Una Oportunidad Para Amar© ✔️ | Terminado

Tamaño de fuente: - +

28* CM & Associates *

 

¡El maratón continua, disfruten el capitulo!

 

*  *  * 

―¿Cómo se supone que yo te puedo ayudar? ―cuestiono al chico.

—Tu puedes hacer que acceda a una prueba de paternidad.

—Ella asegura que es de Samuel, por lo que sé.

—No. Ella tenía tiempo sin verlo. Lo sé porque estuvimos juntos un largo tiempo. Un día descubrí que se hizo una prueba de embarazo casera. Cuando la cuestione me aseguró que no era mío. Le creí que me había sido infiel. Pero al pasar el tiempo, decidí no quedarme con esa incertidumbre, algo me decía que ella mentía. Y hasta hace unos meses atrás, busque a Samuel, para reclamar mi derecho a una prueba de paternidad, lo cual ella obviamente se negó. Cuando hablamos sobre ese asunto, Samuel me aseguro que tenia meses sin verla antes del día que supuestamente estuvieron juntos, ella lo buscó un día después de que me dejó.

—Samuel, tú me dijiste que ella te visitaba de vez en cuando ―cuestiono girándome hacía él.

—Si, amor. El primer año que te fuiste, cuando me trajeron los papeles del divorcio, recibí una llamada de Albert. Me citó para decirme que no firmara los papeles. A la primera negación, me ofreció una suma de dinero bastante considerable, pero la rechacé. Si esperé a firmar por todo ese tiempo, fue porque tu padre me dijo que le diera un tiempo para hacerte cambiar de opinión, retuvo el trámite por un año, y justo el día que le notifiqué mi decisión de no alargarlo más, me dijo que Margaret estaba embarazada, de mí. Dijo que era la idiotez más brillante de su hija, porque con ese bebé te haría volver, y me pidió que le dejara a él hacer las cosas. Sabes que a tu padre no se le puede decir que no. Fue cuando te comunicaste con el juez que llevaba nuestro caso, que te hizo venir porque le dije que firmaría. Tu padre no objetó nada cuando te negaste a la proposición del bebé, porque aseguró que podía anular el divorcio, solo eran cuestión de que sentaras cabeza.

—Pero tu estuviste con Margaret.

—Eso creo. Estaba muy borracho Gina, no recuerdo que haya pasado nada, pero dadas las circunstancias del momento, y verla desnuda en la cama, no sabia que pensar. Todo el tiempo que dure sin verla, fue porque me mudé, ese día me encontró en el bar que acostumbraba a ir, y de ahí se ofreció a llevarme al departamento donde me estaba quedando.

—Pues solo hay una persona que puede aclararlo ―manifiesto volviendo la vista a Marcus.

—Ya lo hemos intentado los dos. Pero yo ya no puedo volver a hacerlo o me encontrará tu padre. Fui muy estúpido como para enfrentarlo, y ahora tengo que esconderme.

Lo pienso un momento porque siendo cosa de Margaret la verdad que no me interesa inmiscuirme en esos asuntos. Pero ese bebé merece crecer feliz y si este hombre es el padre, debería llevárselo lejos de ella porque esta loca, y de mi padre porque es un maldito. Finalmente, mi parte malvada, me dice que así pagará lo que me hizo. Porque sí, le guardo rencor.

—Me encargaré de eso. Voy a descubrir cuál de los dos es el padre, y si es tuyo Marcus, ten por seguro que tendrás su custodia, de mi cuenta corre que así sea. Ahora, si me permites, tengo asuntos que solucionar con Samuel.

—Claro. Muchas gracias Regina. Ha sido un placer conocerte, no eres ni la cuarta parte de lo que ella me llego a describir de ti.

—Lo supongo. Ándate con cuidado, hasta que tenga noticias no te aparezcas más por aquí.

—¿Cómo sabré cuando venir?

—Dame una semana.

—Perfecto. Gracias.

Se despide de nosotros y se retira de la oficina. Me siento en la silla donde estaba el chico y observo a Samuel, que juega con bolígrafo entre sus dedos.

—¿Una semana?

—Una semana. Es el tiempo que permaneceré aquí, así que es mi límite para hacer todo lo que me he propuesto. Mañana hablaré con papá, y buscare la forma de que el me diga donde esta Margaret. Así podré ir a visitarla sin levantar sospechas.

—Hay trabajo por hacer.

—Sam, ¿cuánto tiempo llevas investigando a mi padre? —pregunto haciendo que deje caer el bolígrafo, me mira, y recarga ambos codos sobre el escritorio.

—¿Cómo lo sabes?

—Me lo dijiste en el avión, que estabas investigando, y no me dirías hasta estar cien por ciento seguro. ¿Qué sabes hasta ahora?



JosslyFO

Editado: 07.12.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar