Vidas pasadas.

Tamaño de fuente: - +

VII

 Nuria estaba tirada en la cama, habían puesto un guardia en la puerta, y le habían dado de comer, ya estaba recuperada, físicamente, claro, porque no dejaba de ver el mapa, una y otra vez, se sentía en games of thrones, pero sin dragones, el mapa era un solo continente, enorme, y lo que ella conocía como continentes, ahí eran países de ese único pedazo de tierra, es decir, tenía una similitud con pangea y, Asia, Oceanía, Antártida, América, Europa y África eran sus países. 

  Noto que el nombre Wessex era una mera coincidencia, imaginarse que estaban cerca de la unificación de Inglaterra era imposible, e incluso llego a pensar que estaba entre sajones, pero todo era completamente diferente, ahora entendía porqué tantas cosas no coincidían.

 Pudo ver que la palabra Vikingos ocupaba un gran espacio en el mapa, como si ellos dominaran las tierras entre Asia y Europa, que eran los más grandes en proporción con lo que quedaba de continente, pero, los ''vikingos'' que ella conocía serían los mismos que estaban en ese lugar donde se encontraba, no lo sabía, pero no descubriría mucho tirada en una cama, y el único lugar que conocía era la biblioteca de Sir Mateo, ahora, solo tendría que ver si la dejaban salir.

*** 

 Alexander no sabía si debía o no matar a Sir Erick, lo primero que hace al llegar es tratar de violar a una mujer que podría ser noble, luego, como si nada, les dice que los vikingos comenzaron a atacar lo que quedaba de Europa y el próximo capital en ser atacado pueden ser el de ellos.

-¿Hace cuanto lo sabes?.- preguntó sin mirarle la cara.

-Unos tres meses.- esa respuesta fue suficiente para que se lanzara al cuello de la camisa del hombre y lo levante hasta tenerlo a su altura.

-Loco, enfermo, eso es lo que eres, ¿Sabes cuanto pudieron avanzar hasta darme esta noticia? ¿Qué te crees? ¿Que tenemos el mejor ejército y solucionamos todo con blandir una espada? Tú también eres de aquí.- si no lo necesitase con vida para mantenerse informado, lo mataría en ese momento.

Solo miraba al hombre con el ojo hinchado y un tajo en el costado de su cabeza, le hubiese encantado ver como le rompían la cara y haber colaborado en esa tarea que pareciese tan placentera.

-Las noticias no llegan al momento, pero podrías decirle a la perra que me hizo esto en la cara que les enseñe como, para algo puede servir.- esa respuesta le repugno y lo dejo pensando, mientras tanto lo soltó bruscamente para volver a su asiento.-piénsalo.- fue lo último que escucho antes de que se fuera. 

 Si claro, ese hombre recomendando una mujer para que les enseñe a pelear, nunca consideraría semejante barbaridad, ni sus hombres. Miro la ventana, el campo donde entrenaba todos los días, como sus hombres blandían las espadas y peleaban, eran salvajes, pero algo de razón tenía, los vikingos eran buenos con o sin armas, si se unían con la ciudad amurallada tal vez ganarían, pero eso no pasaría.

***

La dejaron salir a la biblioteca, pero custodiada, entro con el mapa y vio a Sir Mateo con lo que parecía una lupa y un gusano, no se metería en sus asuntos, solo aviso que llegaba y que quería leer algunas cosas.

 Como era de esperarse, no solo los nombres y el mundo era diferente, si no toda la historia, en lo único que eran casi idénticos, era con la arquitectura, y ciertos pensamientos.

 Encontró un libro de astronomía, no llegaba a entender todo lo que había, solo lo que estaba escrito, ni las ecuaciones ni nada más, pero llego un punto que le llamo mucho la atención.

 Sir Mateo apareció detrás de ella, y tomo el libro en sus manos, alejo un poco el libro para ver mejor y luego tomo unas gafas redondas y se las colocó.

-¿Existían las gafas?- se preguntó, luego pensó un poco, recordaba la cita de un romano que hablaba sobre ellas, tal vez en ese detalle también coincidían.

-Cosas increíbles, a las cuales no les encuentro sentido.- dijo sentándose a su lado y señalando la parte que habría llamado su atención, comenzó a leer.-Este hombre un día llegó, y comenzó a hablar de estas cosas a las que llamo ''portales'', aunque le decía de otra forma, no recuerdo.- 

  Nuria miró el nombre, tampoco lo conocía, pero solo se le vino a la mente una explicación.

-Agujero de gusano.- susurro y Mateo la miro curioso, antes de que pregunte siguió explicando lo que conocía.- es como un puente, es algo hipotético, como un atajo entre espacio y tiempo, pueden ser usados para conectar... Oh.- era tan improbable, nunca lo comprobaron.- ¿Hay más personas como él?.- pregunto pero solo recibió una negativa. 

 Si antes estaba mareada, ahora lo estaba aún más, ¿Las personas adelantadas a su tiempo habían sido de otra dimensión? ¿Cómo era posible que no existan pruebas? ¿A cuántos les habrá pasado? a medida que surgían las preguntas Mateo hablaba de lo que se conocía, ¿Nostradamus era de una dimensión paralela idéntica a la nuestra y por eso sus grandes profecías? ya ni sabía en que demonios pensaba, su mente iba a una velocidad inigualable.



Mina Aquino

#994 en Otros
#121 en Novela histórica

En el texto hay: historia

Editado: 31.03.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar