Volaré

Tamaño de fuente: - +

En la Piscina

36

 

 

–Te veo mucho mejor… Bueno, siempre te has visto bien, pero tu buen ánimo está de regreso –le dijo Gail a su mejor amiga.

Se encontraban recostadas en las sillas bronceadoras de la piscina pública de Montreal West, tomando un baño de sol después de haber nadado por más de una hora. Valérie había usado parte de su dinero en la compra de un nuevo vestido de baño de dos piezas, mientras que Gail usaba el traje enterizo de color rojo que acostumbraba a lucir durante sus horas de trabajo como salvavidas.

–Después de casi tres meses, sería el colmo que me siguiera amargando por gente que no te quiere valorar –comentó Valérie mientras se acomodaba las gafas oscuras que su madre le había regalado.

–¡Así se habla, esa es mi Val! –dijo una sonriente Gail.

–¿No se te hace genial que estemos a dos de septiembre y todavía podamos disfrutar de algo de verano?

–Más que genial, es extraño, pero mientras podamos seguir bronceándonos, y yo pueda seguir trabajando en esta piscina, todo está perfecto –dijo Gail mientras aplicaba un poco más de bronceador sobre su muslo derecho.

Valérie trataba de relajarse, sabiendo que al día siguiente tendría su primer vuelo con instructor. Sus calificaciones habían sido buenas en el curso de tierra, aunque no igual de sobresalientes a las que siempre había tenido en la secundaria, y algo por detrás de las obtenidas por Michelle, quien había sido la mejor del curso. Sentía algo de nervios, por lo que su madre le había sugerido que lo mejor sería tratar de hacer algo de ejercicio, y reunirse con sus amistades para conversar sobre temas que le permitieran alejarse de todo lo que tuviera que ver con aviación.

–¿Y cómo vas con Jean Luc? –le preguntó Valérie a su amiga de siempre.

–No podría ir mejor, ya cumplimos un mes, y esta noche me ha invitado a cenar, no sé por qué no había conocido a alguien como él desde antes… Demasiado tiempo perdido… –dijo Gail con una radiante sonrisa y una expresión en los ojos que su amiga no pudo ver debido a que se encontraban ocultos tras sus gafas de sol.

  1. yo encontrara a alguien así –dijo Valérie recordando ese día espectacular en el que Iván la había besado.

–Lo que pasa amiga, es que tú no has querido darle la oportunidad a nadie más. Ahí tenías a Steve, él se moría por ti, está ese tal Eduardo que no ha hecho más que llamarte y tú te reúsas a salir con él, entonces así es muy difícil…

–No quería lastimar a Steve, y si saliera con Eduardo, sería como darle la razón a Iván, ya que él cree que soy la más desjuiciada de todas las mujeres de esta ciudad.

–Mientras sigas actuando y limitándote, solo por lo que creas que tu borracho de la casa azul va a pensar, no vas a conseguir a nadie –dijo Gail mientras se aplicaba bronceador en los empeines.

–A la larga tienes razón, además que Iván ya anda otra vez con esa tal Michelle –dijo Valérie estirando la mano para que su amiga le pasara la botella de bronceador.

–Exacto, pero insisto en que deberías darle la oportunidad a Eduardo, pueda que no sea tan atractivo como Iván, pero según lo que me has dicho, parece ser alguien muy simpático y que puede valer la pena.

–Si solo fuera por tener cualquier novio, preferiría llamar a Steve, creo que supera en todo a Eduardo… –dijo Valérie aplicándose bronceador en el estómago.

–Oye Val, tú nunca pensaste en que… No, mejor no lo digo, no tendría sentido…

–Ya tienes que decirlo, no me puedes dejar así –protestó Valérie sacudiendo la cabeza.

–Me da risa, primero te digo que le des una oportunidad a Eduardo, y ahora salgo con algo que… –Gail se frenó mientras que, al igual que su amiga, sacudía la cabeza.

–Ya dime, o voy a regar todo lo que queda de bronceador sobre tu cabeza –dijo Valérie haciendo un movimiento amenazante con el frasco.

–¿Cuántas veces te ha llamado Eduardo desde que lo conociste?

–No sé exactamente, por ahí cinco o seis –dijo Valérie apretando los labios.

–Pero nunca lo volviste a ver…

–No, siempre me invita a algo, pero siempre le digo que no, y ya sabes la razón.



carlosdiazdc

Editado: 26.08.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar