Volver A Amarte

Tamaño de fuente: - +

Cambio De Estación 3

Después de divertinos en café con nuestras conversaciones inusuales. Pero aun así el deber llamaba, no podiamos plantar solamente a las personas del evento. Así que convencí a Luka de llamar a alguien de alguna libreria que estaría en el lugar y darle de una manera muy poco detallada el lugar donde nos encontrabamos para que vinieran a recogernos. Este era el ultimo evento que teníamos, la mañana siguiente estaríamos tomando un vuelo de vuelta a Inglaterra. Habiamos pasado demasiadas cosas en este viaje. Deje a mi corazón correr libremente como el agua, no era junto ni para mí ni para Luka seguir sufriendo por un amor que solo podía ser sanado si encotrabamos un equilibrio perfecto entre los dos.

Al terminar el evento, regresamos de inmediato al hotel y ya en este nos encerramos. Ya no me sentía intimidad del dormir tantas noches a su lado, la verdad su calido cuerpo siempre me ayuda a mantenerme tranquila y saber el hecho de que se encuentra conmigo. Ya la noche había caído en su totalidad, y yo me encontraba enfrente de un ventanal de la habitación mirando el hermoso resplandor de la noche en la 
ciudad. Luka estaba profundamente dormido sobre la cama, parte de las sabanas cubrian a la perfección su cuerpo pero parte de su abdomen y brazo izquierdo sobre salian de la sabanas, dejando ver su palida piel en contraste de la poca iliminación que entraba a la habitación. A veces se me hacía imposible no mirarlo, cada vez que me pasaba este pensamiento por la mente me daba cuenta lo enamorada que me encuentro, y en parte también me atemoriza. Ese hombre tiene todo para destruirme en un segundo.

Seguí mirando a través de la ventana, como si esto fuera una manera de autoanalizarme. Entre poco tiempo el poemario de Luka se encontrará terminado, eso quiere decir sencillamente que dejaremos de trabajar juntos y por ende que el se vaya. No sabía si se quedarí, si contiuaria escribiendo otra cosa y que editorial Hall se encargara de todo el proceso. Luka no me ha dicho nada, solo todo acerca del 
poemario, pero nada referente a su persona y  también; sobre nuestras relación. La verdad no tengo planeado irme de Inglaterra, ya tengo cerca de un año en ese lugar y al rededor de nueve meses trabajando para Andrew, no es juntos ni para el ni para el esfuerzo que hizo mi padre para recomendarle mi trabajo, simplemte dejandolo todo e irme. No era justo para nadie. Así que me encontraba de esa forma, 
analizando cada parte de mi vida, cada fracmento de lo que estaba ocurriendo, todavía sin saber lo que de verdad ocurria. Lo unico en lo que podía tener certeza, sería en Luka ya que no me quiero alejar de él. Sé que tampoco él se alejará de mi, no después de todo.


Atreje mis piernas a mi cuerpo, abrazandolas mientras recostaba de manera desganada mi cabeza sobre ellas. Tenía la cabeza hecha un nudo de pensamientos, por lo que siemplemente me deje llevar por la vista que me porpocionaba la ventana de la habitación. Poco tiempo después deje que mimente volará a través de los miles de colores y estrella que podía visualizar. Estaba quedandome algo dormida, cuando unos 
brazos atrajeron mi cuerpo a este, sentí una calides familiar por lo que me deje llevar. Al levantar la mirada me encuentre con el rostro sonriente de Luka. Tenía sus brazos al rededor de todo mi cuerpo y sus larga piernas abiernas a cada lado de mi cuerpo y mi persona en el centro de estas. 

–¿Qué haces levantada? Es muy tarde cariño – pose mi vista de nuevo en la ventana, dejandome llevar de nuevo, pero esta vez con su compañia a mi lado.

–No podía dormir, por lo que decidí disfrutar del paísaje.

–Mmm –le murmuro salío de manerda vibrate a través de su pecho. Y nos quedamos unos momentos más en silencio, disfrutando de la oscuridad de la habitación y de las luces de la cuidad. Sabía que tenia que externarle mi preocupación y sobre todo comentar sobre que pasará con nuestra ralación después de la publicación de su poemario. 

–Estoy felíz de haber tenido la oportunidad de viajar tu lado – me acomode de mejor manera entre sus brazos – Soy felíz con el hecho de estár a tu lado – sus brazos me estrujaron aun más, coloco su rostro entre mi cuello y mandibula.

–Yo siempre he sido felíz a tu lado – levante mi cabella y trate de encontrar su mirada oscura – Lo era antes y ahora lo soy aun más.

Encontré su mirada para entrelazarla con la mía. Sus ojos oscuros tenía un casual destello que creaba el reflejo de la luz que entraba por la ventana y en su suave negro azulado me podía encontrar, encontrarme en sus ojos fue como ver su alma. Sabía que muy seguramente en mis ojos el se reflajaba de la misma manera, con la misma intensidad y con los mismo deseos que los suyos. Me acerque cada vez más 
a su rostro, solo rosando nuestros labios y dejando entremezclar nuestros calidos alientos. Con los sentimientos a mil junte mis labios juntos con los suyos en un sueave beso. Durante algunos segundos no respondio a mi caricia, pero después ya siendo consiente de mi acto, todo control de mi acto. Me tomo por el cuello y de esta manera profundizando más nuestras bocas. Sus labios estaban calidos, calidos como 
el calor que era capaz de trasmitirme su cuerpo. Y me deje llevar a las caricias, a los roces, a todo aquello que viniera con el y su forma de amarme.Tan delicado y entregado de una manera incondicional. Entre risas, besos y caricias terminamos nuestro acto.



E.D. Umaña

#1108 en Novela romántica
#267 en Chick lit

En el texto hay: trabajo, romance, vida

Editado: 02.09.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar