Una Oportunidad Para Amar© ✔️ | Terminado

Tamaño de fuente: - +

17 *Sin negaciones*

¡Hola hermosuras!

Bonito inicio de semana.

Antes de comiencen a leer, debo agradecer una vez más su apoyo.

Quiero avisar, que las actualizaciones serán en el transcurso de la semana, exceptuando sabado y domingo.

Sin mas avisos que agregar, este capitulo se lo dedicaré a las nuevas lectoras que se han animado a dejarme sus opiniones:

AMIRA VARGAS
MA Guadalupe Becerra
Carmen Juarez Aguilar

y

Gonita

 Una excelente autora dentro de la plataforma, que quiero recomendar. Sus historias atrapan desde el inicio, y tiene una forma muy peculiar de dar vida a sus personajes, ya que logras identifiacarlos a cada uno por sus personalidades, algo que muy pocas autoras logran atinar (a mi aun se me dificulta), y me siento dichosa y muy honrada de ser leída por ella.

Sin más que agregar, las dejo continuar con el capitulo, estaré tratando de actualizar diario.

Infinitas gracias por el apoyo.

No me olvido de mis fantasmitas ♥ Gracias.

*  *  *

―¿Volverás al trabajo? ―pregunto en cuanto me abre la puerta de su coche.

―No. Terminó mi turno ―responde. Asiento, y me abrocho el cinturón mientras él rodea el auto para subir―. ¿A dónde quieres ir?

Lo pienso un poco, mientras pone el auto en marcha, y se coloca el cinturón de seguridad.

―En realidad me gustaría descansar un poco. Podemos ir a mi departamento si no te molesta. He visto mucha gente por hoy.

―Está bien. Por mí no hay problema.

Durante el trayecto, le platico sobre las cosas que Amina me contó. Preguntó sobre el baile que mencionó, y también se lo expliqué. Resulta que llegó justo cuando estaba formulando mi pregunta sobre los orgasmos. Me dio algo de pena, pero me aseguró que no pasaba nada, que era un tema muy natural.

Tras estacionar su auto, ambos nos dirigimos hacia el edificio corriendo, puesto que comienza a llover.

—Quítate esto ―Me atrevo a decirle, al tiempo que le ayudo a quitarse el saco de su uniforme―. Puedes resfriarte.

—Gracias. Creo que no dejará de llover por ahora —señala, girándose hacía mí.

—Eso parece ―respondo, extendiendo su saco sobre uno de los sofás.

—Estaremos un buen rato aquí.

—No tengo problema con eso. A menos que decidas salir como el otro día, en medio de la lluvia.

—No lo haré.

―Bien. Ya regreso, iré a ponerme algo seco ―Él asiente, y me encamino a la habitación―. ¡Ponte cómodo!

Después de ponerme un pantalón de franela, y una blusa ligera de manga larga, regreso a la sala, pero lo veo preparando té. Me acerco, y me da una taza en las manos.

―He invadido nuevamente tu cocina.

—Descuida. Puedes hacerlo siempre que implique aportar algo a mi estómago ―señalo, mientras me recargo de espaldas en el borde de una encimera.

―Te tomaré la palabra. No quiero quejas después ―me advierte.

―No las habrá.

―Hoy te vi cuando llegaste al Mall ―Lo miro esperando que diga más―. Llegaste acompañada.

―¿Cómo…? ―Intento formular la pregunta.

―Las cámaras ―aclara antes de que mi cabeza me lo ponga obvio.

―Ya. Olvide que eres omnipotente en el Mall ―bromeo.

―¿Era el mismo chico con el que tu amiga aseguró que salías?

―Sí. Era él. Shane.

―Shane ―repite con un tono receloso―. Entonces, ¿sí sales con él?

―¡No! ―aclaro―. Coincidimos esta mañana, y me invitó a desayunar. Somos amigos.

―Raymond me llamó anoche.

―Lo sé.

―Por tu sorpresa, supongo que no me esperabas.

―No. Pero volver a verte, mejoró mi noche en muchos aspectos.

―Esperaba que así fuera. Cuando Raymond te mencionó, no lo pensé dos veces.

―Ray es un estuche de monerías. Me vio hecha un lío, y supongo que trató de ayudarme.



JosslyFO

Editado: 07.12.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar