a mi pesar tuve que cumplir con esa orden, porque lo que él decía, siempre era una orden.

«¡Cantar o tocar música, no te servirá en la vida!», dijo más de una vez mi padre; pero ser abogada, sí.

Por respeto a esa figura imponente de la familia, tuve que desechar lo único que realmente me gustaba, aquello que no se me permitía, ni siquiera como pasatiempo; solo era una distracción.

Mi deber, como toda una Mills, era enfocarme en mis estudios, para poder sobresalir y hacer honor al apellido de mi familia. Una familia compuesta por abogados exitosos, donde mi padre era Juez; literalmente, en un tribunal.

Samuel.

Lo conocí en la facultad de derecho. Con él complementaba esa vida soñada. Esa vida estructurada. Esa vida planeada estratégicamente por mi padre. Esa vida que usurpó todo lo que pudo haber representado mi persona, pero que me obligó a enterrarlos en algún frio baúl de mi interior. Esa vida que adoptó en mí una postura que terminé aceptando. Una postura que me hacía creer fuertemente en la posición profesional que demandaba mi carrera. Que me hizo luchar para alcanzar las metas que esa vida me había planteado. Metas que pasaron de ser mías, a ser compartidas por ese hombre que daba motivos a mi vida. Motivos para hacerme creer que el camino por dónde íbamos, era el correcto. Motivos para no arrepentirme por haber desechado lo que tanto me gustaba. Motivos para amar lo que hacía. Motivos suficientes, para hacer que mi familia se sintiera orgullosa de mi.

Logramos construir con esfuerzo nuestra firma de abogados. Nos abrimos paso en el mundo jurídico haciendo regir las leyes; defendiendo inocentes y sentenciando culpables. Habíamos llegado a la cima. Solo nos hacía falta una cosa para complementar nuestro éxito.

Estaba en la mejor disposición de dar ese gran paso.

Perdí la cuenta de las veces que lo intentamos.

Sin importar el esfuerzo, el deseo, el sueño. No lo lograba, y eso fue el detonante de lo que me aguardaba.

Me fui de ese lugar. Ya no era un hogar. Abandoné esos años de esfuerzos en aquel departamento. Me importó un bledo mi carrera, el trabajo, los clientes, mis pertenencias, mis logros, mis triunfos, y mis padres, a quienes se les daba perfectamente la indiferencia, porque a ellos solo les importaba mantener su imagen; pero sobre todo, aquella falsa vida.

Todo aquello, dejó de representar lo que yo llamaba: “Grandes Logros”, cuando encontré a mi esposo con mi hermana; en mi propia cama.

Porque detrás de ese telón, lo único que era real, fue el amor que profesé por él.

 

 

¡Gracias por leer!



JosslyFO

Editado: 07.12.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar