Vampire Killer: El Duelo final

Tamaño de fuente: - +

Una derrota incontestable (Capítulo 7)

UNA DERROTA INCONTESTABLE (CAPÍTULO 7)

 

Damien abrió los ojos y se vio en el suelo, empezó a notar algo raro en él, se sentía extraño, entonces recordó que Ethan era el mismísimo Ra en persona, y que le había hecho beber un brebaje extraño y advertido que podía morir pero que si vivía sería un nuevo ser dejaría de ser un humano.

 

Tampoco sería un vampiro, ni un brujo sería un nuevo ser más poderoso que ellos , sería un demonio. Se fijó que la ciudad estaba en llamas y comenzó a sonreír.

 

 

El mundo estaba en caos en los diferentes lugares y simultáneamente habían batallas, los brujos oscuros del "Ojo" y otros vampiros que habían hecho unión con Ra entre ellos el desaparecido miembro africano Daren Okoye que después de la derrota de Johan se ocultó en su país natal dentro del desierto. Luego de la extinción de los Excluidos Rose y él unieron fuerzas en secreto.

Daren prepararía un ejército de vampiros que ayudaría a Rose para someter a la raza humana, los vampiros rebeldes y acabar con las brujas y a cambio ella le daría el gran trono del rey de los vampiros.

 

 

Deseo que siempre había querido por encima de todo, ahora los nuevos líderes vampíricos habían sido derrotados y el ejército de Okoye se dirigía implacable al gran castillo donde viví el rey Andrei.

 

 

Al mismo tiempo Leo estaba utilizando el 100% de su capacidad y fuerza como tiempo atrás cuando se enfrentó a Johan. Era la segunda vez que utilizaba todo su potencial la primera vez casi pierde la vida, pero Nadie le recuperó.

 

 

Pero la muerte de su amada Jessica, era demasiado para él y sabía que contra un rival como ese temible hombre al que se enfrentaba tendría que dar todo de sí para derrotarlo aunque le costara la vida.

 

 

Ra lo observaba todo con una media sonrisa, mientras la mirada de Leo se clavaba como si fuera un puñal, entonces se lanzó sobre su rival con toda la velocidad que le permitía el cuerpo y comenzó a atacar.

 Lamentablemente para él no era suficientemente rápido y una vez más su enemigo evitaba todos los ataques con gran facilidad, incluso se burlaba de él luciendo una sonrisa maléfica.

 

-¿Cómo es posible?. ¿Incluso utilizando el 100% no consigo ni rozarle?.- se decía a si mismo totalmente asombrado.

-¿Ya está?. ¿Ese es todo tu poder?. ¿Ese es el poder del Vampire Killer actual?. ¡Que lamentable!. ¡Aun no comprendo como mi hija se fijó en ti!. - se puso detrás de él y le susurraba al oído.

-¡Cállate!- gritó

 

 

El chico siguió atacando pero los ataques ni siquiera le rozaban, en ese momento Ra fue quien golpeó esta vez, con un leve golpe en las rodillas de Leo este cayó al suelo y quedó arrodillado.

 

-¡Así me gusta que te arrodilles ante tu señor!- dijo divertido

- ¡Maldito!- gritó mientras saltaba contra su rival que desapareció de su vista.

 

 

Inmediatamente Ra apareció detrás y está vez le golpeó con gran fuerza por la espalda, originando un gran dolor al chico, que cayó al suelo, pero se levantó enseguida y volvió atacar esta vez el puñetazo le dio en la cara a su enemigo pero fue el propio Leo al golpear en la cara del malévolo Ra quien sintió un dolor increíble en su mano.

 

 

El rostro del padre de Jessica era tan duro como una roca, incluso muchísimo más, el ex agente de la CIA se cogía el brazo del dolor.

 

-¡Lo siento chico, soy superior a ti en todos los aspectos!. ¡Tú derrota es inevitable!

 

 

De repente Daniel y Leticia con las pocas fuerzas que atesoraban, lanzaron dos bolas de energía blanca sobre el enemigo, pero este levantó su mano y los dos ataques quedaron suspendidos en el aire.

 

 

Para inmediatamente lanzárlos sobre ellos mismos y originar una gran explosión que sacudió el lugar. Leo se quedó totalmente sorprendido al ver que la joven pareja estaba en el suelo totalmente derrotada, tenían heridas por todo su cuerpo, él tenía quemadas las piernas y ella tenía abundante sangre sobre sus ojos.

 

 

Entonces Ra sintió algo extraño vio a su vieja compañera Samantha estaba rodeada de una energía violeta, enseguida el hombre se giró asustado.

 

-¿Qué pretendes Samantha!- gritó enfurecido

- ¡Se muy bien a que has venido!. ¡Y porque me has dejado viva!. ¡Ya que no puedo salvar este mundo! ¡Al menos voy a destruir tu sueño!. ¡Como tu destruiste el mío!- lloraba desconsolada la joven.

-¡No!, ¡No lo permitiré!- enrabietado intentó moverse pero Leo apareció delante de él. 

 

 



Sentenzia

Editado: 22.10.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar