Una vez más

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 4: LOS 26 QUE SCOTT NO LLEGÓ A CUMPLIR.


 

Últimamente, y gracias a la terapia, son dos los momentos que me cuesta demasiado estar en el departamento donde viví con Scott unos seis meses antes de su asesinato. Cuando no visitaba a la doctora Wilson, no podía conciliar el sueño y me costaba mucho estar encerrada en estas paredes.

La primer fecha es ese maldito y horrible día. El otro acontecimiento, es el día de su cumpleaños. Y hoy hubiese sido el mismo, hoy estaría cumpliendo veintiséis años.

Estoy en la sala, viendo las fotos del cumpleaños número veinticinco. Recuerdo que esa mañana lo sorprendí con un desayuno en la cama. Café, una mini torta de cumpleaños de chocolate,  una porción cheesecake, su torta favorita. Globos inflados con helio, y una carta de casi cinco hojas donde explaye mi amor por él, mis buenos deseos, mis consejos, y un cariño que prometía ser interminable.

Esa mañana desayunamos juntos mientras mirábamos un capítulo de nuestra serie favorita, Friends. Reímos como si nunca hubiésemos visto los chistes de Chandler, y las locuras de Phoebe. Ella su personaje favorito, Chandler el mío.

Luego almorzamos y pasamos el día con su familia, y mi padre. Para luego volver a nuestro departamento y hacer el amor como nunca antes.

Hacer el amor…

Si me concentro lo suficiente, realmente pareciera que aún siento sus caricias, aún saboreo el sabor de sus labios y recuerdo la increíble experiencia de llegar al orgasmo. Suspiro profundamente, y ese momento se evapora, se pierde en mi mente para volver en otro momento.

Mi celular comienza a sonar en la mesa de café, junto a la caja llena de fotos que tengo con Scott. Hace rato viene sonando, y lo ignoro por completo.

Vuelve a sonar, pero esta vez no se trata de la llegada de otro mensaje, sino que es una llamada. Observo la pantalla, y veo que es Austin. No puedo dejar a la banda de lado, no cuando más me necesitan. Incluso, creo que me haría muy bien pasar mi tiempo con ellos, y no pensar tanto en la fecha.

—Austin.

—Hey… —suspira y se queda en silencio. De fondo se escucha a los chicos riendo— ¿Estás bien?

Austin sabe que día es hoy. Sabe más de Scott que Owen y Lucas, ya que con él he hablado más de todo. Hasta creo que hablé más con Austin que con la doctora Wilson.

—Sólo estoy.

—Naoms..

—Descuida, creo que necesito despejarme ¿puedo ir a verlos?

—Justamente por eso llamaba. Estás oficialmente invitada a escuchar el ensayo.

Sonrío.

—Y me imagino que están más que listos, han pasado cinco días de la última vez que supe de ustedes. Y se supone que la duda hay que dejarle a las fans, no a quien los representa.

Larga una risita, y vuelvo a sonreír.

—Sólo queríamos prepararnos bien.

—Y no me querían presente en sus peleas.

—Exacto ¿te esperamos?

—Por supuesto, en un rato estoy allí.

—Perfecto. Y… ¿Naoms?

—¿Si?

—¿Quieres que te acompañe o acompañemos al cementerio? —suspiro y no contesto. Sin embargo, Austin espera. Hasta que nota la evidencia de que nada voy a decir— Sólo piénsalo.

—Está bien ¿quieren pizza? —cambio de tema.

—¡Por favor! ¡Hey, Naoms traerá pizza! —le grita a los chicos.

—¿Y la cerveza también? —me río al escuchar a Lucas.

—¡Yo quiero de anchoas! —agrega Owen.

—¿Pizza de anchoas? ¿Qué sucede contigo, hombre? —reconozco la voz de Rhett y todos se ríen —Yo voy por la clásica.

—En cuanto a mí, ya sabes, amiga —habla Austin.

—Pizza de pepperoni.

Sonrío ante las siguientes risas y bromas de los chicos. Me despido de Austin, y me dirijo hacia el baño. Necesito una ducha caliente antes de salir.

Una vez lista, cojo todo lo necesario para mi día y salgo del departamento. En el ascensor, leo los mensajes que me fueron enviando desde que el día comenzó.

 

AUSTIN

 

Sé que es un día difícil, pero no estás sola. Te esperamos en el ensayo?


 

SKY

 

Paso a verte hoy a la noche, vamos a cenar juntas. Prepararé pollo con papas y salsa blanca, como tanto te gusta. No, no estoy preguntando.

 

PAPÁ

 

Hola, cariño. Cómo estás? Necesitas algo? Dime que aquí estoy.


 

ELENA

Buenos días, Naomi. Hoy es el peor día para ambas, pero si necesitas afrontar esto con alguien, no dudes en contar conmigo y con Peter.


 

A la primera que le respondo es a la mamá de Scott, Elena. Ella y Peter siempre han sido muy buenos conmigo, desde el primer día en que me conocieron. Les tengo mucho cariño, realmente los quiero mucho.

Y creo que, de todos los que me escribieron y sé que están, a quienes más tengo que ver es a ellos. Lo necesitan mucho.

Así que una vez que le envío mi respuesta, le mando un mensaje a Austin diciendo que haré una parada previa al teatro. Luego le respondo a Sky y a papá.



Maggmon

#12975 en Novela romántica

En el texto hay: amor, dolor, volver a amar

Editado: 13.02.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar