Vida prestada

Tamaño de fuente: - +

9.- Viaje

M A S O N

 

Mi día libre con Savannah me ha traído algunos problemas con Junior, como que el anuncio ha tenido que ser pospuesto por no acudir a la sesión de fotos. Sé que hice mal en desatender mis responsabilidades, pero joder, creo que también es importante que me ocupe de mi vida personal.

El caso es que ese mismo día por la tarde, le llamaron de un programa que se va a celebrar antes del festival de Londres de pasado mañana. Al parecer, quieren hacerme una entrevista junto con otro grupo, y no puedo negarme después de lo que ha pasado… Es por eso por lo que he llamado a Savannah, al móvil que le regalé en nuestra salida, y le he explicado que no podremos vernos en algunos días. Se lo ha tomado bien, después de todo es ella la que siempre insiste en que no debo dejar el trabajo por nada ni por nadie.

Cuando la dejé en casa aquella noche, me pidió algo de tiempo para decidir lo que quería hacer. Dijo que se siente muy a gusto conmigo, pero que sus valores le impiden ignorar el resto de sentimientos que también está experimentando, como la culpa y el miedo, de los cual insiste en que debe ocuparse ella sola. No quise ponérselo más difícil, por lo que acepté que quizá sería bueno el estar varios días separados. Para reflexionar. Quizá todo esto solo sea uno más de mis caprichos, ¿quién sabe?

 

Londres sigue igual que la última vez que estuve aquí, lo cual no es difícil teniendo en cuenta que fue hace un par de meses en el concierto. Lluvia, frío y humedad, para no variar. Sin embargo, hay que siempre me atrae y me invita a volver.

Junio me da algunas indicaciones antes de la entrevista, como que evite criticar a Emilia cuando me pregunten por ella, porque me van a preguntar, y que piense bien lo que voy a decir sobre Savannah. Acerca de la cual, también querrán saber. Me suplica que no me busque más problemas y que sea simpático. ¡Por Dios, si yo soy un amor!

Me detengo tras la puerta transparente y sonrío ante los cinco chicos que hay al otro lado, alrededor de una mesa y acompañados de una bella mujer. La sala en la que me entrevistarán es cuadrada y toda llena de cristaleras, excepto la parte del fondo en la que están las cámaras y demás personal. De tal manera que se ve todo el exterior, destacando las decenas de fans que se encuentran pegadas a todas ellas. Es un tanto intimidante, aunque me alivia saber que no romperán los cristales para tirarse a por nosotros. O eso espero.  

—Siempre será un gusto tenerlos en el programa —La señorita E habla desde la sala de entrevistas, dirigiéndose a los cinco integrantes de la banda BG.5, los cuales me acompañarán en la entrevista de hoy.

—Siempre será nuestro placer —comenta Andrew con una sonrisa.

—Entonces ya que tenemos a estos chicos que todos conocemos, creo que llegó la hora de presentar a quien estará acompañándolos. Alguien que enloquece mucho, demasiado, a chicas y chicos del mundo. ¿Me hacen los honores de presentarlo?

—Puedo hacerlo. —Dexter se adelanta al resto, inclinándose un poco sobre la mesa y girando la silla ligeramente hacia mí—. Señoritas y tipos que poseen cosas que las señoritas no entre las piernas, con ustedes, él único, él baja bragas, él irresistible, con quien Ethan y yo haríamos un trío: ¡Mason Fox!

Abro la puerta y rompo en una carcajada mientras me acerco hasta la mesa, y, por ende, a ellos y a la señorita E. Miro a mis costados, saludando a las fans y guiñando un ojo en general a todas ellas, aunque seguramente piensen que es alguna en concreto. Gritan tan alto que da la sensación de que los cristales vayan a hacerse pedazos en cualquier momento.

Ocupo la silla libre y choco el puño de Dexter, que se encuentra a mi derecha.

—Bienvenido, Mason. Es un gusto tenerte finalmente en mi programa, debo confesar que ansiaba llegar a este momento. ¿Cómo te ha recibido Londres hasta ahora?

—Hola, Elise, muchísimas gracias. —Centro mi atención en ella—. La verdad es que siempre aprovecho cualquier excusa para volver a esta ciudad maravillosa. Los fans son estupendos —señalo a las chicas y chicos que nos rodean— y qué decir de ti, una belleza. —Sonrío seductoramente y levanto el puño, en esta ocasión hacia Andrew, a mi izquierda.

—Amigo, vete con cuidado, ella era como la mayor fan de Andrew —explica Doug con diversión—. Literal, yo solía ser súper amable dándole datos de los… dotes de Andrew, pero ahora tiene novio. La señorita E nos abandonó en nombre del amor.

—Eso no es cierto. —La entrevistadora entorna los ojos en dirección al que acaba de hablar—. Bueno, creo que algo que ha enloquecido a muchas fanáticas es que en diversas ocasiones los han visto interactuar por las redes sociales y algunos premios, ¿podrías hablarnos de eso, Mason? ¿Qué tal es tu relación con esta banda? No sientas miedo a decir si ellos son malos contigo.

Río ante su último comentario y niego con la cabeza, a la vez que pido a los fans con un gesto de las manos que cesen los gritos, casi no puedo escucharme ni a mí mismo.

—Bueno, míralos —señalo a los cinco— ¿quién no tendría miedo de semejantes especímenes? —Mi pregunta provoca una risa generalizada—. Es broma, los chicos son geniales, pero seguro que eso ya lo sabes, ¿verdad?



Nerea Vara

Editado: 30.11.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar