Vida prestada

Tamaño de fuente: - +

15.- ¿Probamos?

S A V A N N A H

 

Salgo del cuarto de baño de Mason ataviada con una de sus camisetas, la cual me ha ofrecido para dormir.

Cuando me ha pedido que pasase la noche con él, no he podido resistirme, y más después de esa sesión de besos que hemos tenido que parar debido a los altos niveles de calor que estaba comenzando a sentir. Él solo ha sonreído y ha cambiado de postura para tratar de disimular el bulto en su entrepierna, yo he fingido que no me daba cuenta.

—Te sienta bien, ¿necesitas algo más? —me pregunta cuando permanezco de pie junto al baño con su camiseta tamaño XXL.

—¿Tienes un cepillo de dientes para mí? —Siento que me sonrojo por tan rara petición—. Perdona, mi madre ha hecho que sea muy maniática con la salud dental.

—Claro, en el último cajón hay un paquete nuevo, coge el color que más te guste.

—Gracias.

 

Tras quedarme satisfecha y observar mi reflejo en el espejo unos segundos, diciéndome a mí misma que merezco ser feliz, merezco darme la oportunidad de vivir y experimentar, sonrío a mi otro yo y regreso al dormitorio.

Al igual que la última vez, y la única, que dormimos juntos, Mason me espera con una amplia sonrisa en el lado izquierdo, mientras que reserva el derecho para mí, el que se encuentra más próximo al servicio.

—Todavía no me creo que hayas aceptado —comenta instantes después cuando ya me encuentro en la cama.

—Ni yo —confieso aún nerviosa por lo que esta decisión pueda acarrear.

—¿Crees que podrás con todas las fotos, noticias y demás? —Apoya el codo en la almohada para colocarse de lado.

—No será fácil —suspiro con resignación—, al igual que la mayoría de cosas que te rodean. —Ambos guardamos silencio y él solo asiente—. Sin embargo, creo que merece la pena intentarlo, y qué narices, me lo merezco. —Recuerdo el mantra que me he obligado a repetirme a mí misma—. Merezco tener la posibilidad de equivocarme, ¿no te parece?

—¿Equivocarte? ¿No llevamos ni veinticuatro horas y ya crees que te has equivocado? —Frunce el ceño y yo niego con la cabeza sin saber bien qué decir, pero entonces sonríe y sé que solo bromea.

—No —recalco, también sonriendo—, pero de ser así, al menos sabré que hice lo que quería y no lo que debía.

—Bien dicho. Ahora deja que vuelva a hacer eso de lo que estoy seguro me volveré un maldito adicto.

—¿A qué te refieres?

—Besarte, por supuesto.

No tengo oportunidad de responder, puesto que sus labios ya se encuentran sobre los míos cuando quiero reaccionar a tal premonición. Firmes y aún algo extraños, aunque con esa familiaridad que sientes cuando llegas a un lugar nuevo, pero algo en tu interior te dice que ya habías estado antes.

Nos separamos segundos después, de nuevo cuando un abrasador instinto me pide acercarme a él más de lo que cualquier Amish aprobaría jamás.

—¿Qué tal va esa foto que subimos? —le pregunto cuando me acomoda entre sus brazos—. ¡Ay, madre! ¿Han publicado algo sobre lo que sucedió en la fiesta de anoche? —De pronto me percato de que había olvidado “el incidente”.

—¿A ti qué te parece? —habla mientras alcanza su móvil, el cual estaba sobre la mesita de noche.

—¿Es muy malo? —pregunto comenzando a aterrorizarme.

—Como siempre —suspira tecleando en la pantalla para después dejarme leer.

 

“EMILIA Y FOX JUNTOS DE NUEVO”

Parece que es cierto eso de que donde hubo fuego, quedan cenizas. Fuentes cercanas nos han hecho llegar una información muy jugosa para todas las fans de este par, o como ellas mismas se apodaron: Malia.

Anoche, y siguiendo la tradición anual del joven, se celebró en su mansión de Bel Air la famosa fiesta de Halloween a la cual, cualquiera que se precie de ser alguien en el mundo del famoseo, quiere asistir. Por supuesto, allí estaba la cantante Emilia Price, con quien Fox mantuvo una relación durante el 2014, pero no fue la única. Al parecer, la joven misteriosa que lleva acompañando a Mason las últimas dos semanas, también estuvo presente. Y no solo eso, si no que fue el punto discordante entre todos los invitados debido a su disfraz, el cual acompañaba al cantante como la pareja protagonista de la famosa película “Grease”. Entonces, ¿por qué Mason invita a una chica para que sea su pareja, si después piensa besarse con otra? ¿Acaso se ha embarcado en algún tipo de relación abierta con esta joven? No lo sabemos, pero lo que está claro es que tarde o temprano, lo averiguaremos. Nada puede ocultarse eternamente en Hollywood, queridos.

 

 

Volteo la mirada hacia Mason cuando termino de leer, asqueada e incrédula ante semejante artículo.

—¿Qué clase de persona escribiría algo tan cruel?

—Es una revista online que se dedica básicamente a esto —explica señalando la pantalla—. Rebusca en todos los rincones y tiene a los mejores informantes siempre. Si no encuentra nada, simplemente se lo inventan.



Nerea Vara

Editado: 30.11.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar