Verdad Corrupta

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 8

En el exterior reina el caos, los arboles gritan de dolor, las aguas sufren lentamente en silencio, los animales intentan todo lo posible para sobrevivir con lo poco que queda de vida y lo que queda de vida puede traer la muerte.

Dentro de la caverna los pequeños hilos de liquido negro escurren y gotean a mi alrededor reflejando la poca luz que entra apenas es suficiente para notar el final de este camino, una triste abertura irregular que funciona de ventana al mundo devorado por la agonía. El cielo gris obstruye los rayos del sol dejando la vista melancólica, me acerco a la orilla del barranco para ver hasta el horizonte como es destruido el mundo lentamente a un final casi inminente. Lloró desconsolada tapando la cara mientras la brisa acaricia mis mejillas tratando de consolarme, pero no hay nada por que sentir, vendrá un mañana y a la vez un ferviente deseo para recuperar la esperanza.

-Niña mía, no apartes la vista a la realidad, apenas llegue el momento del fin será que podrás ocultarte de la verdad- anuncia una voz potente que revienta cielo y tierra.

-Sí hubiera una verdad que mirar entonces la miraría con gusto, pero cual es la verdad que anuncias, esa es tuya no mía- lo miro con lastima -Mi verdad....es que no hay verdad-

-Querida, mi labor es registrar cada acción humana y la experiencia indica que traen el fin a todo-

Se revela el portador de la voz, un ser alto y delgado con una apariencia desastrosa, sus brazos son un desorden donde faltan partes completas pero aún así se mueven como uno, sus articulaciones no existen con cada pieza tomando un papel en su cuerpo que resuenan al rosarse entre si cada que se mueve, este levita sobre sus piernas que terminan en dos grandes punzones rodeados de círculos de metal liquido.

-Entonces si supiste ¡¿porque no detuviste está catástrofe?! En vez de estar sentado solamente frente a un libro lleno de un pasado incompleto, incompleto por solo escribir lo que te convenía- me acerco con una ira incontrolable que sube por el cuello -Si eso fuera cierto entonces hace millones de años estarían acabados, pero esas partes que no escribes son la esperanza. Ser sin rostro ni corazón-

Acerca su mano hasta mi mejilla, es frío que el calor de mi cuerpo se escapa, con un golpe rápidamente aparto su mano que aún con acciones inocentes son peligrosas.

-No me toques ser cruel que anuncia perdición, eres uno de los pocos que aún se queda en la tierra pero que no ayuda a está a recuperarse- acerco mis manos a mi pecho. 

-Ese no es mi papel, como en aquel entonces nunca fue tuyo- se aleja varios pasos hasta quedar flotando sobre el acantilado -Si hubiera sido entonces esto seria diferente-

Abre sus tres pares de alas, cada una de diferente tamaños que empieza agitar soltando grandes torrentes de aire, necesito tapar el rostro y poner resistencia para no salir despedida hasta que de repente se detiene. Cuando miro él se ha ido solo dejando una verdad mezclada con mentiras.

 

 



Julio Rivera

#2293 en Fantasía
#475 en Ciencia ficción

En el texto hay: fantasia, ciencia ficcion, romance

Editado: 29.11.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar