Una Rosa Para Ti...

Tamaño de fuente: - +

Capítulo Veinte

(***)

Desperté en mi cama y abrazada a Ricardo, me moví y se despertó, abrió poco a poco sus ojos y me sonrío.

  • Buenos días preciosa –besa mi mejilla.
  • Hola amor, gracias por traerme a la cama, -sonrío – has de haber sufrido por mi peso.
  • De que hablas amor, si no pesas nada.
  • ¡Mentiroso! – le toco la nariz – debo pesar mucho.
  • No pesas nada, es más… me gusto poder tocar tu cuerpo, hace mucho que no te toco, ni te beso desnuda – me mira fijamente.
  • Lo siento, es mi culpa.
  • No, no te estoy culpando, no digas eso… - pone su dedo en mis labios - ya lo haremos, cuando las ganas nos consuman y nadie nos interrumpa, - sonríe - te amo.
  • Yo también te amo – lo beso.
  • Cómo te sientes, ¿está mejor que ayer? – me sonríe tiernamente.
  • Perdóname.
  • No tengo nada que perdonarte, - toma mi mejilla - te entiendo perfectamente, – sonríe tiernamente - pero… ella tenía derecho de intentarlo con alguien más ¿no?
  • Perdóname… no sé qué me pasó – pongo mi rostro en su pecho.
  • Ya te dije, no tengo nada que perdonarte preciosa, – besa mi cabello – te amo y estaré siempre a tu lado.
  • Gracias, – saco mi rostro de su pecho y lo miro.
  • ¿Bajamos a desayunar? – sonríe, asiento.
  • Iré a asearme – digo bajándome de la cama,
  • Anghela, – lo miro y me toma la mano para ponerme frente a él – podrías dejar… que te vea desnuda, como lo hacías antes.     
  • Pero estoy…
  • Estas hermosa, - interrumpe mi hablar - no menos que eso. Quiero ver tu cuerpo. Ya te dije, te deseo, así como crees que te ves, para mí estás hermosa. Cada que veo… esas caderas, – toca mis caderas – esos enormes y bellos senos, – toca mis senos – tus piernas, – tocas mis piernas – tu trasero, – toca mi trasero - para mí son una tentación, cada noche quiero hacerte mía. Anghela… – me abraza de la cintura – te deseo, te necesito, déjame estar dentro tuyo una vez más…
  • Ricardo…
  • No te obligaré ni presionaré, solo ten en cuenta qué, así como estás, – se pone de píe y me mira fijamente – te amo y deseo más que nunca, – me besa y abraza fuerte – ¡te gano el baño! – dice zafándose del abrazo y me guiña el ojo entrando corriendo al baño, lo cual me causa una sonrisa.

Minutos después, sale completamente desnudo y me mira con ojos perturbadores y se acerca a mis oídos diciéndome.

  • Mira lo que te pierdes – me guiña el ojo sonriendo coquetamente dándose una vuelta para que lo admire.
  • Eres bello – lo miro de pies a cabeza.
  • Y soy todo tuyo. – me guiña el ojo – No me mires muchos que Ricardito se puede despertar. – sonríe coqueto mirándose el miembro – Me apuraré a vestirme y bajaré hacer el desayuno ¿sí? – asiento sonriendo - ¿iras al hospital? – me mira fijamente.
  • Si, lo haré.
  • ¿Estás segura? – asiento – si te sientes mal… - se acerca a mí - no dudes en llamarme, que yo iré inmediatamente ¿sí?
  • Gracias.
  • No me agradezcas más y apúrate en asearte – sonríe y me voltea con dirección al baño al cual camino.

Entré al baño y tomé una ducha, cuando salí a tomar la ropa que me pondré para el día, Ricardo ya no estaba en la habitación, terminé de vestirme, bajé las escaleras y llegué a la cocina donde estaba Ricardo hablando con su mamá.

  • Buenos días, querida – saluda mi suegra con un beso en la mejilla.
  • Buenos días Priscila, - correspondo a su saludo y me siento a su lado - que sorpresa que estás despierta tan temprano.
  • La verdad hija, no he podido dormir bien.
  • ¿Por qué? ¿Qué ha pasado? ¿Es algo sobre Yaneth?       
  • No es sobre Yaneth… específicamente.
  • No entiendo.
  • Mamá está planeando invitar a Amanda a hospedarse en esta casa. – dice mi esposo, antes mis ojos abierto en demasía.
  • ¿Eso… es verdad… Priscila?
  •  Bueno… si querida, ya que ustedes… viajaran después del nacimiento de Valentina, … pensé que no sería malo tenerla conmigo, ya que ella… estará al lado de Yaneth.
  • El viaje no está decidido aún. – respondo inmediatamente – Además no sabemos cómo es Amanda, ella es una desconocida.
  • ¡Anghela! – habla Ricardo haciendo que lo mire – ella es la pareja de mi hermana y si Amanda está dispuesta a estar al lado de Yaneth… lo menos que podemos hacer es brindarle alojamiento y comida.
  • Pero… - me detengo al darme cuenta que estoy actuando erróneamente – sí, tienes razón, ustedes vean lo que se debe de hacer con ella.
  • ¡No solo Ricardo y yo, Querida! – se acerca a mí y toma mis manos – tú también eres parte de la familia y si no estás de acuerdo… o te incomoda… olvidaré esa idea.
  • Olviden mi actitud por favor, Priscila haz lo que creas conveniente, como ustedes dicen…Amanda… es la… pareja de Yaneth.



April Ge

#3890 en Joven Adulto
#11037 en Novela romántica

En el texto hay: anghela, yaneth, ricardo

Editado: 15.05.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar