Una Suave Brisa

Tamaño de fuente: - +

CAPITULO 3

 

 

La joven se mantenía en brazos del que en ese momento se podría considerar su salvador a la par que se mantenía murmurando una que otra maldición hacia “Fairy”, y todo esto bajo la atenta mirada de cuatro pares de ojos masculinos que alternaban su vista entre el pobre animalito y ella; para cuando los minutos pasaron y los ánimos hubieron calmado, Xuan Yu piso el suelo aun siendo sujetada firmemente por su salvador, el mismo que ahora empezaba a sentir dos miradas, miradas que juraría harían que el mas feroz de los cadáveres feroces corriera espantado por la intensidad de los mismos.

- A-Yao, A-Ling deje de mirar de esa manera poco cortes – interrumpió Xuan Yu al notar que su “Salvador” era intimidado por las miradas de parte de ambos miembros del Clan Jin
 

- Y pido de manera educada que ChiFeng – Zun deje de reírse o me veré en la obligación de hacerlo callar – demando con una seriedad que impresiono no solo al mayor de los cuatro varones, si no que fue un shock tremendo para GuangYao al saber que esto se debió por las miradas que iban dirigidas a Lan XiChen
 

- No era nuestra intención – GuanYao fue el primero en hablar – solo que tanto para mi como para Jin Ling fue algo sorprendente que al ver a ZeWu – Jun te lanzaras a sus brazos – resolvió, aun sorprendido por las acciones de la menor
 

- Yo… bueno… yo…
 

- Ni lo menciones – interrumpida por un Jin Ling furioso, molesto y celoso que miraba al primer Jade de Gusu con recelo – de todas las tonterías que has hecho, creo que esta es la que por demás se lleva el primer lugar
 

- ¡ESO NO ES VERDAD! – exclamo un tanto avergonzada y con las mejillas tornándose rojas por lo mismo
 

- ¿A no? – reto el joven de vestiduras amarillas
 

- A-Ling – gimoteo la joven que parecía que en cualquier momento se echaría a llorar
 

- Creo que ya es suficiente – intervino Lan XiChen, que hasta el momento había permanecido mirando la situación, y bueno, mantenía a la joven firmemente garrada por la cintura – la joven dama Jin ya entendió sus errores y por ende ya no debería ser amonestada, además de que lo sucedido fue un mal entendido.
 

- Si, un mal entendido – mascullaron los otros tres que, rememoraban lo sucedido minutos atrás.
 

Flas Back

-  Bueno, la doncella que llamo tanto la atención es… mi hermana – menciono finalmente GuangYao, mirando a sus similares que no lograron ocultar su sorpresa, cosa que el de baja estatura aprovecho para ir en rescate de la más pequeña del Clan Jin.

A pasos apresurados Jin GuanYao llego a la altura de su único sobrino, el mismo que intentaba por todos los medios de calmar a un muy “entusiasmado” Fairy, el cual no dejaba de ladrar con fuerza en dirección al árbol que tenía en frente y que además entre sus ramas una muy asustada Xuan Yu, intentaba resguardarse.
 

El primero en tomar la palabra, como siempre fue el mayor de los ahí presentes, aunque esta era dirigida hacia su pequeña.

- A-Yu, pequeña, tranquila, mira ya estoy aquí – pidió con una dulce voz, una que le fue desconocida a los adultos que llegaron en aquel preciso instante; y que habían despertado de su trance hacia solo segundos atrás
 

- A-Yu – esta vez la voz de Jin Ling, fue la que se hizo escuchar en el patio – el tío GuangYao, se encuentra aquí, por favor baja

Pero pese a la súplica de ambos miembros de su familia la joven se mantenía firmemente aferrada a la rama del árbol, que parecía en aquel momento su salvavidas, para ese momento el ladrido del único animalito presente, había secado y este solo gemía de manera lastimera, algo que preocupo a su joven dueño, mismo que con una indicación, al fin logro convencerle de retirarse del sitio, acatando casi instantánea su orden.

Todos parecían esperar a que la jovencita de vestiduras blancas bajara, de esa rama, pero al no ser este el caso, Jin GuangYao decidió caminar hacia ella y como cuando era una niña pequeña, cargarla entre sus brazos y entre suaves caricias a sus cabellos, le cantaría una que otra canción para así tranquilizar su agitado ser; pero en esta ocasión, por mas que insistió a su niña hermosa, nada surtió efecto y cuando estaba a punto de mandar a llamar a Madam Jin, su hermano jurado se ofreció a ayudar.

- A-Yao, déjame intervenir en este asunto, tal vez pueda ser de ayuda – El mayor de los Lan pidió, con aquella sonrisa tan característica suya; y un no muy convencido Jin GuangYao aceptaba, regresando unos cuantos pasos atrás y observar junto a un Jin Ling asombrado y a un Nie Ming Yue aturdido
 

- Disculpe, Señorita Jin, podría por favor bajar de aquella rama – en ese preciso momento Jin Xuan Yu dejo de cerrar los ojos y girar la cabeza en dirección a la voz que la llamaba, conectando así, con el portal de su alma, dándole una hermosa bienvenida e invitaban a perderse en ella, porque lejos de alejarlo aquellas lagrimas provocaron que elevara los brazos, como si esperara que ella cayera ahí, poco le falto a tío y sobrino correr al notar las intenciones de la menor, solo basto con que el primer jade de Gusu dijera un suave – ven – y ella con una sonrisa salto a los brazos de aquel hombre de vestiduras blancas.



Nanny

#588 en Fanfic
#2330 en Fantasía
#501 en Magia

En el texto hay: mdzs, reencarnación, amor y dolor

Editado: 17.11.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar