vals de una mariposa

Tamaño de fuente: - +

14

... su canto fuertemente me hizo brillar, pero sus lágrimas apagaban esa luz singular...

 

Cuando te vi.

Me canse de mirarte y verte llorar...

Me canse de sufrir cada vez que un paso das...

Nuestras vidas están enlazadas por una promesa, y no siempre lo que pides te llega como lo deseas.

Pasaron más de doscientos años, para que una pizca de tu alegría me diera la fuerza que necesito y así poder estar un último instante a tu lado.

Y te veo...

Claro que te veo...

Y lo que veo no es lo que desee ver...

Tú ser ya no es lo que recordaba, aunque vea esa alegría que tanto añoraba.

Mi corazón sabe que ya iluminas a otra parte, solo falta que te des cuenta y te marches a su lado.

Te veo...

Aunque siempre te vi, en tus mejores y malos momentos. Siempre estuve ahí.

Siempre mi luz te acompaño...

Siempre fui yo quien te iluminó, hasta el punto en donde tu sonrisa, tristezas, alegrías pueden llenar a una vida, y a pesar de que esa vida no será la mía, soy feliz de verte nuevamente vida mía.

Verte sonreír es lo que siempre desee...

Finalmente soy solo una simple estrella, un lucero que se desvanece al cumplir sus promesas.

Solo en aquel firmamento veo mi obra cumplida...

Ahora te queda a ti mi pequeña mariposa bailar ese grandioso vals de amor y volar tan alto como lo deseas...

Sin alas...

Solo siendo tú...

Solo siendo una parte de mí...

Solo siendo por los dos...



Lynn Puello

#1207 en Fantasía
#1571 en Otros
#534 en Relatos cortos

En el texto hay: poemas, hadas y fantasia, estrellas

Editado: 18.04.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar