Varaloon

Tamaño de fuente: - +

CAPITULO 2.

— ¿Una nave? ¿De la NASA? – antes de que me contestara pude ver la negativa en sus ojos — ¿o más bien del tipo “alienígenas”?

— Sí, algo así. Pero los “alienígenas” que ustedes llegan a ver en su atmosfera no somos nosotros, hay otras razas que admiran nuestro trabajo y deciden ir a estudiarlos…

— ¿Admirar su trabajo? ¿Estudiarnos? ¿De que estas hablando? — nada de lo que decía encajaba con todo lo que había dado por sentado toda la vida: el ser humano estaba solo en el universo. Esta había sido una verdad absoluta e irrefutable que me habían dicho toda mi vida.

— Pues si no me interrumpes, tal vez, pueda contestar esas preguntas sin necesidad de que las hagas… — asentí con vergüenza y decidí callarme antes de que él me quitaría de nuevo la voz — Bueno te hare un breve resumen de mi especie: nosotros fuimos una de las primeras razas, nacimos unos cuantos miles de años después de la Creación, y aunque resulte difícil de creer, no conocemos nuestro propio origen; existimos solo una limitada cantidad de nosotros; pasaron los años y nunca envejecimos; desarrollamos tecnología y decidimos cruzar la frontera de nuestro planeta e ir en busca de las respuestas a nuestra existencia. En nuestras exploraciones descubrimos que existen otros seres, pero físicamente ninguno parecido a nosotros, al menos en las partes del universo que hemos explorado y créeme que hemos explorado bastante. Por alguna razón que los demás no han podido crear vida a partir de ellos mismos, justo lo que nosotros hicimos. Por eso ustedes tienen la creencia de que “Dios los creo a su imagen y semejanza”. Bueno nuestra primer creación fueron los “Jfugn…” — iba a decir algo que sonaba muy extraño y se detuvo a la mitad de la palabra — bueno los que ustedes en la tierra llamaron “hechiceros”. El planeta de ellos era joven cuando nosotros los mandamos a él, las especies aún estaban creándose y un “don” se le otorgó a nuestras criaturas. Ellos pueden manipular a la naturaleza: el agua, el fuego, el aire, la vegetación, que algunos animales los obedecieran. Ellos fueron, dentro de los seres que creamos, los más parecidos a nosotros, pero el Consejo no querían una especie parecida a nosotros, así que se abrieron 4 proyectos más; en algún punto de nuestros debates para saber cómo serían nuestras siguientes creaciones se decidió que se agregaría maldad en ellos para hacer más “entretenida” su existencia, aunque yo sabía que más bien era la nuestra la que querían hacer más divertida. Como te dije antes nosotros no envejecemos: somos eternos y no podemos reproducirnos; somos la única raza en todo el cosmos que jamás desaparecerá, así que teníamos la eternidad por delante y decidimos hacer algo para hacerla más “llevadera”. Regresando a lo que decía antes… mientras el Consejo deliberaba habíamos algunos que sabíamos que era inminente que la maldad estaría en nuestras creaciones, así que decidimos iniciar un proyecto secreto, ahí fue donde creamos a los seres que ustedes llaman “sirenas”…

— Es la segunda vez que mencionas eso: “qué nosotros llamamos”. ¿Cómo pudimos nosotros conocerlos?

— Bueno, cuando ustedes eran una raza joven y su mente no estaba corrompida, quisimos saber cómo se desarrollaban con el resto de sus “hermanos”. Ustedes registraron esos intentos como lo que actualmente piensan que son leyendas; aquellas donde se habla de vampiros, sirenas, hombres lobos y brujos. Ahora que conteste tu pregunta regreso nuevamente a mi relato… cuando encontramos en planeta para las sirenas estaba cubierto completamente de agua, así que los creamos para que pudieran vivir en estas condiciones, pero al no haber tierra nunca quisimos entrar en el planeta y estudiar bien sus propiedades, cuando las creamos solo nos preocupamos por ellas bajo el agua, hasta que estuvieron listas e instaladas en el planeta nos dimos cuenta de que la atmosfera no era propicia para ellas y sufrían una transformación cuando respiraban ese aire, esta transformación terminaba cuando volvían a entrar al agua, con el paso del tiempo estaban tan acostumbradas a esto que cuando las llevamos a la tierra, para ellas era tan extraño no transformarse que prácticamente nunca salían a la superficie… Los siguientes en ser creados fueron los vampiros seguidos prácticamente enseguida por los hombres lobos; ustedes y ellos 2 era físicamente iguales, pero sus planetas eran tan diferentes que su desarrollo no fue igual. El planeta de los lobos era frio y sus cuerpos se empezaron a llenar de vello corporal, a tal grado que parecían más monos que humanos. Cuando los llevamos a la tierra se daba una transformación con la luna llena y era tan dolorosa que hacían ruidos parecidos a los “lobos”, esta transformación solo sucedía en estas fechas por que la posición de la tierra con respecto a la luna genera una condición parecida a la de su planeta original, pero mejor ignoremos los tecnicismos y continuemos. Los vampiros fueron los seres más agresivos que creamos, nunca fueron seres que pudieran vivir en comunidades grandes y hasta la fecha no pueden estar en grupos mayores a 6 vampiros. Terminaron con toda la vegetación en el planeta así que se vieron obligados a convertirse en seres carnívoros, y sus cuerpos se adaptaron a esto, desarrollaron garras y sus colmillos se afilaron; su planeta tiene un sol muy agresivo así que solo podían salir de noche. Su cuerpo se adaptó tan bien a la noche y se protegió tanto del sol que ahora si salen a la luz, aunque sea en un sol tan diferente al suyo, como el de la Tierra, la luz los quema y puede matarlos. Nuestra creación más joven son ustedes. Los amamos tanto que fueron los únicos con los que compartimos un poco de tiempo; ustedes nos veían como “Dioses”, pero nosotros nos dimos cuenta de que nuestra presencia solo los hacia depender de nosotros, así que decidimos alejarnos de ustedes, y darles su espacio como a los demás. Con el paso del tiempo terminamos siendo solo leyendas. Interferimos muy pocas veces, la “Biblia” es la que más registros de ello tiene. Sodoma y Gomorra… el gran diluvio (debo comentar que Noé no fue el único elegido para repoblar al mundo)… Jesús…



N.S. Melendez

#635 en Fantasía
#565 en Joven Adulto

En el texto hay: brujos, asesinato, sirenas

Editado: 22.07.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar