Volver A Enamorarte

Tamaño de fuente: - +

Prologo 3

Días después en la biblioteca.

-Oye, Alice- ¿porque está señalando algo en mi cuaderno de matemáticas?

- ¿Si?

-Te estoy enseñado porque dijiste que no entendías

¿Qué? Es cierto, le pedí ayuda a Luka para repasar matemáticas y le dije que no la comprendía, es mentira. La verdad la dominaba bastante bien, pero tenía que tener una excusa para pasar tiempo con el después de clases.

- ¡Si! ¡Así es! – estoy tan tensa

-En ese caso, ¿Por qué no te concentras un poco más?

-Está bien- es imposible que me concentre con él al lado

-Por mí no hay problema, pero las fórmulas que estas utilizando son un asco.

¿Cómo? ¿Qué me esta pasado? Es difícil poder concentrarme hacia su presencia, me inmuto a lo que estoy haciendo, a pesar de que las matemáticas se me dan bien, si “se me da bien”, pero no cuando estas con la persona que quieres. Tengo mi mente hecha un lio, de verdad que Luka me está desconcentrando, pero es lindo estar o sentirse como si las nubes estuvieran en tus propios pies.

Y además del “incidente” en la casa de Luka, es la primera vez que nos vemos. ¿Qué será? Antes y después de esto me moría de la vergüenza, en cambio ahora siento más vergüenza, pero en otro sentido…

- ¿Tu cuerpo se encuentra bien? – de pronto empecé a sudar

-Ah, ¡Muy bien!, Ah… Bueno… Estoy bien…- no quiero que me mire demasiado, me muero de la vergüenza.

En un hábil movimiento se acercó a mi cuello 

-Entonces vamos a continuar, ahora haz este problema- señalo el problema de la siguiente hoja, no soy capaz de seguir tan cerca de él..

- ¡Voy por un diccionario ¡

Que mal estoy actuando de una manera muy sospechosa. ¡Solo tengo que actuar de manera normal! A pesar de que me está brindando su tiempo, es mejor que rechace su ayuda y me vaya. Me pregunto si algún día llegare a tener una conversación normal sin ningún problema.

-No creo que necesites un diccionario para repasar matemáticas.

-Ja, tienes razón- me reí irónicamente.

-Oye, ¿Por qué pareces tener la cabeza en las nubes desde hace un rato? – lentamente se va acercando

-Esto…Lo siento. Al tenerte tan cerca, mi corazón late muy rápidamente.

-Mmm

Me pregunto si ya se habrá cansado de mi o piensa que soy una ingenua.

-Esto… Lo siento, mejor será que regrese a casa, ¿Tú qué harás Luka? – me acuerdo en ese momento que la bibliotecóloga le entrego una copia de la puerta de la biblioteca para que la cerrara.

-Me quedare hasta que anochezca – he notado que muchas veces se queda, pero.

-Siempre te quedas hasta tarde, ¿Verdad? – porque será que siento esta angustia tan grande.

-Porque mi casa es aburrida – noto leve tristeza en su mirada y eso es nuevo, la mayoría de veces hay frialdad en sus palabras.

-Y, ¿Por qué es eso?

-Bueno, es que… Mi familia se está desintegrando – no debí preguntar no quiero que se incomode

-Lo siento, pregunte hago que no debía.

-No importa, ahora que tengo un gato la situación ha mejorado – me decía mientras ojeaba un libro sobre literatura Inglesa.

Ya veo ahora que recuerdo me dijo que vivía casi solo… Me gustaría ayudarle, pero no sé de qué manera.

- ¿Hoy pasarías la noche en mi casa? – esta vez dirigió sus hermosos ojos negro que hacía que me perdiera en ellos.

- ¡A-aunque me lo digas de repente, tengo que decirles a mis padres y… ¡¡Pero iré!! – si con eso consigo que ayudarle.

- ¿Cuál es tu decisión final? – me volvió a dirigir su mirada.

- ¡Iré! ¡Si de esa forma Luka no se siente triste, eso me hará muy feliz!

- ¿Que insinúas? – articulo con un poco de enfado.

¡Maldición! ¡Lo moleste!

-Lo siento. Tienes razón, no tiene caso que vaya – en el trascurso de mis palabras me dirigí hacia la mesa de la biblioteca a recoger mis cosas.

Esto… yo... aun así…

-Simplemente pensé que me gustaría hacer algo por ti.

Si hay algo que pueda hacer por él, haría lo que fuera. Porque se trata de Luka. ¡Porque lo quiero demasiado!

-Lo siento, soy molesta, ¿Cierto?, bueno… mejor me voy. Gracias por hacerme acompañado en mis estudios.

Cuando estoy a punto de voltearme noto como con un hábil movimiento lleva sus manos a mi cintura y me atrae hacia él.

-Lo siento, no quise decir eso.

En ese instante me doy cuenta de que su agarre es más débil y toma mi mano con la suya, su cuerpo de acerca hacia mí y me atrapa en unos de los estantes y me besa. Luego del beso y con mi mente en blanco, vi cómo se acerca a la puerta, apaga las luces y cierra todas las cortinas.

-Esto…Luka…Estamos en el colegio…Es mejor que hagamos esto en casa.

-No aguanto a llegar a casa.

En ese instante me besa y me pierdo en el vació de mi mente que solo él es capaz de crear



E.D. Umaña

#1056 en Novela romántica
#259 en Chick lit

En el texto hay: amor com

Editado: 11.07.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar