Víctoria: Sed de venganza [libro 1]

Tamaño de fuente: - +

Capítulo XV


Iván dirigió su vista nuevamente hacia Victoria y continuó con su relato.
 


 

—Hace dos años acompañe a mi padre a  investigar un caso de homicidio en el barrio la San Juan, fue ahí donde conocimos al gato . Mi padre hizo un trato con él que consistía en darnos información sobre los casos que  llegarán a ese barrio y a cambio de eso, él no sería arrestado  por la venta ilegal de armas —habló pausadamente—. Fue así que nos contactó diciéndonos que había conversado con una chica que tenia tu nombre y que se encontraba trabajando para Fausto Reyes. Le pedí que te mantuvieran vigilada dentro de la hacienda ya que todavía no podía verte sin atrapar primero al responsable de  la muerte de tus padres y el que te obligo a ...ya sabes.
 


 

Víctoria lo miró con vergüenza .
 


 

—Me enteré que Fausto te trato bien durante tu estancia que te quería como una hija más —comentó—.Por supuesto tenia todos los datos de Fausto, pronto iba ser atrapado por la DEA, asi que tarde o temprano ya no tendrías su apoyo—agregó—. El envío una prueba de ADN tuya y del él para que lo examinarán, creo que tenía sospechas que tu eras su hija—mencionó.

Ella quedó impresionada con lo último que él comentó. 
 


 

— Él me  comentó sobre el romance entre él y mi madre antes de casarse con mi padre — mencionó Víctoria pensativa.
 


 

—Tengo  la copia de los resultados que precisamente lo recogí unas horas antes del explosión de la fábrica — agregó Iván extendiéndole un sobre que sacó de su armario.
 


 

Víctoria lo tomó algo nerviosa, ya que esa posibilidad nunca la imaginación. Lo tomó y lo leyó. Los resultados la dejaron estática ya que el mismo indicaba que Fausto era su padre .
 


 

— Esto no puede ser — dijo casi en un susurro.
 


 

—El murió sin enterarse de los resultados — mencionó Iván con pesar.
 


 

—Significa que Karla es mi media hermana—comentó Victoria sorprendida, y recordando que Karla se mudo al extranjero por cuestiones de estudios. Decidió llamarla Para contarle de la noticia, todos estos años se habían crecidos como tales.
 


 


 

—¿Sabes? ahora que lo pienso  El gato  me dijo que conocería a un nuevo aliado —comentó pensativa—. Eso quiere decir que tú eras esa persona, ¿verdad?— preguntó Victoria con curiosidad.
 


 

Iván asintió con la cabeza.
 


 

—Me encontraba  conduciendo con dirección a la fábrica  cuando sucedió lo de la explosión . No  pude llegar a tiempo—respondió  
 


Víctoria lo miró con pesar, ella deseaba lo mismo. Todavía se sentía culpable por no haber podido ayudarlos.

—Antes de la explosión recibí una llamada de un número desconocido me dijo que apenas comenzaba la diversión . Cuando le pregunté quién era me contestó que era ni verdadero enemigo— le dijo recordando la llamada— .Gregorio me dijo algo similar antes de morir ¿Tienes alguna sospecha de quién podría ser ese sujeto?
 


— Todavía no Víctoria al parecer es el mismo del atentado del hospital. Recibí una llamada de un amigo de uno de esos barrios marginados donde había escuchado hablar de un ataque hablar hacia  una chica en un hospital — comentó Iván tomando asiento a su lado — . Por suerte llegue a tiempo y no te paso nada. Hoy Interroge al único sospechoso, pero no logré nada; sin embargo haré todo  lo posible por saber quién es ese sujeto— dijo molesto.

Ella lo miró con detenimiento. Iván era un hombre muy valiente e inteligente no había cambiado en lo absoluto .

— Luis y Kevin tienen que ver con esto, ellos no llegaron a la fábrica . Quizás ellos nos traicionaron dándole información a ese sujeto de dónde nos encontramos— mencionó Víctoria recordaba ese detalle.

—No te preocupes ya puse una alerta con los contactos que  conozco en diferentes barrios de la cuidad— respondío Iván.

Víctoria realmente se sentía protegida a su lado.

—Gracias por todo lo que has hecho por mí Iván —le dijo con sinceridad.
 


 

Él la tomó de la mano y la miró con un brillo especial en sus ojos. No estaba dispuesto a dejarla sola nunca más. Se prometió a sí mismo protegerla de cualquier peligro, aunque sabia muy bien que ella podía cuidarse sola.
 


 

—No hay nada que agradecer, Victoria. Todo esto lo hice porque te quiero y significas mucho para mí —respondió—. Quiero que sepas que siempre he estado enamorado de ti y solo esperó que con el tiempo me des una oportunidad para demostrártelo —le dijo dulcemente.
 


Ella lo escuchó con atención y aunque ella sentia lo mismo  por él, no dejaba de pensar en Mateo: le dolia su muerte.

Sin embargo se habia acostumbrado a perderte a la gente que amaba que el dolor era parte de su ser. Miró a los ojos a Iván y recordó como eran en su infancia: eran niños felices y lleno de vida, él siempre fue dulce con ella y eso no había cambiado.
 

—Tú también significas mucho para mi, Iván, pero no sé si pueda corresponderte de la misma manera —respondió con nostalgia—. No creo que yo sea la mujer indicada para ti, no soy lo suficientemente buena — agregó desviando su mirada.
 


 

—Si lo dices por tu pasado  en esa casa déjame decirte que lo se todo. Tu no tuviste la culpa, ellos te obligaron hacer esa cosas. No  me importa en lo absoluto tu pasado; te quiero así como eres —le dijo muy seguro de sus palabras—. Ahora que te encontré no voy a permitir que te vayas de mi vida de nuevo. Dame la oportunidad de hacerte feliz —agregó realmente emotivo.
 



Evelyn Romero

#308 en Otros
#39 en Acción
#103 en Thriller
#46 en Suspenso

En el texto hay: misterio, accion, venganza

Editado: 06.06.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar