Virgo: La Asesina

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 3

CAPÍTULO 3

 

 

John estaba medicándose tomando anseolíticos para poder superar la perdida, lo que había vivido en Afganistan y la muerte de su amada le había dejado al borde de un gran precipicio. Su vida estaba destinada a encontrar a la mujer que asesinó a la senadora.

 

 

Apenas descansaba, su aspecto físico había degenerado, grandes ojeras, piel arrugada, barba de días su manera de ser también hacia imposible que tuviese compañeros: irascible, prepotente y muy pasado de vueltas.

 

 

Su jefe era un antiguo general que sirvió con él en el Oriente Medio, había conocido a su padre un oficial condecorado con medallas al honor que murió en un atentado terrorista en Beirut, su madre fue una agente del FBI que resolvió casos muy complicados y que por el destino murió cuando un drogadicto intentaba robar un supermercado pequeño donde ella compraba.

 

 

El tenía 14 años cuando sus padres murieron. Hijo único se convirtió en un chico de la calle, se enseñó a pelear, a luchar por vivir, acabó en varios reformatorios, pasó por varias familias hasta que cumplió la mayoría de edad.

 

 

Se inscribió en una academia militar donde la superó con nota, a los 19 años ya estaba luchando con el enemigo (cualquiera que fuera). Vio morir a compañeros y amigos delante de él, todos fueron vengados.

 

 

En un permiso de vacaciones volvió a casa y se enteró que el asesino de su madre estaba a punto de salir en prisión en libertad bajo fianza, cuando se enteró montó en cólera e ideo un plan para acabar con el sujeto sin que se le incriminara.

 

 

El plan fue a la perfección, ya  le había introducido suficiente droga en su cuerpo para que pareciera una sobredosis, pero el hombre repetía una y otra vez "Que ellos le pagaron" el no tenía ningunas ganas de escuchar a un mentiroso y un asesino por lo que no le hizo caso alguno.

 

Volvió a la guerra allí estuvo apunto de morir cuando un francotirador disparó sobre él y por muy poco la bala no llegó al corazón, después de eso dejó el ejercito y volvió a Estados Unidos allí estuvo trabajando limpiando platos en un restaurante, dependiente de una hamburguesería, y también trabajó en un lavadero de coches.

 

 

Un día un antiguo ex compañero fue alimpiar su coche allí y lo reconoció le comentó que tenía una empresa de guardaespaldas y que necesitaba incorporar uno. Él sabía las cualidades de John, de hecho en una misión le salvó la vida.

 

 

Poco después vinieron varios hombres para que se incorporara a la CIA, él les dijo que no quería volver a  estar en misiones peligrosas y tener que viajar por el mundo. Prefería quedarse en suelo americano por lo que meditó durante unos días la oferta de su colega Tyler y aceptó incorporarse como guardaespaldas.

 

 

Después de varios trabajos que aunque peligrosos fueron coser y cantar en lugar de estar en una guerra. Le ordenaron proteger a una senadora llamada Katherine Smith durante 3 años la protegió y poco a poco la chispa entre ellos saltó. Enamorándose locamente uno del otro.

 

 

Hasta que un fatídico 12 de Agosto en la inaguración de un parque fue asesinada con un golpe certero en la cabeza.  Él pudo ver que era una mujer, sus ojos eran oscuros y fríos tenía el pelo largo. Intentó ir a por ella pero entre el tumulto de gente ella consiguió escaparse. Allí comenzó su pesadilla empezó a beber demasiado, tenía alucinaciones y a veces incluso tomaba cocaína su carácter cambió completamente y decidió abandonar su trabajo.

 

 

Mandó un email a la dirección que le habían dado esos dos hombres con gabardina de hacía 3 años e inesperadamente contestaron al segundo, se incorporó a la CIA y pasó día y noche buscando la asesina de la senadora.

 

 

Viajó a Moscú, Irlanda, Inglaterra, África lugares donde una asesina había acabado con la vida de gente importante. Estaba seguro que era la misma que había acabado con Katherine y no cesaría hasta encontrarla y matarla ese era su objetivo numero 1.

 

 

 

CONTINUARÁ

 



Sentenzia

Editado: 03.02.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar