Una porquería infrecuente

Tamaño de fuente: - +

Diciembre 20

Me conseguí las cartas que  Vincent Van Gogh le escribía a su hermano Theo, primero tomé la lectura con fervor, leyendo incansablemente sobre todo esto, cuando finalmente me invadió la tristeza, que seguramente el pobre Vincent sentía, me desesperé muchísimo, y para calmar esos pensamientos, me decanté en reflexionar sobre su marcada educación.

Usted no me pregunta, pero para cuando escribió aquello, tenía menos de 25, y tomando de base, la primera carta, dos años antes, suponiendo entonces que Vincent tenía 24 cuando hace mención a su edad, la primera carta la envió cuando rondaba los 22.

Y Vincent ya era un hombre, hecho y derecho, con fuertes y firmes convicciones, y con un acervo cultural impresionante.

Como digo, usted no me pregunta, pero acá yo ya tengo 19, y Vincent a sus 22, ya me aventajaba una vida.

Y el ni había iniciado la Universidad.

¡VAYA!
 



Spnyalx

#3182 en Otros
#322 en No ficción
#1173 en Relatos cortos

En el texto hay: pensamientos, vivencias raras, odio a la humanidad

Editado: 31.12.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar