Vampire Killer: El Duelo final

Tamaño de fuente: - +

Tocar Fondo (Capítulo 11)

TOCAR FONDO (CAPÍTULO 11)

 

Nadie con su poder transportó a Gabriel a una gran montaña nevada, apenas había civilización, lo que si podía notar es que habían animales salvajes sueltos.

 

-¡Bonito lugar para vivir!- dijo sarcásticamente el vampiro

- Ya no puedo acompañarte más. De ahora en adelante tienes que ir tu solo, lo encontraras detrás de esa montaña.- explicó el hombre imponente mientras se quitaba la nieve de su sombrero de cowboy.

-¿Tú no vienes?

- Ya me dejó muy claro que no quería verme.

- ¡No te preocupes!. ¡Yo lo traeré aunque sea arrastras!.

- Yo mientras entrenaré a los demás, tienen que hacerse más fuertes para lo que está por llegar.

- ¡Cuida de mi hermana!.

 

 

El hombre desapareció y el joven español se quedó solo, mientras Gabriel comenzó a andar para cualquier persona ese lugar sería una pesadilla pero él al ser un no muerto no tenía ningún problema con el frío.

 

 

En poco tiempo llegó a una cabaña de madera, estaba llena de agujeros allí se fijó que habían varias botellas de bebida rotas, cuando entró pudo notar un olor a pestilencia debido a que sus sentidos eran mucho más agudos que un humano corriente, y se fijó que en la oscuridad había una figura sentada en una mecedora.

 

 

Entonces el chico encendió las luces y pudo ver claramente a Leo en un aspecto cochambroso, con la ropa sucia y barba, ni se inmutó al ver la luz, tenía la mirada perdida. Físicamente estaba allí pero su mente estaba en otro lugar.

 

 

De repente empezó hablar solo se disculpaba de no haber podido salvar a su hermano Vincent y al amor de su vida Jessica. Era como si realmente se comunicara con ellos, seguramente veía los fantasmas de sus seres queridos.

 

 

Las lágrimas corrían por la cara del Vampire Killer, había tocado fondo mientras no paraba de repetir que ya no le quedaba nada.

 

-¡En lugar de auto compadecerte lucha!.- cortó el vampiro

- ¡Lárgate!- dijo en un tono seco.

- Sé lo que estás pasando, primero fue mi padre y luego mí familia me volví completamente loco e hice cosas terribles. Un día conocí a una chica que hizo replantearme todo lo que había hecho y también me fue arrebatada. Y reconozco que recaí otra vez en hacer las cosas mal, pero ella ya me había cambiado.

- ...- Leo no hablaba, escuchaba la conversación

- No voy a negar que te odié, ¡quería acabar con él con mis propias manos!, pero lo hiciste tú. Todos hablaban del gran Vampire Killer aquel que salvó al mundo, en cualquier lugar del mundo. En mi busca de traer de vuelta a Elena, todos hablaban de Leo. ¡Tú todo el amor de tu vida, el respeto de todos!. ¡Yo no tenía nada!

 

- ¡Eso ya no importa!. ¡Ya no tengo nada!- dijo el chico totalmente derrotado

- Una vez tuve una conversación con Elena, en la que hablamos de que yo no era ningún héroe y ella me contestó que tal vez si que lo era, yo me lo tomé a broma y le dije que no. ¡Pero en mi viaje a otro lugar he comprendido que ser un héroe es luchar por proteger a la gente a la que quieres. ¡Necesito tú ayuda!. ¡Quiero ser un héroe!

- ¡Busca a otro!. A mí ya no me importa nada- movió la mano para que se marchara

- Elena dio su vida para proteger a los humanos y para salvar a sus seres queridos. ¡Tienes que ayudarme!. ¡Odio reconocerlo pero está vez solo no puedo hacer nada!. ¡Necesito tú ayuda!. ¡Por favor!.

- Lo siento por ti- giró la cabeza y dejo de mirar a Gabriel.

 

 

Ese acto hizo enfadar a Gabriel, sus ojos cambiaron de color volviéndose rojizos como el infierno, mientras sus colmillos empezaban a emerger y sus venas se hinchaban.

 

-¡He intentado hacerlo por las buenas!. ¡Pero no me dejas otra opción!. ¡Lo haremos a las malas!- gritó

 

 

Gabriel cogió a Leo y comenzó a zarandearlo, mientras intentaba que reaccionara pero el ex agente de la CIA seguía con la mirada perdida, no hacía caso a lo que el español le decía.

 

-¡Ella luchó por el bien toda su vida!

- ¡Y ahora está muerta! ¿De que sirve?. Lo mejor habría sido no hacer nada. - contestó cortando lo que estaba diciendo el vampiro

- ¿Me estás diciendo que todo lo que ella creía no es nada?. ¿Cómo te atreves?- estaba realmente enfurecido

 

 

El joven golpeó a Leo en la cara pero este no se inmutó, por lo que una lluvia de golpes empezó.

 

-¡Creía que podía luchar contra el destino!. ¡Pero me equivoqué!- Leo estaba realmente abatido mientras de su nariz goteaba sangre.

- ¿De qué hablas?- Gabriel

-¡Pensé que Nadie me había salvado por un acto desinteresado, pero luego me contó la verdad!. Me salvó porque él había visto lo que ocurriría en el futuro. ¡Y aun así no me dijo nada!. ¡Quizás si lo hubiera sabido ella estaría viva!.



Sentenzia

Editado: 22.10.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar