Una porquería infrecuente

Tamaño de fuente: - +

Noviembre 30

Mudarme nunca fue fácil para mí, no era echar de menos los objetos, de alguna forma estos siempre me acompañaban, pues eran míos, ni era el lugar, solía mudarme porque encontraba mejores lugares, o al menos se adaptaban mejor a mis crecientes necesidades, pero entonces ¿Qué?, y supe que se trataba de todos los recuerdos que dejaba tras de mí, era el lugar de las risas, y las buenas visitas, y las conversaciones.

Pasaron muchas mudas para que realmente pudiera mudarme, y por mucho tiempo la palabra me aterraba, pero es, que conforme la vida pasa, y uno toma mayor conciencia de ella y de lo que implica tener conciencia, y aquello se vuelve un asunto de entender, estar se vuelve más difícil, y lo que en un momento fueron risas, visitas y buenas conversaciones, se convirtió en un constante ir y venir de las más crueles emociones, se volvió soledad y aprisionamiento, y de alguna forma, conseguí mudarme con mayor facilidad.

No volveré a llorar.

No aquí.

Pues me mudo.



Spnyalx

#3123 en Otros
#312 en No ficción
#1176 en Relatos cortos

En el texto hay: pensamientos, vivencias raras, odio a la humanidad

Editado: 31.12.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar