Vampire Killer: El Ojo de Ra

Tamaño de fuente: - +

Batalla (Capítulo 64)

BATALLA (CAPÍTULO 64)

 

 

Susana estaba realmente enfurecida apretaba sus dientes, y sus ojos eran del color infierno, su maestra, amiga y guía había muerto, y no dejaría que fuera en balde. Por lo que comenzó a correr a una velocidad increíble y empezó atacarlo.

 

 

Valkyr estaba herido y ya no podía evitar los ataques como antes, pero se escudaba con sus brazos, mientras una casi poseída Susana atacaba sin piedad y sin respiro.

 

-¡Vas a pagármelas!- gritaba enrabietada la joven mientras no paraba de atacar con sus brazos.

- ¡Mierda!-

 

 

Por primera vez el niño estaba reculando ante los golpes de la chica. Lo estaba pasando verdaderamente mal para poder pararlos. Uno de ellos le golpeó en la cara y le hizo caer al suelo por primera vez.

 

 

Pero enseguida se levantó y golpeó a la chica impulsándola unos metros hacía atrás pero se mantuvo de pie y no fue a tierra.

 

-¡Maldita sea!. ¡Me ha hecho más daño de lo que pensaba!.- se decía el niño a él mismo.

 

 

En ese instante alguien atacó al pequeño por detrás pero tuvo reflejos y evitó que una espada le cortara por la mitad dando un pequeño salto. El hombre que había intentado matar al chico no era otro que Jules el vampiro que luchó contra Susana y Gabriel un tiempo.

 

 

Vestía con una armadura gris y en el pecho estaba el signo de un pájaro. Después de acabar con Ciro y que Elena estuviese gravemente herida y por lo tanto tuviese que ir a un Hospital, él no fue con ellos.

 

 

Se marchó a su país ya que Ciro el miembro de "los excluidos" le había dicho que toda su familia había muerto y que su hogar había sido arrasado. Así que para ver si era verdad lo que le había contado ese vampiro, volvió a su casa y cuando llegó se dio cuenta que no mentía.

 

 

Su hermano pequeño antes de morir le dijo que un niño había arrasado todo, acabó primero con el líder de Francia: Eric y luego con todos los demás. Después de eso Jules fue en busca de venganza pero el chico era más rápido que él, siempre que llegaba un sitio Valkyr ya había pasado.

 

-¡Por fin te he encontrado!- exclamó el hombre de pelo oscuro, mientras blandía su espada.

- ¡Ese pájaro!. ¡Es idéntico a la gente que maté de esa familia!. Debes ser familiar o algo así. ¿No?. 

- ¡Eres muy listo!- contestó Jules sarcásticamente

- ¡Da igual cuantos vengáis a por mí! ¡el resultado será el mismo!- dijo sonriendo

 

 

Lo que no sabían es que Valkyr necesitaba muy poco tiempo, para poder recargar fuerza por lo que se movió rápidamente cogió de la mano al hombre francés que llevaba una armadura forjada de hierro con un pequeño colibrí, y con su capacidad con el fuego empezó a calentar a muchísima temperatura el armatoste.

 

 

Mientras Jules gritaba de dolor y luego lo lanzaba contra Susana que con las manos paró al hombre en el vuelo mientras se le quemaban un poco.

 

-¡Eres dura hay que reconocerlo!. Pero si todos los antiguos han muerto, una vampiresa convertida hace poco tiempo, ¡no podrá ganar!.

 

 

Jules salió de la armadura, mientras tenía abrasados brazos y manos intentaba regenerarse con el poder vampírico pero aun así le costaba bastante hacerlo.

 

-¿Eso es todo?. ¡Creo que lo puedes hacer mucho mejor!.- dijo Susana

- ¿Quieres que te haga daño de verdad?. ¡De acuerdo!- gritó el niño

- ¡Por cierto vosotros también habéis perdido mucho de los vuestros!.

-¡Mi familia!- gritó enfadado

 

 

El niño levantó su mano y salió de ella una gran bola de fuego que fue dirigida a la joven vampiresa que la paró con sus manos desnudas ante la sorpresa de su enemigo. El dolor era insoportable para la chica sus manos estaban siendo totalmente abrasadas. En ese instante miró a Jules y Lucas.

 

 

Ellos entendieron inmediatamente que ella había hecho eso para distraer al niño, para que ellos le atacaran por sorpresa y eso hicieron el chico estaba sonriendo al ver como la española lo estaba pasando mal sin darse cuenta que Jules y Lucas se movían sigilosamente con su espada y con la estaca que previamente había evitado el vampiro se pusieron detrás de él.

 

 

Y tanto el vampiro, como el cazador atravesaron el cuerpo del temible experimento, que no esperaba el ataque conjunto.

 

-¿Por qué?. ¿Ayudáis a los humanos?. ¡No lo entiendo!- susurró el niño, mientras de su herida caía un gran charco de sangre.

 

Los últimos pensamientos que le venían a la cabeza al chico era los momentos pasados con los miembros de "Los Excluidos", después de todo solo era un chico que buscaba el cariño de una familia y para él ellos fueron la suya.



Sentenzia

Editado: 04.12.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar