Vampire Killer: El Duelo final

Tamaño de fuente: - +

Oscuras intenciones (Capítulo 14)

OSCURAS INTENCIONES (CAPÍTULO 14)

 

El discurso de Ra había terminado y la gente se empezaba a retirar, Rose se tocaba los años y bostezaba mientras se dirigía al interior del castillo pero antes que entrara Damien se puso detrás de ella y le habló.

 

-¡Dime Rose!. ¿No te aburre las tonterías de nuestro señor?- dijo en tono burlón.

- ¡No ha estado interesante!- contestó ella.

- Y por eso eres la única que no ha vitoreado, ni aplaudido a Ra incluyéndome a mí. ¡Sé que piensas igual que yo!. ¡Estás preparando algo!. En el tiempo que he estado contigo he conseguido analizarte.

- ¿Así?. ¿Y qué piensas?.

- Pienso que pretendes hacer algo en contra de nuestro queridísimo creador. ¡Pienso que estás planeando algo, tú no eres el tipo de mujer convencional y por eso me gustas!. ¿No me digas que no te ha decepcionado el objetivo del todopoderoso Ra?. ¿Crear un nuevo mundo?. Yo creo que se pueden hacer cosas más interesantes?. ¿No crees?.

-¡Vaya!. ¡Olvidaba que fuiste un agente de la CIA!.

- ¡No fui un agente!. ¡Fui el mejor agente!. ¡Así que si estás preparando algo cuenta conmigo!.

- ¡De acuerdo! si intento algo no dudare en llamarte. ¡Y ahora si me permites quiero descansar!. - comenzó a estirar los brazos

 

 

En lo alto de la fortaleza en su trono Ra estaba hablando con el que se había convertido en su mano derecha Keith que le avisaba una vez más lo peligroso que era tener alguien como Damien en su familia.

 

-¡Mi señor, es un error Damien es una serpiente, aprovechará cualquier momento de flaqueza para preparar algún plan!- dijo preocupado.

- No te preocupes, no es rival para mí. ¡No hay nadie que lo sea!. Como te dije si intentará cualquier movimiento extraño te prometo que tu mismo tendrías mí aprobación para acabar con él!.

- ¡Maestro no debería subestimarlo!.

- ¿Insinúas que me equivoco?- lo miró fijamente

- ¡No lo hago por ti!- Keith alertado intentó suavizar su opinión

- ¡Como dije no es rival para mí!. ¡Nadie salvó al Vampire Killer! ¿Y me ves preocupado?.

- ¡Pensaba que estaba muerto!. – exclamó sorprendido.

- ¡No!. Consiguió curarlo antes que su corazón dejara de latir. Y como ves no estoy nada nervioso después de ver el poco poder que tiene el Vampire Killer de esta generación, por mucho que entrene nunca podrá ni siquiera rozarme.

- ¿Y si está vivo porque no acabas con él?.

- ¡He pasado mucho tiempo encerrado en otra dimensión!, sin ningún divertimento, así que si Nadie lo ha curado, me lo tomaré como un juego. ¡Por mucho que lo intenten son hormigas ante mí!.

 

 

Al mismo tiempo muy lejos de allí Gabriel, Leo y Richard se entrenaban entre ellos, el vampiro estaba golpeando con muchísima fuerza al adolescente.

 

-¡Vamos!. ¿Dónde está toda esa fuerza de antes?.

- ¡Gabriel para!.- gritó Leo

- ¿No querías entrenar?- dijo con los ojos inyectados en sangre

- ¡He dicho que pares!- Leo se puso delante de Gabriel

- ¡Por favor maestro déjame seguir!- Richard se levantó aun con heridas en brazos, cara y piernas.

 

 

Leo estaba realmente asombrado de la fuerza de voluntad que tenía el chico. La determinación de Richard era increíble estaba decidido a hacerse más fuerte costara lo que costara por eso mismo Gabriel era idóneo para él, porque al contrario que su maestro le hacía exigirse al 100%. Leo al ver la medida decidida que su alumno decidió apartarse y dejar que los dos siguieran su particular combate.

-¡Continuemos pues!- dijo sonriendo al ver que Leo se apartaba.

 

 

Richard volvió a lanzar su magia pero Gabriel consiguió moverse a una velocidad endiablada evitando sus ataques y golpeándole otra vez la cara y haciéndole morder el polvo otra vez.

 

-¿Ya está?. ¿Eso es todo?. ¿Dónde está la vitalidad del joven que antes me golpeó?. ¡Como imaginaba solo eres una pérdida de tiempo!. ¡Por tú culpa no he podido enfrentarme con todo lo que tengo contra él!- señalo al ex agente de la CIA.

- ¡Otra vez!- se levantó goteando sangre en la cara.

- ¡No voy a negar que tu fe es increíble!. Pero con eso no podrás ayudarnos. ¡Prepárate voy a terminar con esto!- Las garras del vampiro crecieron y salió disparado contra el joven al que pensaba noquear.

 

 

Richard tenía los ojos entrecerrados y las gotas de sangre caían sobre su cara, pero al escuchar que no podría ayudar a salvar a su amiga Laura comenzó a recordar todo lo que había pasado: la muerte de Ethan y el secuestro de la chica por la que sentía algo. En ese instante algo cambió y comenzó a emitir una gran energía que salía dentro de él y rodearle un aura roja, el español intentó golpearlo pero lo esquivó y fue el que recibió un tremendo golpe en el estómago del que salió impulsado durante unos metros.



Sentenzia

Editado: 15.10.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar