Una Rosa Para Ti...

Tamaño de fuente: - +

Capítulo Treinta

 (\\\)

 

A duras penas los tres días en los que no debía hablar pasaron, mi hora favorita del día era cuando Anghela y la motita venían a hacerme compañía en mis terapias. Amanda y mi madre se encuentran conmigo en mi habitación, debo esperar a estar a solas con ella para pedirle explicaciones del por qué está aquí.

 

  • Debe haber sido muy difícil mantenerte en silencio todo este tiempo ¿verdad, querida? – pregunta mi madre acariciando mi cabeza.
  • Si madre, no sabes ¡cuánto deseo hablar! – miro a Amanda.
  • Pero aun debes de guardar silencio… ya que no te conviene hablar demasiado. – responde ella sonriendo maliciosamente – Tu garganta aún no está recuperada del todo, baby.
  • Amanda tiene toda la razón Yaneth, tu garganta aún no está completamente recuperada.
  • No te preocupes madre me siento muy bien.
  • ¡Ay este calor me va a matar! – expresa mi madre abanicándose - ¡estos bochornos… no los soporto!, saldré un momento a tomar aire, supongo desean estar sola ¿no es así? – sonríe.
  • Gracias Priscila, tan considerado de tu parte- Amanda responde toda dulce.
  • Las dejo solas, vuelvo luego Cariño – toca mi mejilla y se retira del lugar.
  • ¿¡Porque le has dicho a todo mundo que tú y yo somos pareja!? – indago levantando mi tono de voz.
  • Porque así será de hoy en adelante – sonríe sentándose en la silla que está junto a mi cama.
  • ¿¡De que hablas, estás loca!?
  • ¿Loca? ¿yo? – ríe a carcajadas – para nada baby, – se levanta de la silla – como ya te dije, a partir de ahora somos pareja, al menos claro que quieras que le cuente a tu madre, que Anghela antes de qué se casara con su hijo fue tu mujer – me mira fijamente sonriendo.
  • ¡No te atrevas!
  • ¿Qué no me atreva? – se me acerca – has lo que te pido… y no diré absolutamente nada – no deja de sonreír.
  • ¿Qué pretendes? En realidad… ¿planeas tener una vida conmigo? ¿Así como estoy? – se le desdibuja la sonrisa – No te mientas, lo único que quieres es dinero y si te largas sin decir palabra alguna… puedo darte mucho pero mucho dinero.
  • ¿De cuánto estamos hablando? – pregunta abriendo sus ojos más de lo normal.
  • Pon el precio y te daré lo que me pidas… pero lárgate para siempre de nuestras vidas – me mira como pensando en darme un monto en ese mismo instante.
  • ¡Hola bella durmiente! – entra Anghela junto a la motita con una enorme sonrisa - ¿cómo has amanecido? – se acercan a la cama.
  • He amanecido bien – respondo de igual manera de alegre que ella.
  • ¿Interrumpo algo importante? – pregunta preocupada, mirando a Amanda que estaba metida en sus pensamientos.
  • No, no interrumpes nada, Amanda me decía que tiene mucho por hacer hoy y se irá temprano a casa, ¿verdad Amanda? – la miramos - ¿Amanda? – ella seguía sin hacernos caso - ¡Amanda! – levanto mi voz sacándola de su mundo.
  • ¿Sí? – nos mira aun sin recuperar de lo que fuera que estuviera pensando.
  • Le decía a Anghela, que tienes mucho por hacer y pensar hoy… y es por eso que te irás temprano a casa ¿verdad?
  • ¿Qué? – me mira desconcertada.
  • ¿Cierto? – vuelvo a decirle – tienes mucho en que pensar, - la miro fijamente - anda, ve con cuidado a casa, hablamos cuando tengas todo resuelto.
  • Si, tengo mucho… mucho por hacer – da un suspiro – así que me voy, nos vemos mañana baby – toma sus cosas.
  • Si, sí, claro… piensa en lo que hablamos ¿ok?
  • Lo haré – sale de la habitación.
  • ¿Sucedió algo entre ustedes? – Anghela indaga preocupada.
  • No, no pasó nada – le sonrío.
  • No me mientas, – me toca la nariz sonriendo – ahora más que nunca necesitas tener a tu alrededor a todas las personas que te quieren, para que así te recuperes rápido, y que más que tener a tu pareja a lado tuyo para que te de ánimos – sonríe tiernamente.
  •  Ya tengo a todas las personas que necesito, – respondo mirándolas – además…
  • Buenas tardes… – me interrumpe entrando la enfermera encargada de llevarme a mis terapias - qué bueno que está despierta – me mira sonriendo - ¿lista? – me pregunta toda animada.
  • Y si no lo estuviera… igual me llevaría ¿cierto? – ella asiente – entonces para que me pregunta.
  • ¡Oye malcriada!, – dice Anghela dándome un golpe en mi hombro - que forma es esa de hablarle a su enfermera, – frunce su ceño – es hora de mentalizarse para que haga bien sus ejercicios.
  • Dijiste que me apoyarías… no que ibas a parecer un sargento – hago puchero
  • Ya, ya no me haga puchero y mentalícese ¿ok? – abre sus ojazos como para reprenderme.
  • ¡Está bien!… pero no me mires así… – vuelvo hacer puchero, ella sonríe.



April Ge

#3873 en Joven Adulto
#10998 en Novela romántica

En el texto hay: anghela, yaneth, ricardo

Editado: 15.05.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar