Vampire Killer: El Ojo de Ra

Tamaño de fuente: - +

Luchando contra sí misma (Capítulo 67)

LUCHANDO CONTRA Sí MISMA (CAPÍTULO 67)

 

 

Elena y Jessica estaban luchando con todas sus fuerzas, cuando una lanzaba un hechizo la otra lo contrarrestaba con otro mayor.

 

-¡Es muy fuerte!- la joven española se quitaba el sudor de la cara

-¡No voy a perder!- gritaba enfurecida la hija de Ra

 

 

En ese instante el suelo comenzó a abrirse, Elena saltó y evitó caerse. Jessica estaba rodeada de una aura de color lila oscuro, sus pupilas habían desaparecido por completo, la joven levantó los brazos y empezaron a caer rayos del cielo.

 

 

Los primeros los pudo esquivar saltando pero poco a poco habían más y más, así que decidió utilizar un barrera como había hecho para proteger a Delania y pudo evitar que la electricidad le afectara.

 

 

-¡No está mal!- dijo la bruja oscura mientras bajaba los brazos al mismo tiempo.

 

 

Los rayos se juntaron en uno solo extremadamente potente que sorprendió a Elena y destrozó su barrera dándole de lleno, originando una gran explosión y impulsando unos metros a la española.

 

 

La joven tenía la ropa destrozada, sus hombros estaban quemados y estaba muy herida. Apenas podía moverse mientras veía que su rival se acercaba poco a poco a donde estaba ella.

 

-¡Es el fin!. ¡No puedo más!. ¡Es demasiado poderosa para mí!.

- ¡Acabemos con esto!- dijo Jessica mientras levantaba su mano derecha y el cuerpo de Elena comenzaba a flotar en el aire.

 

 

Por primera vez no podía hacer nada contra su rival, estaba totalmente sometida a Jessica que estaba preparando "el golpe letal" pero de repente paró.

 

-Antes has salvado a ese vampiro. ¿Sientes algo por él no?

- ¡Lo amo!- exclamó la joven de pelo castaño y ojos avellana

- ¡El amor es una debilidad!- gritó Jessica

 

 

Elena se dio cuenta que aunque decía una cosa Jessica parecía sentir algo diferente en su interior, por eso comenzó a recitar a unas palabras en voz baja y sincronizó su mente con la de Jessica era el hechizo que más le costaba de desde siempre y ahora estaba utilizándolo como última carta.

 

 

Una luz blanca salió del cuerpo de la española y fue a parar Jessica que comenzó a gritar de dolor mientras se cogía la cabeza. Comenzaba a ver la historia de Elena y Gabriel: desde que lo derrotó por primera vez con ayuda de la hermana del vampiro, y como poco a poco se fue enamorando de él.

 

 

Y mientras también podía ver dentro de su cabeza como conoció a Leo y como se enamoró de Leo, como se sentía cuando él la miraba, su primero beso donde se paró el tiempo. Dentro de la chica habían dos Jessicas una oscura hija de Ra y la otra era una joven que quería ser actriz, que había sido criada por su tía.

 

 

La hija de Ra intentaba por todos los medios quedarse en el cuerpo de la chica, mientras la verdadera Jessica estaba luchando para volver a tener el control. Elena estaba en el suelo y gritaba de dolor al igual que la americana.

 

 

Elena no sabía nada de la historia de Jessica, ella también estaba empezando a cambiar de parecer, ya que ya no quería acabar con ella. Quería sacar el lado bueno de la chica.

 

-¡Duele!-gritó la americana

-¡Lucha!- exclamó Elena

 

 

Comenzó a recordar su niñez, su adolescencia, y toda su vida, la que siempre estuvo allí fue su tía, ella era la que le había cuidado todo este tiempo después de que su madre falleciera. Ella era Jessica no la hija de Ra. 

 

 

La joven americana tenía muy pronunciada las venas, mientras tenía la boca de par en par gritando por el dolor. Poco a poco la bruja oscura estaba perdiendo terreno contra la verdadera Jessica que notaba como Leo estaba luchando en otro lugar para salvarla. Él siempre había luchado por ella desde el principio aunque apenas se conocían, el ex agente siempre la protegió.

 

-¡Leo!- gritó muy fuerte

 

 

Poco después el aura oscura que rodeaba a la chica desapareció y cayó al suelo agotada, al lado estaba Elena también exhausta en el suelo.

 

-¡Gracias!-

-¡De nada!- contestó Elena

 

 

El propio ex agente que estaba luchando contra Neo aun a kilómetros de distancia sintió la conexión de Jessica.

 

-¡Jessica!- se dijo a sí mismo el joven mientras sonreía

 

 

CONTINUARÁ

 



Sentenzia

Editado: 04.12.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar