Vampire Killer: El Ojo de Ra

Tamaño de fuente: - +

El hechicero (Capítulo 60)

EL HECHICERO (CAPíTULO 60)

 

 

La lucha de Leticia contra Silvana continuaba la bruja atacaba con sus poderes, mientras las vampiresa también quería derrotar a la mexicana con los suyos.

 

 

Estaban tremendamente igualadas, en poco tiempo la joven bruja gracias al entrenamiento con Elena y Tetsuo había conseguido sacar un poder que nunca pensó que ella tenía. Incluso estaba plantando cara a un vampiro de muchos años de antigüedad.

 

 

Cerca de allí Neo estaba golpeando brutalmente al pobre Daniel que no podía hacer nada por repeler los ataques de su enemigo.

 

-¡Ya veo con la fuerza no conseguiré nada!- dijo Neo

- ¿Qué pretendes conseguir?- preguntó el joven mientras escupía sangre.

 

- ¡Tú eres un hechicero!. Esa clase de brujos fueron los más poderosos a los que me he enfrentado relacionados con la magia. Todos ellos guardan un gran poder en su interior y se tiene que despertar de alguna manera.

-¿Cómo sabes eso?

- ¡Porque yo acabé con esos brujos!.- dijo Neo cruzando los brazos.

-...- Daniel se quedó sin palabras.

-Pensé que habían desaparecido, nunca más volví a sentir ese poder. ¡Hasta hoy!

 

 

El vampiro se acercó, ante el aterrorizado chico que no sabía que hacer ante él. Su primer pensamiento fue huir, pero no podía hacerlo porque Neo no se lo permitiría y tampoco quería dejar a Leticia a su suerte.

 

-¡Voy hacer que liberes el poder que tienes dormido!. Ya veo que con la fuerza no conseguiré nada.

-¿Por qué lo haces?- preguntó balbuceante Daniel

-¡Porque quiero divertirme!- dijo sonriendo.

 

 

El español estaba luchando mentalmente consigo mismo para no intentar huir, se quedó mirando a Leticia que luchaba contra Silvana durante unos segundos.

 

-¡Vaya así que estás preocupado por esa chica!- dijo burlonamente Neo

- ¿Qué vas hacer?

 

 

Con una rapidez impresionante se puso en medio de donde estaban luchando la bruja y la vampiresa.

 

-¿Qué haces?- preguntó Silvana

-¡No te entrometas!- El vampiro comenzó a andar donde estaba la bruja lentamente.

-¡Te he preguntado!. ¿Qué que haces?. ¡este es mi duelo!- gritó enfurecida

- ¿Qué ocurre?- Leticia se preguntaba en voz baja

 

 

Neo se acercaba paso a paso, mientras su compañera le gritaba pero él seguía caminando haciendo caso omiso de los gritos de la vampiresa. En ese instante la vampiresa corrió y se puso detrás del hombre mientras comenzaba a chillarle.

 

 

El imponente miembro de "los excluidos" giró su cabeza y miró a Silvana que vio los ojos de una autentica bestia.

 

-¡Esfúmate!- dijo en tono sombrío y terrorífico mientras con su brazo golpeaba en el estómago con su puño y con su fuerza hizo que la vampiresa se partiera en dos ante la atónita mirada de los humanos.

 

 

Ese hombre con solo el movimiento de su brazo había partido en dos a su propia compañera que comenzaba a desaparecer y sus piernas se convertían en cenizas.

 

-¿Por qué has hecho esto?. ¡Somos compañeros!-

-¡Te dije que no te entrometieras!. ¡Ya te avisé!. ¡Nunca te metas entre un combate y yo!.

 

 

Silvana murió desapareciendo por completo, mientras Leticia no sabía lo que hacer, ya que el vampiro estaba andando lentamente donde ella estaba.

-¡Leticia huye!. ¡Huye!- grito el joven asustado

 

 

La joven bruja levantó sus manos y lanzó varios hechizos que originaron una gran explosión pero Neo estaba totalmente ileso, no tenía ningún rasguño, ella intentó escapar pero "el excluido" con una rapidez increíble se puso delante de ella.

 

-¡Mierda!- exclamó asustada la chica

- ¡No irás a ningún sitio!

 

 

El temible vampiro golpeo a la chica con gran fuerza impulsándola contra la casa, mientras miraba al chico español y sonreía.

 

-Te voy a decir un secreto, tengo una capacidad que puedo notar el aura y el poder de cualquier ser, por muy escondido que este. ¡Por eso puedo notar como tu energía interior ha aumentado!. ¿Qué pasará si la mato?.

- ¡Déjala!- grito enfurecido.

 

 

El chico se lanzó contra el temible vampiro pero este golpeó con fuerza el vientre del chico que cayó al suelo casi sin respiración. Mientras el vampiro se acercaba a Leticia que estaba totalmente derrotada entre los restos de la casa.

 

-¡Si tengo algún poder que salga! ¡Que salga! – suplicaba

El hombre no hizo caso y la cogió de la ropa levantándola varios metros mientras con su mano izquierda se preparaba para darle un golpe definitivo y cuando su puño estaba a punto de acercarse a la cara de la chica, una luz roja lo inundó todo.



Sentenzia

Editado: 04.12.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar