Vampire Killer: El Duelo final

Tamaño de fuente: - +

Fe (Capítulo 17)

FE (CAPÍTULO 17)

 

 

El sol estaba empezando a desaparecer y Laura aun intentándolo con toda su alma no podía controlar el poder que le habían introducido sin quererlo. Las puertas de la habitación se abrieron de par en par miró a los vampiros que estaban allí, ellos negaron con la cabeza haciéndole saber que no había conseguido lo que se le había encomendado.

 

-¡Te lo advertí!- dijo en tono tajante, mientras su madre seguía en el suelo sin poder moverse

 

 

La joven comenzó a suplicar que no le hiciera nada a su compañero de clase, pero levantó dos dedos y los vampiros se abalanzaron sobre el adolescente, la chica intentó detenerlo pero Ra levantó su mano izquierda y quedó paralizada como su madre.

 

-¡No lo convirtáis!. Matadlo- dijo sin variar un ápice su tono.

 

 

Los chupasangres desgarraron el cuello del chico, mientras Laura intentaba no mirar girando su cabeza hacia a la derecha, pero el maléfico hombre con su poder movió la cabeza con su magia mientras le abría los ojos para que viera lo que sucedía si no hacía lo que él quería.

 

 

Esos dos no muertos llevaban tiempo sin comer, así que devoraron el cuerpo del chico sin dejar nada más que los huesos.

 

 

La joven empezó a llorar desconsolada, mientras caía al suelo arrodillada ya que había dejado de controlarla. No podía hacer nada más que maldecir e insultar a Ra. Pero este se sentó en su trono sin hacer prácticamente ningún caso.

 

 

La muchacha enrabietada por primera vez sacó de sus manos energía y atacó al imponente hombre que comenzó a reír y con un ligero movimiento de muñeca hizo que la energía con la que Laura le había atacado desapareciera.

 

-¡Tus ataques son de principiante!. Pero es un comienzo.

-¡Eres un monstruo!. ¡Un asesino vil y sanguinario!- dijo Laura enrabietada

-¡No entiendo ese dolor por la muerte de un humano!. Ellos son una raza inferior, son animales sin raciocinio. No dudarían en matarte si fuera necesario para salvar sus miserables vidas.

-¡Cállate!-

-¿No me crees?- Levantó su mano y la bola de cristal que una hora antes había enseñado su poder descomunal al mundo llegó flotando por el aire para mostrar lo que ocurría en estos momentos en la Tierra.

 

 

Todo el mundo había quedado paralizado ante la destrucción de la ciudad y el poder de Ra, la gente de a pie creían que era un ángel que había bajado a la Tierra a castigar por los pecados cometidos.

 

 

Había gente cazando a los brujos fueran niñas/niños, ancianos/as y mujeres, familias enteras estaban siendo atadas como si fueran caballos para llevárselos a los hombres de Ra. Laura miraba todo lo que ocurría con cara desencajada.

 

-¿Ves lo que hacen?. No dudan un solo momento en entregar a quien sea para salvarse ellos. ¿De verdad crees que valen la pena?.

-¿Y tú te crees mejor?. Has matado a gente que era como tú.

-¡No!. ¡Yo les he dado un nuevo camino, ser brujo ya no es suficiente!. Una nueva raza tiene que emerger pero no es fácil. ¡Conlleva pasar pruebas duras!.¡Algunos no las superaran!, pero como en todo para crear un nuevo principio tiene que haber bajas!.

 

 

Ante tanta presión la adolescente cayó al suelo desmayada, Ra quitó el hechizo con el que estaba la madre de Laura en el suelo y ordenó que se fueran a su habitación para que descansase ya que agotada no le servía para nada. La madre cogió a la adolescente en sus brazos y salió de la sala visiblemente dolorida por estar tanto tiempo inmóvil.

 

 

Nadie y la madre de Laura veían los progresos de todo el grupo, todos y cada uno de ellos estaban luchando mentalmente con sus mayores temores y por aquello que los marcó. Richard después de su batalla mental había quedado totalmente agotado y estaba tumbado en el suelo.

 

 

En ese instante sintió que una presencia que se acercaba, algo no estaba marchando bien y tenía claro que su intención era meterse dentro de Gabriel, no había duda era Ra así que antes que se introdujera en la sala donde estaba el español.

 

 

Utilizó sus poderes mentales para hacer una barrera y no pudiera entrar dentro, los dos se materializaron en la mente del otro.

 

-¿Has visto como me aman los humanos?- dijo Ra mientras la voz daba a paso a que poco a poco apareciera el cuerpo.

- ¡Eres un mentiroso!. Tú verdadero objetivo es esclavizarlos. ¡Además hablas como si tu no lo hubieses sido!- contestó el hombre imponente con sombrero de cowboy.

- ¡Ya hace mucho tiempo que no lo soy!. ¿Qué quieres salvar a la humanidad?

- ¡Al principio no!, aunque era lo que mi hermano quería. ¡Pero con el tiempo he comprendido lo que él veía en vosotros!.



Sentenzia

Editado: 15.10.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar