Unconditional Love

Tamaño de fuente: - +

Capitulo XI

Narra Ariana

Me pongo un vestido color melón con un cinturón negro, una chaqueta y botines negro. Luego me ondulo las puntas del cabello.

Termino de arreglarme, bajo las escaleras y voy al comedor.

—buenos días—deposito un beso en su mejilla y me mira.

— estas hermosa —se asombra—¿cómo así te vestiste así?

— seguí un consejo de Sophie — le sonrió y me siento a desayunar.

—fue un buen consejo—asiento.

— y ¿cómo te fue con tu familia?

— muy bien y a ti ¿cómo te fue?

— tenía un poco de malestar, pero nada grave— asiente.

—¿cocinaste?

— no.

—entonces, ¿por qué falta cosas en lacena?— mis ojos se agrandan.

— si cocine, se me habia olvidado—asiente no muy convencida.

Es la menos indica de decirle que Harry estuvo aquí porque me dará una larga charla sobre que está mal entrar a muchachos a la casa cuando me quedo sola.

—bueno nana...ya me voy—me levanto de la mesa.

—cuidate mi niña —deposita un beso en mi cabeza .

Salgo de la casa y decido ir caminando porque aún queda algo de tiempo.


-----

La primera materia del día es química y hoy nos asignaran parejas para el laboratorio.

—hola Ari— dice Sophie sentándose a mi lado.

—hola Sophie y ¿Jenny ?

—no va estar porque tiene entrenamiento—asiento— wuo ese vestido se te ve increíble, seguiste mi consejo—le sonrió.

— estudiantes tomen asiento en sus respectivos puestos— dice el profesor — hoy les asignare su compañero de trabajo y  déjenme decirle que no hay cambios.

El profesor empieza con Jenny y le toca a Madelyn, esto no le va a gustar para nada y continúa nombrando, a Sophie le toca Jordán, a Nicolás con una chica que desconozco su nombre pero sé que está obsesionado con él, algunos alumnos dicen que ella tiene un altar con fotografías de Nick. Pobre de él. 
Mi conclusión nadie debería ser acosado, esa chica es una maniática.

— la señorita Miller con el señor Smith—siento que deje de respirar

No puede ser, díganme que estoy soñando, no quería que me tocará con él, me saca de quicio. Tal vez estoy exagerando, no ha de ser tan malo, además pase el fin de semana con él y fue agradable.

El timbre suena y el profesor sale del salón seguido de los estudiantes. Me dirijo al salón de matemáticas ya que es mi siguiente materia.

— buenos días estudiantes— dice el director y nos paramos para saludarlo — les tengo una buena noticia — nos sentamos de nuevo — el profesor Andrés no va poder venir porque ha tenido una emergencia — nos mira — por lo tanto tienen la hora libre, pueden salir al patio pero no hagan nada desapropiado —el director sale del salón.

—tengo que ir al baño — dice Sophie.

—yo a mi casillero.

—los vemos en el gimnasio— asiento.

Camino hacia mi casillero y me encuentro a un Harry rodeado de chicas que babean por él como siempre. Abro el casillero, dejo mis libro y vuelvo a cerrarlo. Cruzo de nuevo por donde esta él y alguien agarra mi brazo.

—me alegra que estés mejor pequeña— su mirada recorre todo mi cuerpo —wuo te ves hermosa.

—gracias—digo algo incómoda —me tengo que ir — se acerca hacia mi — te pue...des...ale...jar —tartamudeo.

—¿te pongo nerviosa?— me coje de la cintura.

—no pero quiero que me sueltes— su dedo índice toca mi nariz.

—¿a dónde vas?

— eso a tí no te importa —lo miro con impaciencia — porque siempre me tengo que topar contigo— digo fastidiada.

—soy irresistible — dice con ego — que suerte que nos tocó ser pareja en laboratorio — lo miro con desagrado.

— para mí no es suerte — lo sigo mirando — me puedes soltar que tengo que ir al gimnasio — me suelta.

Caminamos y pasamos por donde las chicas que babean por él

— nos vemos luego dulzuras — le guiña un ojo y ellas suspiran.

—tienes un gran grupo de fans.

—soy muy popular.

— odio tu lado engreido— suelta una risita— mejor dime ¿sabes hacer experimentos?

—por supuesto— lo miro mientras camina a mi lado— pero experimento que explotan y otros que salen humo — lo miro con horror.

— me tomas el pelo, ¿verdad?

— no, enserio te estoy diciendo — me mira—  es muy divertido, podemos intentar hacer uno para así que nos dejen la hora libre.

— claro que no— lo miro horrorizada 
—no pienso sacar una pésima nota por tu culpa.

—que gruñona y aburrida.

— no lo soy.

— si lo eres pero igualmente sigues siendo hermosa.

Me quedo ahí paralizada y siento como mis mejillas comienzan arder, eso significa que he de estar roja como un tomate



Latp-Analía

Editado: 18.03.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar