Una Rosa Para Ti...

Tamaño de fuente: - +

Capítulo Treinta y cuatro

(\\\)

Llegué al bufete de abogados a esperar a que Amanda haga su aparición, habíamos quedado a las diez de la mañana, muy puntual ella apareció, después de los saludos y presentaciones correspondientes.

  • ¿Trajiste tu número de cuenta corriente?, - ella asiente, entregándonos el número - antes de eso, debes leer y firmar este contrato – se lo alcanzo, para que eche un vistazo – en él está estipulado, en que una vez que se te deposite los quince millones de dólares en tu cuenta, UNO: No volverás a ponerte en contacto nunca más conmigo o con alguien de mi familia. DOS: No darás ni una información con respecto a mi vida o a la de los míos. TRES: Si es que alguna vez, volvemos a cruzarnos por azares del destino, harás de cuenta que no me conoces y seguirás tu camino.

CUATRO: No usaras a un tercero para incumplir las tres primeras cláusulas.

CINCO: No intentaras apelar por ningún medio, este contrato.  

En caso de que incumplas alguna de estas cláusulas, iras directo a la cárcel, estés donde estés, se dará aviso a la policía.

  • ¿¡Me harás firmar un contrato!? – pregunta furiosa.
  • Creías que por quince millones, me arriesgaría a volver a ser chantajeada. Decide, ¿lo firmas o no? – me mira fijamente.
  • Lo haré, ¿dónde firmo? – tomó el bolígrafo y firmó el original y las copias, al ver que firmó y dio su copia de identificación y pasaporte, le di la señal al abogado para que deposite lo acordado.
  • Ahora puedes ver tu cuenta – le dije al ser informada que la operación se había hecho, ella tomó su móvil y verificó.
  • ¡quiqui…quince millones! – sus ojos se abrieron como plato y se levantó de la silla – supongo que este es el adiós – me mira.
  • No supongas. Es el adiós. – sonríe derrotada.
  • Bien, me voy – camina hacia la salida.
  • ¡Amanda! – se detiene y me mira - ¿cómo supiste lo de Máncora?
  • Eso no está estipulado en el contrato – sonríe y se va.

Entra una llamada de mamá, la escucho alterada, no entiendo.

  • ¿Valentina? ¿qué pasa con Valentina?

Salgo inmediatamente hacia el hospital, al llegar había policías por todos lados, me acerco a dónde mamá me dijo estarían, miro a todos lados, pero no veía a Anghela, Ricardo estaba como un loco en el móvil y mi madre se acerca con lágrimas en los ojos.

  • ¿¡Qué ha pasado!?
  • Valentina… – dice mi madre tratando de calmarse – Valentina, ha sido secuestrada.
  • ¿¡Qué!?  No, ¿dónde está Anghela?
  • Ella está siendo atendida por un doctor, se desmayo al no encontrarla por ningún lado – se limpia las lágrimas – Ricardo está llamando a todos sus contactos.
  • Tienen alguna señal de quien se la llevó.
  • Anghela dice que fue una enfermera con cabello rubio, ojos negros, llevaba anteojos, pero nadie conoce a una enferma con esas características. Los policías revisaron a todo el personal del hospital… pero nada.
  • Las cámaras de seguridad del estacionamiento o la salida, fueron a revisarlos.
  • No, nadie ha hecho eso.

Me acerco a mi hermano y le digo que vayamos juntos a solicitar ver los videos de videovigilancia de acuerdo a las horas que sucedió el rapto.

------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Hola, Hola compañeras, como se han podido dar cuenta esta bella historia está llegando a su fin. La proxima semana le diremos adiós a este triangulo amoroso, que tantas emociones ha causado a esta novata escritora y a ti ¿Qué emociones te ha causado?

¿Cúal crees que pueda ser el gran final?

¿Con quien quieres que se quede Anghela? 

Espero con ansias sus respuestas. Las dejo no sin antes darles un fuerte abrazo de oso psicológico. Chao chao.

 



April Ge

#3854 en Joven Adulto
#11081 en Novela romántica

En el texto hay: anghela, yaneth, ricardo

Editado: 15.05.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar