Vampire Killer: El Ojo de Ra

Tamaño de fuente: - +

Adivina quien viene (Capítulo 8)

 

 

ADIVINA QUIEN VIENE... (CAPÍTULO 8)

 

 

Un grupo de arqueólogos estaba buscando unos yacimientos con restos de una civilización perdida, era un grupo de 10 personas habían encontrado una especie de ataúd con cadenas. Todos estaban expectantes por lo que habría allí. Se encontraron un sarcófago con diferentes dibujos, y un lenguaje que no conocían.

 

 

La doctora Rosa Cámara quedó fascinada ella era un mujer de 44 años, de pelo largo y rubio ojos verdes, y de complexión delgada estaba muy contenta de haber encontrado algo así. En cambio los otros arqueólogos estaban más bien asustados y aún se asustaron más cuando ella rompió las cadenas y abrió el sarcófago.

 

 

La mujer se colocó las gafas bien para poder ver lo que había en su interior, y su sorpresa mayúscula fue al ver que había un joven. Aunque estaba disecado llevaba ropa mucho más actual que la civilización que buscaban entonces el chico abrió los ojos, ella intentó marcharse pero se sintió atraída inexplicablemente al chico.

 

 

Acercó su cuello a la boca del joven que abrió su boca y los ojos del desfigurado joven se abrieron mientras clavó sus fauces en el cuello de la mujer absorbiendo toda su vida. La gente al ver eso comenzó a correr pero ese chico consiguió hacer lo mismo con otro trabajador, y poco a poco acabó con los 10 de los hombres y mujeres que estaban allí, y fue recobrando un color más normal aun así tenía un aspecto monstruoso, estaba muy débil y apenas se podía mover por lo que vio una camioneta que había aparcada por allí se subió y arrancó el automóvil . Le dolía todo el cuerpo después de 17 años disecado sin beber una gota de sangre, lo que había bebido no era suficiente así que de repente notó el olor característico de los humanos  aparcó y corrió con mucha ansía saliendo del bosque tropezando y cayendo en medio de una carretera.

 

 

Una pareja de recién casados se dirigían a una fiesta de unos amigos, entonces pararon al ver un joven inconsciente y con mala cara en la carretera. Los dos salieron del coche la mujer se acercó al joven y comenzó hablarle, el chico le señalaba con el dedo que se acercará, mientras el marido de esta tenía su teléfono para llamar a urgencias.

 

 

En ese momento la mujer se acercó cada vez más al chico, se fijó que uno de sus brazos estaba en descomposición pero fue demasiado tarde las fauces del joven se clavaron en la garganta acabando con su vida en cuestión de segundos.

 

 

El marido corrió hacía su coche pero el joven apareció delante de él y también se alimentó de él. El brazo del chico se regeneró por arte de magia, ahora tenía un aspecto más normal se miró al espejo pero aún tenía hambre por eso sacó un mapa que había en el coche y ahora que se sentía mejor condujo al pueblo más cercano.

 

 

Mientras conducía se preguntaba en que año estaba, pensó que no habría pasado mucho tiempo al fijarse que los coches eran igual a los años 90. que es cuando fue encerrado en ese ataúd.  Quizás los encontraba un poco más modernos y en  30 minutos  llegó a un pequeño pueblo.

 

 

Se fijó que estaban en fiestas patronales y había mucha gente bailando y cantando, además de mucho alcohol así que bajó del coche y se fijó que dos hombres estaban borrachos y se estaban metiendo en un parque, lo siguió y se alimentó de ellos. Ya se sentía mucho mejor pero aún tomó la vida de dos chicas y chcis para sentirse totalmente recuperado.

 

 

Entonces se fijó en un la portada de un periódico que estaba en la calle, y vio que habían pasado 17 años desde que fue disecado y encerrado en ese ataúd mágico. Se fijó que su ropa estaba rota así que se acercó a una tienda que estaba abierta 24 horas y preguntó al dependiente que era de raza oriental sobre donde tenían la ropa.

 

 

Cogió varia ropa y se metió dentro de los probadores, se cambió tres o cuatro veces hasta quedar a gusto. Se compró una camiseta negra, una chaqueta de cuero también de ese color (aunque realmente no era de cuero), unos pantalones grises oscuros y salió.

 

-¿Cómo es que abrís por la noche?- preguntó el joven

- Nosotros trabajamos siempre señor- le contestó el hombre oriental

- ¡Vaya! 

 

 

El chico se acercó al hombre y con sus poderes vampíricos evitó pagar llevándose la ropa a 0 coste pero cuando estaba a punto de marcharse el oriental comenzó hablar en voz alta.

 

-¡Señor dentro de su pantalón hay una foto



Sentenzia

Editado: 04.12.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar