Verdad Corrupta

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 29

Eudor

En casa soy recibido por el abrazo fuerte de mí madre que estaba preocupada por estar seis días separada de su esposo e hijo, trato de apartarla pero es misión imposible ante la fuerza de una mujer tan amorosa, hasta mí padre se ríe cuando nos ve y ella le hace lo mismo y es mí momento de reír. Extrañaba este amor tan natural, en donde Kazuo no me quejaba y hasta era divertido pero cambiaba el ambiente al llegar su padre, parecía que estuviéramos en un juicio y cada palabra definía nuestras vidas, excepto él iba para hablarle sin repercusión alguna, como no si es el hijo del general más loco y sádico de toda Eloísa. Solo su mirada eriza todo mí pelaje, me pone casi a la defensiva, cada uno nos daba una reacción distinta, mí padre hasta le hablaba con un respeto sepulcral solo para ser ignorado más de una vez, al único que le dirigía la palabra es a su único familiar. Kazuo en cambio solo se reía ante la seriedad del mismo, hasta se burlaba y pude notar solo una ligera sonrisa, a nosotros nos trató y aún no puedo creer cuando nos dijo gracias, parecía otra persona, una herida sobre todo por el golpe recibido en su cara que lo dejó marcado.

En casa nos cocina mamá pero sinceramente, por primera vez pienso en el general cuando mí padre y yo nos intercambiamos miradas, después de tanto tiempo comer lo que ellos cocinaban regresar al plástico quemado o los polvos de proteína es una forma triste de regresar a la realidad, ir a la mesa donde las paredes verdes tratan de animarnos con sus cuadros y pinturas, todo nuestro hogar es un apartamentos de una planta con un pequeño comedor junto a la sala y la cocina abierta con electrodomésticos altos gastados, posee dos habitaciones una para mis padres y otro para mí donde se mantiene una cama con diferentes cosas para hacerlo más agradable.

Vamos a comer y la puerta suena un golpeteo, papá va abrir y somos sorprendidos con dos siluetas, una más alta que la otra, Kazuo y el General, mí madre se pone pálida y comienza a decir que aquí no hay ningún criminal, papá la trata de callar sin éxito por el nerviosismo que tiene.

-No venimos para eso Señora Tuell, soy Kazuo Abigor, su hijo habla mucho de usted- Kazuo habla tratando de ser respetuoso y yo en cambio me come la vergüenza.

En cambio el General mira de un lado a otro serio, solo hace una reverencia cuando su hijo deja de hablar y pasa directo a la cocina.

-Papá esa no es...ya imagino que saben quién es jeje- se trata de disculpar.

-¿Para que han venido y como saben dónde vivo?- papá habla entre curioso y algo nervioso.

-Soy un general y es fácil ubicar a un león que está casado y es padre de otro león y que ambos trabajen en la biblioteca- habla mientras saca cosas de nuestra cocina.

Nos quedamos en silencio, eso es completamente tenebroso, solo con unos datos nos pudo ubicar y prácticamente eso facilitaría para el encarcelamiento de cualquiera, solo la simple idea me revuelve el estómago. Kazuo se acerca a la mesa donde deja una mochila y saca varias bebidas.

-Señor Tuell mí padre acepto enseñarle algunas formas de cocinar-

No sé porque pero esa noticia me emociona y hasta mamá se une a las clases, dicen cosas de mezcla de alimentos sintéticos, que es necesario realmente saber los sabores y entonces da un ejemplo al mezclar los polvos para hacer arroz con el de chocolate y la idea me da asco hasta que suelta un olor de pollo, dice que los polvos están mal diseñados y es cosa de practicar. Papá y mamá como la mayoría o casi todos los seres seguimos las instrucciones detrás de los envases. También indica que es necesario probar la temperatura, tiempo y hasta la forma de cocinarlo que sino quedará aún peor.

-¿Cómo hiciste para que hiciera eso?- le digo cuando se sienta junto a mí.

-Solo le pregunté y bueno parece que tiene una idea distinta de ustedes, no eres el primero en ir, es más eres el último- sonríe como si fuera completamente inocente.

-No crean que aún no los tendré vigilados a ustedes- dice en alto aún cuando está en las clases.

Da aún miedo pero aunque sea tengo una pequeña idea distinta de ellos dos, el padre un ser sobreprotector y el hijo siendo el calmante y a la vez el provocador de la irá. Quiero también preguntar cómo sigue luego de la discusión aunque lo veo de nuevo y tiene una cara de que no preguntes el tema. Me quedo callado enseguida y Kazuo lo nota riéndose un poco, hasta pregunta si podemos hablar en otra parte y lo llevo a mí cuarto.

-Eudor...háblame más de ti, conozco cosas de ti pero....- habla mientras mira unas repisas que tengo con figuras de madera.

-Es difícil por dónde comenzar, ya sabes de mis modificaciones y estás no facilitaron mí juventud- porque le digo estas cosas, son cosas privadas -Iba al colegio del área y no era tan buena, incluso era el marginado del grupo, en los recesos me quedaba en el salón leyendo-

Él solo escucha mientras sigue mirando mis cosas.

-Allí fue donde conociste a Vaitere y se volvieron amigos a los...nueve años, corrígeme si me equivoco- agarra una foto de mí familia.



Julio Rivera

#2341 en Fantasía
#481 en Ciencia ficción

En el texto hay: fantasia, ciencia ficcion, romance

Editado: 29.11.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar