Unconditional Love

Tamaño de fuente: - +

Capítulo LVII

Narra Ariana

 — Harry— voltea su cabeza para mirarme— ¿Están tus papás?

— si supongo ¿Por qué?

— no les molestará que haya venido — niega.

—claro que no, le caes muy bien — abre la puerta y me deja entrar primero — no te preocupes, ellos están ocupados haciendo sus cosas— entra y cierra la puerta. Vamos hacia la sala.

—bueno.

—¿Qué quieres hacer?

— no lo sé, lo que tú quieras está bien.

— podríamos hacer muchas cosas pero no creo que tu quieras—enarca una de sus cejas.

—pervertido.

— yo no dije nada.

—tu cara lo dice todo— suelta una carcajada — no me causa risa — le saco la lengua—entonces ¿qué vamos hacer?

— espérame en mi habitación, iré a ver si están mis padres —asiento.

Salgo de la sala, subo las escaleras y entro a la habitación, me siento en la cama. 

Miro mi celular, tengo varias llamadas perdidas y mensajes de mi padre.

Me acuesto boca arriba en la cama y pierdo la noción del tiempo mirando hacia el techo.

—¿Qué haces?

—pensando— sigo mirando hacia el techo — te demoraste mucho, pensé que no ibas a venir nunca has demorado como más de media ho... — volteó a verlo y me encontró a un Harry solamente con una toalla rodeada en su cintura. Me pongo boca abajo y me quedo mirándolo.

—pervertida — busca en el armario algo para ponerse.

—¿Qué ? ¿ Yo?— me hago desentendida.

— siento que me comes con tu mirada — se voltea para mirarme.

— no...clar...co...mo— me pongo nervioso, desvío mi mirada de su cuerpo y me sonrojo.

Él sabe como intimidarme. ¡Lo odio!

— no lo niegues— me siento arrodillada sobre la cama — te gusta lo que ves — se acerca a mi y alzo mis hombros.

— puedes ponerte algo encima — sonríe. Tan solo nos separa el borde de la cama— ¿Te intimido?

— no nada que ver, pero puede venir alguien y si te ve así — lo señalo — interpretarán mal las cosas y no quiero eso.

Me toma de los hombros y me hace levantar quedando de rodillas en la cama, acerca su rostro hacia el mío.

—no te creó —pongo mis manos alrededor de su cuello y él en mi cintura apegandome a su cuerpo sin dejar espacio alguno.

—la verdad hermano.... — lo molesto. Nunca dejare de molestarlo con lo que le dijo a Tyler.

— ¿Hermano? — asiento y sonrió con inocencia. Él alza unas de sus cejas y me mira con picardía — no dirás eso después de esto — lo miro sin comprender .

No me da tiempo de preguntar porque el estampa sus labios con los míos y  una onda de energía recorre todo mi cuerpo acumulando una sensación de cosquilleo en mi vientre.

Cierro mis ojos y muevo mis labios al compás con los de él que se amoldan muy bien, el beso es lento pero luego se torna más explorador y provocativo, para profundizar el beso su lengua pide permiso para entrar a mi boca, nuestras lenguas se juntan y juegan entre sí.  Mi agarré en su nuca se vuelve más fuerte y él con una de sus manos acaricia mi espalda, luego su mano se posa en mi mejilla acercándome más a él, toma entre sus dientes mi labio inferior y tira un poco de el. Suelto un pequeño gemido. Nos seguimos besando sin querer apartarnos.

Alguien carraspea y mis ojos se abren rápidamente agrandándose, nos dejamos de besar y volteamos nuestras cabeza hacia la puerta.

— siento por interrumpir su momento —dice la mamá de Harry con una risita.

Me separo de él y me paro en el suelo. ¿Por qué no me di cuenta que la puerta estaba abierta?

— ¿Qué sucede mamá? — dice Harry muy relajante y se acerca a ella.

— venía ver si necesitaban algo, y vaya sorpresa encuentro a mi hijo  casi desnudo— me sonríe y mis mejillas están más roja que un tomate. Qué momento más embarazoso.

— ¿Cómo se encuentra señora? Un gusto volverla a ver — me acerco a ella y me da un beso en la mejilla — disculpe por lo que vio.

—no te preocupes cariño, todo está bien y me alegra que hayas venido a visitarnos — me vuelve a sonreír — bueno, los dejo para sigan haciendo lo suyo— nos mira — ah eso sí usen condón porque no quiero ser abuela todavía.

— ¡mamá! Qué hables de esto delante de una chica es muy vergonzoso, bueno mamá hasta mañana— la empuja para que salga.

— hasta mañana hijo — le da un beso en la cabeza — descansen — y se va. Harry cierra la puerta.

— te dije que te pusieras ropa— me siento de nuevo en la cama.

— ¿En que estábamos?

— en nada ¿Ahora que pensará tu mamá de mi?

— olvida eso, ya te dije le caes muy bien — me hace pararme — olvídalo — hago un puchero.



Latp-Analía

Editado: 18.03.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar