Varaloon

Tamaño de fuente: - +

CAPITULO 5.1

— Gracias por decirle todo eso Ogbon — dijo Zatre, que en ese momento entraba por la puerta, se quedó viéndolo y añadió con una sonrisa — por cierto, que poco amable eres, tu sentado y ella de pie.

— Le ofrecí sentarse junto a mí, pero prefirió quedarse parada – respondió sonriendo y encogiéndose de hombros.

—Si a mí me hubieras ofrecido sentarme tan cerca de ti también me hubiera quedado de pie – hablaban con esa complicidad que existe entre dos viejos amigos.

— Si tú fueras ella, jamás te habría ofrecido que te sentaras a mi lado — contesto riendo — ahora que ya estás aquí, me retiro, los vigilare desde afuera — se puso de pie y cuando paso junto a mí me guiño el ojo, Zatre no hablo de nuevo hasta que estuvimos solos.

— Como Ogbon fue tan amable de explicarte las reglas, pasaremos a lo siguiente — saco dos frascos de su pantalón, un tenía un líquido color dorado y el otro uno de color negro — poco antes de tu partida tomaras este — dijo levantando el frasco con el líquido dorado — y cuando llegues a Terra y terminen de explicarte todo deberás ir al tocador, el líquido dorado provocara que tengas que ir, así que te dejaran y cuando estés a solas comerás el contenido del otro frasco.

Vacío en su mano la sustancia negra que tenía una consistencia parecida a la gelatina.

— Descubre tu brazo y estíralo, por favor — lo obedecí y puso la sustancia en mi mano pero ahora era como una esfera sólida, lo mire esperando que sucediera algo, pero cuando de inmediato comenzó a derretirse en mis manos, pero, en lugar de derramarse, comenzó a subir por mi brazo, me asuste e intente quitarlo de mí, pero no podía tocarlo, era como si se moviera por debajo de mi piel — tranquila, se está colocando en tu brazo para que te sea más fácil comerlo cuando llegue el momento adecuado.

— Pero no puedo tocarlo, ¿cómo esperas que me lo coma?

— Cuando sea el momento se desprenderá de tu piel y podrás comerlo, ahora esta así para que no lo noten cuando te revisen — cuando la “sustancia” dejo de moverse parecía un tatuaje de serpiente envuelta en mi brazo — entonces… — se sentó en el sillón donde se había sentado Ogbon y apareció otro frente a el — siéntate, quiero que veas algo — movió su mano y la pared de cristal desapareció y retomo su apariencia de metal, dejando casi a oscuras el cuarto.

Frente a nosotros apareció una imagen holográfica, se podía observar algo parecido a un mini auto, con tres llantas, un asiento, dos reposabrazos y algo que parecían muchos hilos en la parte alta del respaldo.

Cuando mire con más atención pude notar que de cada reposabrazos había algo parecido a una agujas que entraron y salieron de un pequeño orificio que se encontraba situado a la altura en donde quedarían las muñecas y, lo que parecían hilos, eran cientos de pequeños cables que se movían como tentáculos, pero que se hacían cada vez más delgados, tanto que en el extremo no era más gruesos que  una tela de araña.

— Esto es un VTP-25, Vehículo de Transporte Personal, se activan con sangre; esos pequeños cables son con lo que se maneja el VTP. Los extremos entran en la columna vertebral del conductor y se conectan con la red neuronal conduciendo el VTP con la mente. Cada uno es, como su nombre lo indica, un transporte personal y es intransferible, si la persona que se conecta no es el dueño, el vehículo jamás se moverá y retendrá al usurpador hasta que las autoridades lleguen y se hagan las averiguaciones. Tu VTP en este momento ya se encuentra listo para ti en Terra; es especial, yo mismo lo modifique, en secreto, obviamente, en caso de que sea necesario puedes usarlo como transporte de escape, con él puedes andar bajo el agua y cuando salgas de las fronteras de Terra será indetectable para cualquiera en la nave, aunque mientras estés dentro de sus fronteras se mostrara en cualquier radar, aunque por su velocidad, en caso de que estés escapando de algo, será más difícil de detectar. Tiene un comunicador que se conecta directamente conmigo, es algo parecido a nuestra forma de comunicación, pero solo funciona para hablarme a mí y recibir respuesta mía, aunque tal vez en algún momento si mi mente está comprometida o necesitas ayuda y yo estoy lejos, te conectaras con Ogbon y él te explicara que ha pasado conmigo… — se quedó en silencio un momento y maldijo por lo bajo — esperaba que hicieran alguna cosa para quitarnos tiempo, pero no imagine que tanto. Tenemos menos de una hora para sacarte de la nave.

— ¿Por qué? ¿Qué ha pasado?

— Alfa y Omega nos quitaron unas horas de preparación, están objetando que Duna casi termina su vuelta, pero utilizan la nave como referencia y no al Sol — en ese momento entro Ogbon y se dirigió a Zatre.



N.S. Melendez

#674 en Fantasía
#607 en Joven Adulto

En el texto hay: brujos, asesinato, sirenas

Editado: 22.07.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar