Viviendo Con El Enemigo

Tamaño de fuente: - +

CAPITULO XLVII

Nota de la autora: Buenas noches!!!! felices fiestas atrasadas. Se que muchas personas se preguntarán que había pasado conmigo. Pues les diré: Soy una universitaria que está en su ultimo año, o eso creí. Resulta que estaba realizando mis prácticas, pero reprobé una. Me sentí faltal porque creí que había decepcionado a toda mi familia, va a ser un año más para mi. Sentí que mi vida no tenia sentido e incluso creí que no servía para mi carrera. Estuve alejada de todo, no quería salir de mi casa y me sumí en mis propios pensamientos.  Sentía que les debía una explicación, pero no tenía ánimos para esribir, lo intenté muchas veces, pero solo ternminaba llorando. Verán, soy una chica alegre, que siempre se esfuerza, pero también soy autoexigente conmigo misma, tengo una baja tolerancia al fracaso y cada vez que algo me sale mal para mi es como si no sirviera para eso jajajaja soy un poco drástica, lo sé. Mis idas al psicólogo me han ayudado a sobrellevar eso, pero quiero que sepan que ya estoy mejor, hoy me dieron ganas de escribir y no desaproveché la oportunidad. Solo espero que no se hayan olvidado de mi.

Sin más que decir, espero disfruten el capítulo.

Tambien quiero darles la noticia de que me decicí a hacer un segundo libro para esta historia, pero quiero su ayuda para el nombre. jajajajaja, nunca he sido buena colocando nombres :c si tienen alguna idea, me lo puden dejar en los comentarios, ustedes son mis preciadas lectoras y toda opinión es bienvenida para mi.

_________________________________________________________________________________

No he visto a Mark en tres semanas, ¿la razón? Me encuentro en un viaje con Teresa.

Si les hago les hago un resumen de lo acontecido en este último tiempo seria:

  1. Estoy graduada
  2. Nuestros padres aceptaron mi relación con Mark
  3. Michael me declaro sus sentimientos, pero renunció a mí por mi felicidad
  4. Teresa me arrastro con ella a un viaje como “chicas preuniversitarias”, solo las dos.

Obvio hablo con Mark por teléfono, pero quería colocar un poco de dramatismo a mi situación.

Pero cambiando de tema, unos días antes de venir a mi viaje con Teresa llegó mi carta de la universidad llegó. Ahí decía que fui aceptada y que además me ofrecían una beca debido a mi excelente promedio dándome una suma de dinero bastante generosa para cubrir la colegiatura, aunque la condición es que conserve un promedio sobre la media durante mis años de estudio. Eso obviamente no es impedimento, además, le da a mamá una carga menos. Se que ella y Robert son los encargados de mi estudio, eso me lo dijeron michas veces, pero gracias a la beca la carga se aligerará considerablemente.

 Theo y Teresa también recibieron su carta, aunque dos días después de la mía. Ambos llegaron todos eufóricos a contarme la noticia, pero no me sorprendió que ambos fueran aceptados, lo que me hizo quedar en shock fue que ambos aplicaron a la misma universidad. Si, los tortolos irían juntos a la universidad estatal de Luisiana. Obvio me emocioné por ambos, pero también algo dentro de mi se siento triste al saber que desde el próximo año no seriamos los tres.

Mi temor actual recae en que no soy buena socializando con personas extrañas, lo sé, tengo dieciocho años y me aterra hablar con gene nueva, pero entiéndanme, llevo toda mi vida siendo amiga de una sola persona, mi circulo social no es amplio. Creo que ahora me arrepiento de no haber tomado en serio los curos de Teresa sobre socializar.

Bueno, después de nuestras cartas, Teresa me insistió en que debíamos de ir de viaje tal y como llevábamos planeando desde que íbamos en primaria. Según ella, esto nos haría crear recuerdos que nos ayudaría a sobrellevar la universidad. La madre de mi amiga posee una cabaña ubicada en Rabun, donde justamente se encuentra el lago Burton, un lago hermoso si me permiten decir. Lo genial es que la cabaña esta literalmente frente al lago, por lo cual solo debemos caminar para llegar, eso, y que la naturaleza que nos rodea es mágica.

Theo antes de decirle que emprenderíamos este viaje de tres semanas quiso venir, pero Teresa le dijo que no podía venir debido a que este viaje es especial para ella y para mí, cosa que me conmovió. Sin duda este viaje es algo que ambas necesitamos antes de decirnos adiós.

El día de hoy esta hermoso. Teresa y yo acabamos de volver del lago, estamos tendidas sobre una gran manta mientras observamos como las hojas de los arboles de mueven.

—Aun no puedo creer que la siguiente semana nos estaremos yendo a la universidad—dice Teresa sacándome de mis pensamientos.

—Estos dos últimos años fueron de locos—dije rememorando lo sucedido.



Lina Shuls

#300 en Novela romántica
#67 en Joven Adulto

En el texto hay: juventud, amorodio, amistad

Editado: 28.12.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar