Una vez más

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 2: ¡THE BLUE WOLF TIENE UN NUEVO BATERISTA!

 

Dos días pasaron del problema con Oliver, sólo dos días. Para los chicos y para mí, se sintieron demasiado pesados, e interminables.

Por suerte ya no hay títulos crueles y juzgando a la banda, ni tampoco hay notas criticando sin conocimiento de la verdadera causa.

Como representante, pude defender su lugar y limpiar su mala reputación instalada por el problema de Oliver. Los chicos, como miembros de la banda y amigos, mantuvieron con firmeza, tranquilidad y seguridad su lugar. Y los fans, con todo su amor y apoyo, no los abandonaron en ningún momento, y eso sirvió mucho para que los chicos no se envuelvan en la rabia, y pierdan la batalla contra la prensa.

Del tema se sigue hablando, pero ya no está The blue wolf de por medio. En las noticias hablan de Oliver como ex miembro de la banda, pero por suerte ya no meten a todos en la misma y sucia bolsa que el ex baterista.

Y en cuanto a la elección del nuevo integrante, los chicos se encuentran realizando un casting en un pequeño teatro del pueblo. Así que mientras estudian y discuten los distintos talentos que se presentaron,  me encargo de reorganizar la agenda.

Me encuentro en el estudio de grabación con James, el productor. Ambos tenemos la agenda demasiado atareada, y hay que ir descartando tareas.

—¿En verdad crees que todo estará bien para la fecha? —me pregunta tras un suspiro de cansancio. James tiene que viajar a todos los lugares donde los chicos van a tocar, y tratar todo lo necesario.

Nuestro primer destino es Florida, y justamente mañana tiene que viajar  hacia allí para tener una reunión con el personal del estadio.

—Ya todo está encaminado a estar bien, no te preocupes.

—¿Y si no consiguen un baterista? —en cuanto mis ojos se fijan en él, enarca una ceja y espera de manera impaciente por mi respuesta.

—Lo van a conseguir.

—¿Y si no pasa?

Suspiro y juego nerviosa con el bolígrafo negro. Vale, sé que es un tema un tanto difícil de tratar, porque puede que ningún baterista esté a la altura de lo que quieren los chicos. Pero en estos momentos lo que menos quiero es negatividad.

—Se presentarán sin baterista, cambiaremos el recital a un acústico, no lo sé —me encojo de hombros y cierro los ojos.

La idea de un recital acústico no es mala, de hecho, no lo había pensado hasta ahora. Pero necesitamos de un buen baterista.

Mi celular comienza a vibrar sobre la mesa, y cuando observo la pantalla, veo que Austin me está llamando.

Sólo espero que sean buenas noticias, sino tendremos que acomodarnos en base a lo que pase. Cancelar las presentaciones no me parece ni es una buena opción.

—Dime algo bueno —digo al contestar.

—¡Tenemos baterista, Naoms!

—¿Qué?

Mi semblante se suaviza y James parece percibir esto, ya que me ruega que ponga el altavoz.

—¡Lo que escuchaste, tenemos un nuevo baterista! Tienes que conocerlo, el tipo es genial.

Una sonrisa se dibuja en mi rostro, y se contagia en James, quien le sigue la conversación a Austin.

Que se prepare el mundo, porque The Blue Wolf ¡va con todo!

Con James nos dirigimos hacia el teatro donde se encuentran los chicos, y en el trayecto, veo que Owen subió una foto a su Instagram.

Es la fotografía de una batería con el lobo azul que caracteriza a la banda.

 

Entre tanto lío, tenemos una buena noticia

 

Es lo que dice en el pie de la foto. Doy click a los comentarios, y veo a los fans eufóricos por saber. Hay alguno que otro usuario dejando palabras con malas energías, aunque bueno, de eso nunca se puede zafar. Pero me alegra ver que es más la gente ansiosa y feliz.

Llegamos al teatro, y nos sentimos tan ansiosos que no tardamos en entrar para llegar a donde están todos.

—¡Buenas, buenas! —saluda James, yo me encuentro caminando detrás de él.

Los chicos dejan de tomarse fotos con el nuevo integrante, y dejan también de reír con alegría. Aunque esa emoción no deja de verse plasmada en la enorme sonrisa que llevan.

Subimos al escenario, y finalmente vemos al nuevo baterista. Se trata de un chico alto, de cabello corto, oscuro y con ondas. Lleva una barba de pocos días sobre su piel trigueña, y luce unos cuantos tatuajes en su brazo derecho.

—Chicos, les presento a Rhett —habla Austin con entusiasmo— Es una maldita bestia en la batería.

Rhett se ríe y niega con la cabeza.

—No lo creo, sólo me sé defender… supongo —encoge sus hombros, y luego sus ojos marrones se posan en los míos.

—Si ellos te eligieron es porque de verdad eres una maldita bestia —le digo, y sonríe. No deja de mirarme, y la verdad es que tiene una mirada un poco intimidante. Creo que mi rostro no tarda en sentir ardor — Bien, soy Naomi, la representante.

Extiendo mi brazo y espero por el suyo. Cuando lo hace, nos damos un estrechón de manos.

—Mi jefa.

Ladeo con la cabeza.

—Algo así.

Observo la manera en que sostiene mi mano, y en como ninguno suelta al otro.

—Y yo soy James —finalmente Rhett me suelta para estrechar su mano con James.



Maggmon

#13063 en Novela romántica

En el texto hay: amor, dolor, volver a amar

Editado: 13.02.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar