Violet y las cuatro espadas imperiales

Tamaño de fuente: - +

P R O L O G O

¿No has sentido alguna vez, que no encajas en tu lugar de nacimiento?

Yo me siento así todos los días de mi vida.

Nací bajo el legado de los Erzar, son los protectores de la paz.  Se caracteriza por ser gente alegre. También se diferencia por sus cabellos y ojos claros.

Entonces... ¿Por qué me siento así?

Mis cabellos y ojos son oscuros... ¿Entiendes? ¿No?

Los Linguorth, son legados de la Guerra. Matan y asaltan sin tener algún remordimiento (Bueno es lo que los profesores nos dicen). Ellos se caracterizan, por tener los cabellos y ojos oscuros.

Creo que ya sabes, porque me siento diferente... ¿Sí? Perfecto.

Todo tiene su historia, esta no es la excepción. Todo comienza con un romance, después viene el odio y por último el remordimiento. Les contaré como sucedió todo esto, para que todas sus dudas sean despegadas.

Hace diecisiete años (un año antes que naciera) Mi madre, Helen Morfon. Ella era líder del equipo de misión, Forze. Los linguorth, habían tomado una parte del bosque Erzar. Ella tenía una misión... Sacarlos de ahí, sin formar guerra y derramar sangre. Claro que era algo difícil, porque los Linguorth son amantes a ella.

Helen y sus demás compañeros, llegaron a las coordenadas. Se fijaron que había un pequeño campamento. Ahí debían estar ellos –pensó—su poder es oído tísico, podía escuchar hasta  una aguja caer a cien metros de distancia.

Escucho pasos atrás de ella, se dio vuelta muy despacio. Se fijó que los linguorth estaban muy cerca de ellos para atacarlos. De ahí comenzó una batalla.

 —Así, que los queridos Erzar mandaron a su gente... ¿Para sacarnos de aquí? — escuchó, Helen verifico donde venía esa voz. Al darse cuenta era de un hombre alto, cabellos y ojos oscuros… es mi padre Myles Dark, con tan solo dieciocho años, era uno de los líderes más jóvenes (Hasta ahora). La batalla se detiene.

—Venimos para que desaloje de este lugar que le pertenece a los Erzar— responde Helen. Su voz suena con un poco de nerviosismo, pero trata de que no se note.

—Tales como ustedes tenemos una misión— se ríe y los demás lo siguen— claro que es una sola, acabar con malos Erzar, poco a poco...

—Nunca lo lograrás es casi imposible, somos más...

— ¡Silencio!— se acerca despacio a ella, pero los demás lo impide, pero lo que no saben que él tiene el poder de la telequinesis (mover las cosas con la mente), alza las mano y los hace a un lado.

—Ni tú, ni nadie, se van a interponer para que nuestro planes culminen con éxito... sabes ¿Por qué?— dice muy cerca de ella— Queremos revelar su secreto.

 — ¿Qué secreto?— dice ella confundida. Está nerviosa, sus manos tiemblan. Cada Persona Erzar, habla peste de ellos.

— ¿No lo sabes?— dice con cara de asombro, se ríe— muy pronto te enteras— se aleja de ella—Lo primero es tenerlos de prisioneros a todos... después veremos qué hacemos con ustedes

.

Dos días han pasaron de que están en cautiverio. Myles se ha enamorado de Helen. Algo que va contra las reglas de sus legados, pero no las del corazón. Lo que le gusta de ella es su carácter, hace un día casi le dio un derechazo en el estómago por suerte lo esquivo.

Helen en cambio, quiere salir de ese pozo seco que de momento es su prisión. Hace dos días que sólo toma agua, no come por miedo. No sabe nada de sus compañeros.

Escucha unos pasos cerca del pozo, saben que vienen hacia ella. Cree que le traerán comida. Las rejas se abren y le tiran una escalera hecha con soga, tiene que salir de ahí... buscar a sus compañeros y dar por terminada esta misión.

Sube, puede sentir el aire fresco, no la humedad. Cuando llega a la Superficie, se lanza encima de unos de sus captores. El otro la agarra, ella da una patada en el estómago, el joven suelta una bocanada de aire y cae al suelo.

— ¡Alto!— escucha, enseguida siente que su cuerpo se mueve sólo y la tiran aún lado. Alza la mirada y ve a Myles... ha usado su poder sobre ella— ¿Qué haces? ¿Estás loca?

Ella se ríe, es el momento de poner en práctica todo lo que aprendió en el instituto.

—Creo que sí, pero no más que ustedes... ¿Dónde están mis compañeros?

El ríe y ve su oportunidad aquí, es el único modo que pueda llevar su plan.



Malex

Editado: 16.02.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar