Vampire Killer: El Ojo de Ra

Tamaño de fuente: - +

La Boca del Lobo (Capítulo 6)

 

¡Agradaceria mucho algun me gusta para saber si os está gustando la historia!. Para continuar o no, ¡muchas gracias!

 

 

LA BOCA DEL LOBO (CAPÍTULO 6)

 

Leo y Marsters andaban por un bosque buscando la localización exacta donde perdieron de rastro a su hermano, mientras recordaba que en un sitio parecido se entrenaba cuando era pequeño con su hermano. Después de todo su hermano se había ocupado de cuidarle primero con la muerte de su padre en Vietnam y luego su madre años más tarde por enfermedad.

 

Mientras otros chicos de su edad jugaban al béisbol o intentaban conocer a chicas, él se pasaba el día estudiando. El colegio y el instituto no fue agradable para Leo todos sus compañeros le tenían como un fríki o un chico raro por eso apenas tuvo amigos y algunos alumnos le hicieron buylling agrediéndole tanto físicamente como verbalmente.

 

Era muy listo pero físicamente era muy débil por eso su hermano le empezó a entrenar para poder defenderse después de todo él se estaba entrenando para entrar en el ejercito por lo que le enseñó numerosas técnicas de combate.

 

Por eso el hermano mayor le entrenó para que pudiese valerse por si mismo cuando tuviese 18 años, ya que el entraría en un destacamento para misiones especiales y no podía ocuparse de él.

 

Cuando Leo estaba sumido en sus pensamientos Marsters le habló y le hizo volver a la realidad y se fijó que estaban delante de una montaña. Los dos escalaron y llegaron al final de la gran montaña y escondida entre enormes rocas había una base militar, con verjas electrificadas.

-¡Una base secreta!- dijo Marsters

- ¡Esto no me gusta!

 

En ese momento recibieron un golpe en la cabeza los dos, dejándolos sin sentido. En el momento que abrió los ojos vio estaba atado de pies y manos y enfrente de él se dio cuenta que estaba una persona conocida.

-¿Águila?- preguntó el joven maniatado.

- ¡Hola Leo!- contestó el joven delgado, con ojos saltones, de estatura normal y con un tatuaje de un Águila en su brazo izquierdo.

 

El chico había sido compañero en una misión con Leo, así que estaba claro que le habían localizado. Delante de él se encontraba un aparato para comunicarse.

 

- ¡Vaya te has despertado! ¡Bienvenido Leo!- Se escuchó una voz masculina

- ¿Quien eres?- preguntó el joven

- Lo siento no voy a revelar mi identidad. Para serte sincero mi primera opción era matarte. Pero lo he pensado mejor y creo que puedes llegar a ser muy útil.

-¿Tienes que ver algo con lo que le ha pasado a mí hermano?. ¿Donde está? ¿y Marsters?.

 

Águila que había desaparecido en ese momento volvió y le clavó una inyección en el brazo derecho y lo dejó sin sentido.

-¡Preparadlo!- ordenó la voz

 

En otro lugar Jessica estaba mirando la televisión en su casa, cuando sintió otra vez esa rara sensación, pero esta vez era más fuerte que las anteriores, de repente se abrió la puerta y entonces vio una sombra de un hombre intentó escapar pero el extraño levantó su mano disparada contra la mesa de la sala de estar rompiéndola con el impacto.

 

La sombra se acercó donde yacía en el suelo la joven y intentar robarle la pulsera, pero esta comenzó a brillar y iluminó toda la habitación cegando al hombre y permitiendo a la chica escapar de allí. Bajando las escaleras se tropezó con una mujer de la que no pudo disculparse, sus pensamientos solo estaban centrado en escaparse.

 

Abrió rápidamente las puertas de su coche y se introdujo en su interior, saliendo a gran velocidad de allí. Decidió llamar a su compañera y amiga de la cafetería Donna para despedirse de ella.

 

-Solo quería decirte que me voy de la ciudad unos días.

-¿Y el trabajo?- contestó su compañera

-Un familiar se ha puesto enferma y tengo que ir. ¡No tardaré! ¡Solo unos días!, ya se lo he dicho a la jefa.

-¿A donde vas?

- Hacia el Oeste. ¡Te tengo que dejar!. ¡Ya te aviso cuando este allí!

- ¡Vale!. ¡Avísame cuando llegues!

 

 

En esos instantes la joven ya estaba saliendo a las afueras de la ciudad..Al mismo tiempo Leo abrió los ojos y estaba dentro de una capsula de cristal llena de un apenas podía moverse sus músculos estaban totalmente dormidos. Miró que delante de él habían varias capsulas igual a la que él estaba con otras personas. En ese instante un líquido de color verde empezó entrar dentro de la prisión de cristal, de nuevo estaba perdiendo el conocimiento.

 

Las imágenes de su vida y recuerdos de su vida llegaban a su mente, mientras notaba que esa sustancia quería introducirse dentro de sus pulmones, así que evitaba abrir la boca, de repente escuchó un gran estruendo y los cristales de la capsula saltaron en pedazos pudo ver que era Marsters que le cogía del brazo derecho para sacarlo.



Sentenzia

Editado: 04.12.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar